Análisis: El recorrido del Giro de Italia 2018

Por @pmpalermo

Se terminó la espera. El recorrido del Giro de Italia 2018 fue presentado oficialmente con pocas novedades en cuanto al trazado mismo, pero con la enorme noticia que representa la confirmación de la presencia de Chris Froome.

El máximo vueltómano de su generación aceptó el desafío y pondrá en riesgo su reinado en el Tour, desgastándose en Italia. Puedes acceder al análisis sobre su participación en el Giro, aquí.

En lo que al recorrido refiere, no invita demasiado a la ilusión. En líneas generales, aunque parezca lo contrario por la gran cantidad de llegadas en alto, es un Giro menos montañoso de lo usual, ideal para el doblete de Froome. ¿Casualidad o causalidad? Nunca lo sabremos.

Pero antes de profundizar en los análisis, es mejor conocer cada etapa. Como es sabido, el evento comenzará en Israel, con tres días en dicho país.

La etapa 1 es una contrarreloj individual corta y ondulada. La misma servirá para marcar las primeras diferencias, aunque no deberían ser muy amplias.

Etapa 1

Los siguientes dos parciales se antojan para sprinters, con la única salvedad del viento. La zona es desértica y cercana al mar, por lo que no sería extraño que las ráfagas azoten al pelotón, con el riesgo implícito de caída y cortes. Más allá de eso, no ofrecen atractivo o dificultad geográfica alguna.

Etapa 2

No se trata de tentar a la mala suerte, pero las tensiones políticas en la región son un punto que no debe ser obviado por la organización. Ojalá hayan tomado las precauciones correspondientes.

Etapa 3

Transcurridos los tres días en Israel llega el primer reposo, que incluye un largo traslado. No habrá mucha fatiga acumulada, pero afectará el descanso de los ciclistas, algo que siempre se puede pagar más adelante, cuando además de las etapas, se sumen otras transferencias.

Etapa 4

La caravana no tocará el continente, puesto que la competencia se reanudará desde la isla de Sicilia. Una exigente etapa 4 aguarda con multitud de repechos, más de 3000 metros de desnivel acumulado y final cuesta arriba en Caltagirone. Ya sea una fuga o un sprint de gallos, pero no habrá diferencias en la general.

Luego de un traslado a considerar, las cosas se suavizarán un poco al día siguiente, pero no demasiado:

Etapa 5

La etapa 5 esconde unos 2300 metros de desnivel acumulado y tres puertos categorizados. Afortunadamente para los sprinters, son sencillos. La jornada será costera, así que el viento puede hacer de las suyas nuevamente.

Etapa 6

Otro traslado dentro de la isla, llevará a los ciclistas hacia el primer final de alta montaña del Giro. Será en el Etna, puerto que se «fumaron» en 2017, un poco por el viento frontal y otro tanto por ser conservadores. Ojalá la meteorología acompañe y los protagonistas no repitan lo de la edición previa, ya que Froome no estará a tope todavía, especulando con el doblete. Si lo atacan, puede pasarla mal.

Se trata de un puerto largo y tendido, más precisamente, de 29.6 km al 5.6%.

Un extenso traslado llevará al lote hacia el continente. Allí disputarán la séptima fracción, corta e ideal para velocistas, pero cerca al mar, con los riesgos del viento otra vez en consideración.

Etapa 7

La etapa 8 albergará el regreso de Montevergine di Mercogliano tras siete años. Allí, lo normal será un sprint de capos, unos 30. No debería haber diferencias notables, salvo que alguno vaya mal ubicado y quede cortado antes de ingresar a la cota.

El día aglutina unos 3000 metros de desnivel acumulado, más de 200 km de longitud y la subida conclusiva consta de 16.1 al 5.0%.

Etapa 8

La novena jornada de acción tendrá arribo en alto y seguirá favoreciendo la acumulación de cansancio. Son 224 km con algo más de 4200 metros de desnivel positivo y tres puertos categorizados: Roccaraso (8.2 km al 5.1%), Calascio (13.6 km al 6.0%) y Gran Sasso d’Italia (2125 m, 26.6 km al 3.4%).

Sólo las dos últimas deben ser consideradas, porque están encadenadas. El asfalto es rugoso y si sucede algo, será en los 3000 metros conclusivos del Sasso, al 7.9%.

Etapa 9

En este punto será el segundo día de descanso. Y tras el mismo, el parcial más extenso de la competencia, con 239 km y 4000 metros de desnivel. Podrán no ser etapas de montaña, pero generan un desgaste considerable. Los puertos no tendrían que ocasionar problemas.

Etapa 10

La undécima fracción arranca con una trepada dura (Passo del Termine (4.5 km al 9.0%) pero muy alejada de meta como para tener impacto en la general. El resto del trazado es accesible y el final con una suave pendiente que toca el 4.5 % como máximo.

Etapa 11

La etapa 12 será para sprinters, con un día plano bordeando el Adriático. El pelotón pasará una vez por la meta antes de afrontar una colina donde está el sprint intermedio, punto ideal para que algún atacante intente evitar el sprint masivo en el circuito de Imola. Un día largo y tedioso.

Etapa 12

Otra etapa para sprinters, previa a la primera gran jornada del Giro. Será un sprint.

Etapa 13

Tras dos semanas de desgaste, el pelotón llegará a la 14° fracción con la general muy apretada. Pero eso durará poco aquí, puesto que el bestial Zoncolan aguarda en el cierre, y tras superar otros cuatro puertos.

En total, hay 4300 metros de desnivel acumulado y las siguientes ascensiones: Monte di Ragogna (2.8 km al 9.7%), Avaglio (4.5 km al 6.8%), Passo Duron (4.1 km al 10.2%), Sella Valcalda-Ravascletto (6.7 km al 6.0%) y Monte Zoncolan (9.5 km al 12.4%).

Será un día tremendo, en el que los fuegos artificiales se verán en el puerto decisivo, que bloqueará cualquier intención de moverse de lejos. Aquí se sabrá quiénes no ganarán el Giro, en paredes donde no hay tren que valga. ¡Sin piernas, se perderá una minutada!

Etapa 14

Como si el día previo no hubiera sido suficiente, antes de la jornada de reposo, los pedalistas tendrán otro duro día en la oficina. 4000 metros de desnivel esperan, con cuatro trepadas categorizadas. Aquí saldrán al ataque los perdedores del Zoncolan.

Las subidas: Passo della Mauria (9.5 km al 4.5%), Passo Tre Croci (8.9 km al 6.9%), Passo Sant’Antonio (8.0 km al 8.0%), Costalissoio (Bosco dei Giavi) (3.8 km al 8.0%).

Los puertos pedaleables pero exigentes, encadenados, la convierten en una etapa perfecta para que haya espectáculo.

Etapa 15

El último día de descanso llega luego de las dos jornadas de alta montaña mencionadas, y antes de la crono. Una auténtica trampa, ya que se sabe lo mal que sienta a algunos el parón.

Etapa 16

La contrarreloj es mayormente plana y de 34.5 kilómetros. Un día para especialistas, que pueden meter alrededor de dos minutos a los escaladores.

Etapa 17

La etapa 17 será de transición, previa a la llegada a Prato Nevoso.

Una fracción más propia de la Vuelta a España debido a su diseño unipuerto. La trepada consta de 11.2 km al 7.3% y corona el primero de tres días de alta montaña.

Etapa 18

El diseño de la etapa 19 es algo polémico. El puerto más atractivo está muy lejos de meta (70 km). Se trata del Colle delle Finestre, con más de 8 km de sterrato incluidos. De lo que suceda allí dependerá el resto del parcial, ya que si nadie rompe, todo se reducirá a lo que suceda en Jafferau.

Los puertos son: Col de Lys (13.5 km al 4.1%), Colle delle Finestre (19.2 km al 8.8%), Sestriere (8.1 km al 5.6%), Bardonecchia(Jafferau) (7.2 km al 9.2%). En total, hay más de 5000 metros de desnivel.

Etapa 19

Última chance. Sin crono final en Roma, los movimientos definitivos en la general se producirán en la 20° etapa. Es de alta montaña, con tres puertos encadenados ideales para el todo o nada: Col Tsecore (15.1 km al 7.8%), Col St. Pantaleon (16.7 km al 7.0%) y Cervinia (18.2 km al 5.3%)

Etapa 20

La etapa 21 tendrá el paseo triunfal del campeón y una volata.

Etapa 21

Análisis

La sensación general es que se trata de un recorrido más suave de lo que el Giro acostumbra, con ocho finales en alto pero pocas chances reales de emboscada. Además, ninguna bajada traicionera, poca contrarreloj y -paradójicamente por su mala distribución- muchísimo desnivel acumulado a lo largo de los 3523 kilómetros dispuestos.

En el inicio del artículo, mencionamos la casualidad/causalidad del recorrido suavizado en función de la presencia de un Froome volcado al doblete. Y el diseño invita a pensar en eso, ya que es muy factible que no suceda demasiado hasta la etapa 14.

La crono inicial marcará pocas diferencias, y el arribo al Etna no invita mucho a la ilusión por el estilo de puerto, la meteorología y los reparos de la mayoría para atacar tan temprano en la carrera.

El Giro se decidirá en los dos trípticos que cierran la segunda y tercera semana. Ninguna de las dos es muy montañosa, con los grandes puertos aglutinados en pocos días, lo que lleva a asumir que se correrá apostando al desgaste para luego atacar en la última subida. ¡Lo bien que hubiera caído más finales cuesta abajo!

No hay mucha altitud, con la Finestre como techo del Giro a 2100 msnm, la Cima Coppi más baja en 32 años. Además, se echan en falta más encadenados -hecho que favorecerá el control- o alguna de esas etapas cortas y explosivas que tanto juego dieron anteriormente.

La presencia de Froome tendrá un peso adicional, porque el Sky dominará la competencia, aunque de señalar un apellido que se ajuste al perfil global, sería el de Valverde.

En definitiva, se trata de un Giro descafeinado, ideal para Froome porque la crono es plana, la primera mitad del recorrido es poco selectiva y hay varios finales en alto aislados, sin grandes montañas ni altura.

Chris Froome correrá Giro-Tour en 2018, ¿logrará el doblete?

Ver Resultados

Cargando ... Cargando ...

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? Seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2017 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

6 comments for “Análisis: El recorrido del Giro de Italia 2018

  1. 30 noviembre, 2017 at 11:48 am

    lpm , por qué tiene q venir frum a afrancesar el giro??? no me gusta como gana, se viene el sopor al giro señores.

  2. H.C.
    30 noviembre, 2017 at 4:05 pm

    A mí me parece muy duro. Etapas larga y con gran desnivel acumulado. Desgastara mucho para el Tour.

  3. hugo forero
    1 diciembre, 2017 at 12:24 pm

    el va llegar en un 80 porciento de forma deben atacarlo en la primera etapa de acenso para derrotarlo x si esperan para lo ultimo les gana el Giro

  4. hugo forero
    1 diciembre, 2017 at 12:29 pm

    es un ciclista muy bueno pero en el 2018 sera derrota ya es hora y sera un colombiano el que lo vaje de ese trono ponganle la firma

  5. Blanco josep
    1 diciembre, 2017 at 1:03 pm

    If the route is hard, is har for all raiders.

  6. luis
    30 abril, 2018 at 2:44 pm

    will be possible that Froome loss the giro and tour

Responder a hugo forero Cancelar respuesta