Análisis: Las claves del triunfo de Gilbert en la Amstel Gold Race

Por @pmpalermo

El domingo de Pascua de 2017 será recordado largamente, no sólo porque Philippe Gilbert alcanzó la cifra récord de cuatro victorias en la Amstel Gold Race, sino porque la carrera vivió una de sus mejores ediciones históricas.

En una atrevida decisión, los organizadores eliminaron el cuarto paso por el Cauberg, modificando sustancialmente el cierre respecto del dispuesto en las temporadas previas. Así, si bien se arriesgaban a un embalaje más numeroso que el acostumbrado con la mencionada cota, también invitaban a los más valientes a probar de lejos.

Y, afortunadamente, los favoritos respondieron, rompiendo la carrera a 40 kilómetros del arribo. Fue en el Kruisberg donde Tiesj Benoot aceleró, llevándose a Henao y Gilbert con él y, poco después, a quienes completarían el corte bueno de la jornada.

Lamentablemente, en continuidad con la primavera negra de Lotto Soudal, el joven Tiesj -accidentado antes- sufrió una avería y quedó fuera de la puja, forzando a Wellens a moverse desesperadamente, sin éxito alguno.

Mientras tanto, “Mr Cauberg”, Sergio Henao, Michael Albasini, Bert-Jan Lindeman y Nathan Haas, hicieron camino, y luego se les sumaron José Joaquín Rojas y el vasco Ion Izagirre. Por contrapartida, Valverde, Van Avermaet, Felline o Rui Costa vieron cómo se les iba la carrera, quizás por ser excesivamente conservadores o estar mal ubicados.

Sunweb lideró la cacería, Orica puso palos en la rueda y los demás decidieron observar. A excepción de Teuns, BMC -que endureció durante kilómetros- desapareció a la hora de la verdad, abandonando a su suerte a Van Avermaet, muy activo en un lote donde Costa no regalaba un relevo y el resto pensaba más en sus relegados capos “sprinters”, que en avanzar.

En este punto es bueno mencionar que, aún habiendo parado a “Rojillas”, difícilmente hubiera cambiado el destino de Movistar y Valverde. Delante viajaban galgos de entidad desatados y, encima, llegó hasta ellos el hombre con las mejores piernas del día: Michal Kwiatkowski.

Su accionar en el Keutenberg fue efímero pero efectivo e impresionante, clara señal de que era, de allí en más, la rueda a marcar por parte de los aspirantes, algo de lo que tomó nota Gilbert, el hombre que estuvo en control permanentemente.

En esa empinada trepada se esfumó la última chance de los gallos relegados. Ya sin gregarios, estuvieron a metros de conectar con la vanguardia, pero el corte estaba decidido y sólo restaba conocer si Sky sacaría rédito de su superioridad numérica, porque hay que resaltar la presencia de un sacrificado Henao, trabajando en todo momento para el polaco.

El viento fue crucial para impedir la unificación de los dos grupos, azotando con fuerza desde la derecha en las expuestas rutas precedentes al Cauberg.

Poco pasó en el mismo, aunque Gilbert y “Checho” se aseguraron de elevar la velocidad con largos relevos que no hicieron más que ampliar la brecha respecto a los perseguidores. A sus espaldas, Van Avermaet y Valverde eran los que más tiraban, este último en una clara señal de la poca confianza puesta en Rojas.

Así apareció la cota conclusiva de este nuevo y exitoso final, el Bemelerberg, punto elegido por Kwiatkowski para tensar la cuerda con un par de aceleraciones a las que Gilbert dio continuidad, rompiendo definitivamente la escapada.

La dupla abrió hueco, propiciando un mano a mano entre los más fuertes de la Amstel. Los dos con antecedentes positivos en la carrera, dueños de un Monumento cada uno en la temporada y con pasado como campeones mundiales, llegaron al kilómetro decisivo y empezaron a vigilarse.

Y Gilbert concretó su obra maestra. Apelando a toda su veteranía y sangre fría, dejó que Kwiatkowski lanzara el sprint con 300 metros por completar, sabiendo que el viento frontal haría mella en las fuerzas de su rival.

Tan seguro estaba “Phil”, que replicó con una multiplicación enorme, remontando a su contrincante y dándose el lujo de mirarlo por sobre el hombro al tiempo que alzaba cuatro dedos, obvia alusión al número de ediciones de la Clásica de la Cerveza en su poder.

Así, pese a que se cayó más temprano, se llevó el premio máximo haciendo gala de una valentía similar a la exhibida en el Tour de Flandes y demostró que, a los 34 años, atraviesa una segunda juventud motivada por su sed de revancha contra BMC.

Fichado a la baja por Lefevere, con contrato por un solo curso, ha terminado por recaudar en grande merced a los incentivos por objetivo, redondeando una de sus mejores campañas como profesional.

Adicionalmente, se puso a una victoria de Jan Raas, máximo campeón aquí, y lo hizo adaptándose a una llegada que, en teoría, le era menos favorable que la anterior, con el Cauberg como juez.

Suerte, coraje, errores rivales y una forma impresionante, esos fueron los factores que el hombre de Quick Step conjugó para convertirse en historia viva del ciclismo, en su versión más agraciada en un lustro.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2017 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

10 comments for “Análisis: Las claves del triunfo de Gilbert en la Amstel Gold Race

  1. Raisa Bikkazakova
    17 abril, 2017 at 9:41 am

    Es un placer leer sus acertados comentarios.

  2. Hugo Fernandez
    17 abril, 2017 at 10:04 am

    Una pregunta…porque decís:”atraviesa una segunda juventud motivada por su sed de revancha contra BMC.”? desconocía que hubiera tenido problemas con el equipo. Saludos

    • 17 abril, 2017 at 10:07 am

      Hola Hugo. Su salida no fue la mejor. El BMC eligió a Van AVERMAET, relegó a Gilbert y hubo cortocircuitos cuando lo dejaron afuera de un par de grandes vueltas.

  3. jose zakzuk
    17 abril, 2017 at 1:12 pm

    Excelentes: Gilbert y el polaco, así como el colombiano, encargado de iniciar la selección,

  4. Andres Vargas
    17 abril, 2017 at 4:44 pm

    hay que decirlo que en el Cauberg ni Gilbert ni los otros del grupo atacaron por el alto ritmo que puso Henao trabajando para su compañero.

    • 17 abril, 2017 at 5:39 pm

      Andrés: la nota hace alusión al ritmo de Henao y Gilbert en el Cauberg. No hubo ataques allí porque estaban lejos de la meta y no tenía sentido romper. Mejor trabajar como lo hicieron, ampliando la brecha. Si revisa el video, verá que fue en el Cauberg donde terminó de cimentarse la ventaja

  5. Melitón
    17 abril, 2017 at 6:21 pm

    Un placer enorme leer estas palabras. Siempre coherentes y muy acertadas!

  6. 17 abril, 2017 at 7:28 pm

    Gracias, por el comentario ajustado a los echos y a la competencia,coincido con la lectura de la misma , contribuyendo a la mejora de este querido deporte.

  7. 18 abril, 2017 at 9:53 pm

    uh, recién lo leo. impecable el análisis. yo además de verlo fuerte a gilbert, lo veo inteligente. muchas veces los ciclistas están en un momento que saben leer carreras y aprovechar oportunidades, pero no tienen piernas. en otras tienen piernas, pero interpretan mal la carrera para aprovecharlas. y cuando tienen piernas y son inteligentes para interpretar la carrera, mamma mía!!!
    gilbert ha demostrado este año q tuvo las piernas y supo aprovecharlas. y gva también, kwuatosky, o como se escriba, tb. y sagan, yo creo q tiene piernas pero a veces mucha confianza en sí mismo y cierto encono con gva y eso no lo hace interpretar la carrera de un modo que pueda ganarla.
    hoy día se sabe q gilbert corrió el domingo con un desgarro en el riñón producto de la caída comentada. que par de pelotas que tuvo.
    soy fan de sagan, estoy un poco decepcionado con su campaña en estas clásicas, pero buenas carreras que he visto gracias a sus rivales. qué lindo que es disfrutar del ciclismo sin fanatismos ciegos.
    gracias a todo el staff de ciclismo internacional por darme una guía en este disfrute.

  8. Abel
    18 abril, 2017 at 10:23 pm

    Buena conclusión, me alegra ver a Henao! Levantando unos jalonasos que nadie esperaba! Impresionante,como será en el Tour! Pero solo trabajará para el Pelon de Sky,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *