“Mi vida cambió en un parpadeo”

Quizás algunos no recuerden a Saul Raisin, el ciclista norteamericano que se accidentó en 2006 durante la disputa del Cicuito de la Sarthe, en una caída masiva, que terminó con el corredor del Crédit Agricole internado con pronósticos de muerte cerebral.

Poco más trascendió luego, y si bien se supo que se recuperó, no se hizo mucha prensa a este promisorio ciclista, dotado físicamente como pocos y apoyado por una sólida estructura que creía en él como líder para las grandes vueltas.

Como Raisin mismo reconoce, la vida cambió en un parpadeo y hoy lucha para ayudar a gente que como él se recupera de daños cerebrales, miles de anónimas personas que no cuentan con dinero o materiales necesarios para sobrellevar una de las más duras pruebas a las que puede ser sometido un ser humano.

A continuación podemos aprender un poco más sobre este grupo de personas, sus necesidades, y claro, sobre el día a día de ex corredor que se recicló a sí mismo en una suerte de activista que lucha por los derechos de quiénes no tiene la fortuna de recuperarse.

Bueno Saul…hablanos de estos años desde el accidente..

 Poco más de cinco años atrás, yacía en estado de coma en un hospital francés,casi perdí la vida allí. Mis lesiones cerebrales masivas fueron resultado de una caída a alta velocidad.

Mis padres permanecieron a mi lado, tratando de entender los pronósticos, ya que los médicos les dijeron que  podría tener muerte cerebral y que si sobrevivía necesitaría una enfermera en casa de por vida, porque iba a depender de cuidados especiales.

En esos años, en el plano deportivo, había sido elegido el líder más joven por Sport of Cycling. A los 23 años mi futuro en este deporte no podía ser mejor, y en un parpadeo mi mundo cambió. En ese momento no podía comprender que mi vida había adquirido un propósito real; los médicos lo llamaron “recuperación milagrosa”.
Los últimos tres años he corrido el  US Pro Cycling Championship,la maratón de  New York, me casé, me divorcié (porque debido a mis lesiones fui usado) y terminé varios triatlones.
Cuando estaba en el hospital, le dije a mis amigos y familia que si alguna vez vivía una vida normal de nuevo quería retribuir y ayudar a gente como yo. Por eso empecé la Fundación  Raisin Hope y además escribí un libro para que los demás en esta situación no se sintieran solos en el traumático camino de la lesión cerebral.
Cuando no estoy dando discursos motivacionales frente a miles, o yendo a colegios voy a ver a los veteranos de guerra.
Casi 100 mil norteamericanos sufren traumas cerebrales devastadores cada año. Solo como resultado de la guerra en Irak, más de 100 mil sufrió algún tipo de lesión cerebral, pero la prensa sólo se fija en amputados o lesiones espinales, por lo que rara vez oirás o verás algo sobre daños en la cabeza. Quiero cambiar eso.
Uno de mis objetivos es ser la primera persona en recuperarse de una lesión de este tipo en terminar el Ironman de Hawaii.
También planeo en ir a la universidad y recibirme en Terapias físicas o psicológicas, porque no es sólo volver a caminar, también es aprender a hablar de nuevo.
Reconozco que fui más afortunado que el 99.99% de las personas con lesiones similares a la mía ya que los doctores me dijeron que sólo el 1% recuperarn un nivel de funcionamiento como me pasó a mí.
Es horrible saber que una lesión tan dura como esta tiene  pocas o nulas chances de recuperación.
Me encanta tener la oportunidad de compartir mi historia para poder transmitir de que se trata y brindar  esperanza y sonrisas a gente que lo necesita imperiosamente.
Dos millones de norteamericanos sufre una lesión como esta cada año y eso le cuesta al país más de 48 billones anuales.
Para quiénes estén interesados, este es mi sitio:
www.raisinhope.org
¿Hizo algo la UCI para ayudarte?
No; la UCI no hizo nada por mí luego del accidente. Pero estaba tan enfermo que ni supe que esperar en ese momento. Ahora, miro hacia atrás, y desearía que hubiera más protección para los ciclistas que se lastiman compitiendo.
Te recuperaste, pero no pudiste volver a competir profesionalmente, ¿cómo fue ese momento?
 Fue muy duro para mí y aún hoy lo es. Ya pasaron casi siete años y todavía busco trabajo y trato de reordenar mi vida.
¿Qué hiciste desde ese día?
Comencé la Fundación  Raisin Hope que ayuda a otros con lesiones cerebrales. Aún somos muy pequeños pero tenemos corazón y sueños grandes. Ahora tenemos una sucursal de la fundación y un equipo de ciclismo en Holanda. Recientemente estuve en ese país rodando con el equipo. Pueden verlo aquí: http://www.raisinhope.nl/
 Cuentanos de la carrera  Raisin Hope …
 Es una divertida carrera en  America  y Holanda para juntar fondos y materiales para lesionados cerebrales. Miren las fotos en este otro link: http://raisinhope.ning.com/photo/albums/raisin-hope-ride-netherlands-2012
¿Aún miras las carreras o a tus ex compañeros?
 Sí, las miro y sigo a mis ex compañeros y amigos. Thor Hushovd es un gran amigo, recientemente me dio un maillot verde y uno amarillo, ambos del Tour, firmados por él. Es un verdadero campeón.
Una opinión sobre lo que pasó con Lance Armstrong …
Sólo puedo decir que es malo para el deporte.
¿Y sobre el sistema de puntos de la UCI?
 Podría ser mejor. Pero es muy difícil planear algo que le guste o le haga bien a todos los corredores.
Escribiste un libro..
Escribí Tour de Life pata compartir mi historia y para poder ganar algo de dinero que ayude a mi causa. Cualquiera puede adquirir un ejemplar autografiado aquí: www.tourdelife.org
¿Tienes una vida normal?¿puedes hacer deportes libremente?
Vivo lo más normal que puedo. Ando en bicicleta de ruta y de montaña con amigos y también disfruto mucho correr a pie. Ya completé dos maratones y cinco half ironman.
¿Cuál es el mejor ciclista que viste?¿cuál es el mejor en la actualidad?
 Thor Hushovd ,porque es un corredor limpio, un gran padre y mejor amigo. Es un gran campeón.
¿Sabes algo de Argentina?
 La esposa de mi primo es de Argentina. Sé que la gente es muy amable y que el país es bellísimo. Me dijeron que los ciclistas corren muy rápido en el llano.
Pablo Martín Palermo
0054 011 15 53 42 43 43
pmpalermo@hotmail.com

Permitida su reproducción y/o difusión citando la fuente.