Análisis: INEOS vs Jumbo-Visma 2020

Por @pmpalermo

Luego de años de un abrumador dominio en las grandes vueltas, el Team INEOS parece encontrarse frente a su primer adversario de peso. Se trata del crecido Jumbo-Visma, bloque que tuvo a uno de sus miembros en el podio de las tres citas principales del calendario 2019, y que encima se reforzó con Tom Dumoulin.

Foto: ASO

Empecemos por el principio. Desde su explosión en 2012 con Bradley Wiggins, los británicos se convirtieron en los dominadores de las grandes, especialmente, de la más importante de todas: el Tour de France. Su metodología fue sencilla: chequera y tren de vatios.

Con la primera se encargaron de fichar la mayor cantidad de figuras posibles para poner a disposición del líder de turno. Con los otros, impusieron un ritmo bestial en las montañas, limitando cualquier accionar rival para luego rematar con sus capos.

Suena sencillo, pero no lo es. Porque claro, Wiggo y Froome pusieron de su parte, firmando cronos fantásticas o aprovechando la estela del mentado tren para estar más frescos y definir cuesta arriba. Luego vino Bernal, que se unió a la lista aunque no gozó de los favores del otrora intratable escudo de vatios, porque INEOS quedó en deuda en julio último. Lo suyo fue talento y valentía, usufructuando la altitud alpina.

En todos los casos, polémicas al margen con las «marginal gains», los pupilos de Dave Brailsford siempre contaron con los mejores avances tecnológicos y los supieron usar. Porque no sólo se trata de tener el dinero, sino de emplearlo correctamente.

Pero, mientras el Imperio cimentaba sus conquistas, empezó a gestarse una fuerza opositora que eclosionó en 2018 y tuvo su progresión un curso más tarde. Jumbo-Visma, que acabó con Steven Kruijswijk y Primoz Roglic en el top 5 del Tour ganado por Geraint Thomas, capitalizó la experiencia y avanzó.

Los «tulipanes» desarrollaron a sus atletas invirtiendo muy específicamente. Por caso, no fue casual que Dylan Groenewegen estuviera entre los sprinters top los dos cursos en cuestión, puesto que la dirección holandesa contrató entrenadores para mecanizar los lanzamientos.

En grupos separados, cosa que no es ninguna innovación, escaladores y velocistas hicieron lo suyo durante meses. Y encima tuvieron la fortuna de ver los beneficios casi en simultáneo. En el caso de los grimpeurs, que compete más a la comparativa con INEOS, el salto de calidad fue bestial.

Antwan Tolhoek, Laurens de Plus o Sepp Kuss tuvieron sus picos en circunstancias puntuales que les valieron para convertirse en laderos top de sus jefes de fila. Eso sí, no coincidieron los tres en una misma grande y deben dar un paso más en el Tour.

Si se añade al recién llegado Tom Dumoulin, más Robert Gesink, George Bennett, Koen Bouwman y otros prometedores talentos como Tobias Foss, Chris Harper y Jonas Vingegaard, el cuadro de montaña de Jumbo intimida.

Tendrán que corroborarlo en los hechos, fructificando el incremento del presupuesto obtenido que los llevó de ser una de las estructuras más pobres a estar -aproximadamente- en la octava posición del ranking económico.

Ya iniciaron el proceso, metiéndose en detalles como sus pares aquí bajo la lupa. Por mencionar alguna cuestión, viajaron al túnel del viento, contrataron a un especialista en desinfectar los aires acondicionados de cada hotel, o a una nutricionista que fue atleta profesional y aportó una nueva visión a través de suplementos personalizados, no industriales y genéricos. Incrementaron la apuesta lanzando un equipo de desarrollo y trabajan permanentemente con Bianchi en limar segundos de sus bicicletas.

El Imperio se recicla

Ahora bien, toca presentar lo que aguarda del otro lado. A falta de conocer si Froome volverá alguna vez a su nivel, merece el respeto mínimo para alguien que cosechó cuatro ediciones de la Grande Boucle. Lo mismo con los otros dos campeones de la plantilla: Geraint Thomas y Egan Bernal.

Además, llegó el dueño del Giro 2019, Richard Carapaz, y los pujantes Tao Geoghegan Hart, Pavel Sivakov y Dylan Van Baarle mostraron una progresión interesante. Si Kwiatkowski recupera su mejor versión, Castroviejo continúa siendo el versátil gregario de los últimos años, y Sosa, Narváez, Moscon y Dunbar no flaquean, es evidente que INEOS puede con todo.

El Tour 2019 representa un antes y un después en la casa inglesa. Por una parte, la llegada para quedarse de Bernal, hombre que marcará una época. Por otro, la debacle de un tren que nunca antes se había desbandado de semejante manera en la cita por la que respiran en la estructura.

Referido al primer punto, la mayor incógnita -aunque Bernal coquetee con el Giro- es si liderará solo en Francia o si Froome tendrá el beneficio de la duda. Por la cojera que mostró recientemente y el extenso período de inactividad, no le queda mucho margen al «keniata», porque se sabe que la ronda gala se gana desde el invierno.

Como sea, en INEOS sacarán un gallo de algún lado. La cuestión a resolver es el desmadre del tren, porque Bernal y Thomas estuvieron casi siempre solos en las alturas de julio último. En el equipo de Brailsford rara vez se repiten errores y es factible que así suceda. Primero deberán encontrar el problema -si es que ya no lo hicieron- que, en los casos de Kwiatkowski y Moscon fue fatiga crónica.

Funcionamiento por sobre los nombres

No obstante todo esto, los nombres no aseguran victorias. Es el funcionamiento lo que gana las grandes vueltas, y es en eso donde los británicos han descollado durante más de un lustro. Por ejemplo, mientras Movistar se despedazaba a si mismo en luchas internas, en la otra vereda todos sabían qué hacer. Y más importante, para quién.

Hoy en día, el plantel de Jumbo-Visma ilusiona. Pero quedó expuesto en la Vuelta de Roglic que aún tienen mucho trabajo por hacer. En una de las ediciones de menor nivel en décadas, no siempre pudieron dominar y, reiteradamente, debieron enviar a sus efectivos en fugas para descolgarlos, porque corrían riesgo de no aguantar junto a su capo para el momento de la verdad. Ni que hablar del Giro, donde el ex esquiador la pasó mal en los puertos.

En el caso puntual del Tour 2020, tanto Bernal como Roglic echarán en falta algo de lo que sacaron provecho este año: el colombiano, las montañas a más de 2000 msnm; el esloveno, las cronos. Eso hará más parejo el mano a mano, que podría dirimirse por otros detalles.

De compartir calendario, Rogla podrá jugar al doble comando con Dumoulin o Kruijswijk, algo que quizás neutralicen del otro lado con Froome o Thomas (¡Y hasta Carapaz si quisieran!). ¿Entonces? Sí, los gregarios. Y, hasta que demuestren lo contrario y encuentren la cohesión tantas veces vista en Sky, los «tulipanes» están en desventaja.

Porque en INEOS seguramente solucionen lo que generó la debacle de julio, algo que sumado a años de experiencia y renovadas piernas, hará que Egan goce del escudo de vatios que extrañó en el verano europeo. No así los de amarillo y negro, que pocas veces en el curso rodaron como un bloque compacto ni supieron cómo hacerlo cuando estaban juntos.

La tarea queda pendiente: a su estelar plantilla deben hacerla funcionar como un equipo en las montañas. Para ello, misión número uno, mover los vatios necesarios. Y a continuación, manejarse unidos, ya sea proponiendo otro tren o atacando el de los británicos. Pero nunca aislados, siempre en bloque. Material humano tienen, les queda seguir desarrollándolo.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en Instagram y Twitter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2019 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

15 comments for “Análisis: INEOS vs Jumbo-Visma 2020

  1. Giovanni Correa
    19 noviembre, 2019 at 11:26 am

    Excelente analisis.

  2. Néstor Alejandro Vargas Olano
    19 noviembre, 2019 at 11:47 am

    Muy interesante el planteamiento expuesto, y muy de acuerdo con el mismo, podría comentar en otro artículo ¿ Cómo terciarian los demás equipos, en esta disputa? tendrían chances? O solo serían convidados de piedra?

    • Jabi
      19 noviembre, 2019 at 1:54 pm

      La temporada son mucho más que las grandes vueltas y ahí me atrevo a pronosticar que Jumbo se llevará casi todo y estará muy por encima de Ineos. Ineos solo lo veo favorito en el tour. Seguramente vaya con el equipo C a la vuelta y habrá que ver quién va al giro…
      Si encima, cómo se prevé, no entra en la disputa de las clásicas importantes, la diferencia a final de temporada en favor de Jumbo será considerable

      • 19 noviembre, 2019 at 1:55 pm

        Pero el artículo está centrado en las grandes vueltas, con especial foco en el Tour…

  3. Oscar Trujillo.
    19 noviembre, 2019 at 11:49 am

    Hombre por hombre por palmarés, jerarquía, estadísticas y resultados contrastados, y experiencia, Ineos está por encima de Jumbo lejos; no solo con sus 4 potenciales jefes e filas para GV (Froome, Thomas, Bernal Carapaz) de ellos 3 ganadores de los últimos TF y al menos de una GV; suman entre los 4 nueve victorias generales en GV) Por no hablar de la «segunda linea» Kiatkowski ex campeón mundial y ganador de grandes clásicas; Moscón completo portento físico; Sosa uno de los mejores escaladores del mundo sub 23 que ya ha ofrecido resultados ante veteranos; Sivakov Tao y vab Baarle con enormes condiciones, muy completos y de gran progresión. En contraprestación el hombre más laureado en GV de Jumbo es en Doumolin que vuelve de manera incierta tras un año lesionado y en blanco; tiene un GV y dos podios más. Roglic1 Gv y un podio en otra; ) y rey indiscutible en carreras menores de una semana (ambos ya con 30 años para el próximo curso) Kruijswik eterna promesa diesel, negado siempre para la victoria con palmarés ínfimo para su cartel, abonado siempre al top 10 pero ya con 34 años para laproxima temporada y cuyo mejor resultado ha sido en tercer puesto en GV. No hay color; con el equipo «A» de gregarios en forma en TF y descartando que Froome retome su antiguo nivel; (cosa que por desgracia creo que ocurrirá ya con 35 años) tan solo llevando a Thomas y Bernal es mucho más equipo Ineos, más fiable; más experiencia y mejor hombre por hombre, pero no en parecer o «sensaciones» sino en victorias, precocidad y resultados contrastados de cada uno de sus diez mejores corredores de la plantilla. Para las otras GV giro y VE se puede doblar en una Bernal y en la otra Geraint a su conveniencia compartiendo galones con Carapaz que no es cojo, y con una versión quizás menos demoledora de Froome pero que ya por nombre infunde respeto e intimida. Un TF sin crono y con mejores escaladores jovenes no es para Tom. y Roglic sin los tres minutos que suele tomar de ventaja en crono es inferior a Pogacar, Simon Yates o bernal en escalada pura y dura.

  4. JoséLuis Espinoza
    19 noviembre, 2019 at 12:22 pm

    Ineos es mas que Jumbo. Fin.

  5. Alberto
    19 noviembre, 2019 at 12:29 pm

    Pablo, que se sabe del futuro de Andrey Amador? Irá al INEOS o se quedará en Movistar? Gracias.

    • Pablo
      19 noviembre, 2019 at 1:07 pm

      Interesante pregunta, de darse lo de amador al ineos, dura la tendra el jumbo para luchar contra un equipo muy superior pieza por pieza y que le lleva años luz de gestión en GV.

  6. Milton Noy
    19 noviembre, 2019 at 1:56 pm

    En una apuesta entre dos motores finos de similares características la ventaja será para el que tenga mejor puesta a punto y esté mejor comandado o conducido. Remitiéndonos a la historia reciente y en concepto propio considero que hay diferencia en la calidad de componentes entre las escuadras en discusión, pero por sobre todo en la experiencia para afinar y poner a punto su respectiva escuadra.
    Sobre el papel Jumbo en cuanto a nombres es un equipazo que llega para intimidar a Ineos que hombre por hombre no tiene que envidiarle nada a sus adversarios, pero que en 2019 mostró que el cambio de nombre de equipo no fue solamente eso y de ahí que Ineos no es Sky lo cual hubiese resuelto la duda inmediatamente a favor del comprobado equipo británico. Si Jumbo encuentra esa afinidad entre sus líderes, librando egos tendría una gran probabilidad de rivalizar directamente al Ineos que no logró ser el mismo de hace un año y que tiene la incertidumbre de como llegará Froome a la cita gala.
    Ya referente a la prueba, la edición 2020 es un coqueteo directo a Roglic y eso ayuda mucho al jumbo en el equilibrio de la balanza. Es muy temprano para pronósticos pero solo espero que sea un TDF mas guerreado y con incertidumbre hasta el final y si hay trensito, pues preferiblemente que sean dos locomotoras dando cacería una a la otra; quien quita tal vez podamos ver a alguien pescando en rio revuelto.

  7. F
    19 noviembre, 2019 at 2:17 pm

    Interesante articulo, va a ser una de las grandes atracciones del proximo TF. Es verdad que Jumbo se reforzo no solo para el Tour, si no para ser competitivos todo el año. Pero del otro lado, el Ineos si es necesario, mandará a sus mejores 8 al Tour, asi sea con Carapaz y Froome de gregarios. En este equipo (salvo Landa) no se ven discusiones sobre que tienen que hacer, cuando llega la hora de la verdad, tiran todos para el mismo lado.

  8. José Fernández
    19 noviembre, 2019 at 3:40 pm

    A diferencia de años anteriores el Ineos puede llevar un bloque fuerte a la grande que asista, digo esto porque su bloque más fuerte es el que acompaña siempre a Froome, curiosamente ningún gregario rindió en el Tour y tampoco estaba Froome, no había ganas de trabajar para otro líder? No lo sé, pero es claro que cuando los escuderos trabajan para Froome parecen aplanadoras y llevan a su líder hasta donde quiera, también sabe hasta donde pueden ir en cada etapa, estoy seguro que si Froome vuelve a su nivel y llega bien al Tour, sus gregarios volverán a ser los de siempre y más con la ilusión de poder ayudar a su líder a ganar el 5to Tour de Francia, no creo que el Jumbo pueda contra el Ineos en el Tour.

  9. Pedalio Cadena
    19 noviembre, 2019 at 4:45 pm

    Sí el Jumbo-Visma se ocupa de fichar a Pogačar, entonces podremos hablar de un equipo perfecto y superior a los demás !!!

    • frefr
      20 noviembre, 2019 at 11:25 am

      No creo que los petrodorales con tanto poder dejen ir a su figura

  10. Arcadio
    19 noviembre, 2019 at 9:13 pm

    una cosa preveo sobre Fromme, este hombre ya dio lo que tenia que dar, su declive habia comenzado en el 2018 cuando no pudo ganar y le dio paso a Thomas, ahora con un accidente tan grave no creo que vuelva a tener la potencia de antes para ganar una gran vuelta, Fromme sera muy respetado por su historia pero ya no intimidara, es un hombre maduro y creo que ya estamos a un mes y 10 dias para terminar el 2019 y Fromme sigue complicado en su recuperacion, asi que yo pienso que a este gran atleta no debemos contarlo para disputar vueltas. entonces quedan dos y dos Thomas y Bernal vs. Roglic y Dumolin, para hablar de los que tienen titulos y ahi veo un equilibrio tal que solo lo resolvera el que este mejor preparado en la competencia que participe, porque calidad enorme tienen los cuatros en mencion. Ahora, que pasar con Bardet, con Nairo, con Pinot como los otros tres atletas curtidos en estas competencias y que tienen calidad ? que pasar con los jovenes Pocagar y Renco? Carapaz sera otra figura que esta ahi para hacer trabajo a otro o para ganar otra grande? y los hermanos Yates ? creo que nada hay definido las dos escuadras son muy poderosas pero hay hombres de mucha calidad en otros equipos. Recordemos que Rigo fue subcampeon corriendo solo su calidad le basto para estar ahi.

    • José Fernández
      19 noviembre, 2019 at 11:00 pm

      Yo de Froome jamás me confío, es un corredor distinto a todos, nunca se rinde y siempre consigue lograr sus metas, cuando ganó Thomas el Tour, Froome venía de ganar 3 grandes vueltas seguidas (Tour de Francia, Vuelta a España y Giro de Italia) y en su 4ta grande seguida, viniendo del Giro de Italia logra el 3ro, es normal que lo derrotara el cansancio, yo le doy el beneficio de la duda y espero que logre conseguir su mejor forma física otra vez.

Deja un comentario