Análisis: Los contrarrelojistas dominan una era sin cronos

Por @pmpalermo

A medida que el Tour de France avanzaba, y con él las etapas de montaña, se profundizaba una tendencia que acabó por ser realidad. Sí, ni Alpes ni Pirineos ni escaladores pudieron desplazar de la cima de la clasificación general a los contrarrelojistas que, aparentemente, ya no son tal.

La situación no es completamente nueva, con Chris Froome dominando cronos y montaña a lo largo de un lustro o Tom Dumoulin maravillando al mundo en el Giro de Italia 2017. Pero el cambio de paradigma se concretó en la ronda gala que dijo adiós hace unas horas.

Basta con mirar la clasificación general, para observar que el top 4 lo componen atletas vinculados a la cabra, ya sea por su estructura física y/o especialización al explotar en el mundo del deporte pedal.

Paradójicamente, estos croners han tomado el poder en una época en la que las cronos son cada vez más cortas y escasas. Pero, pujando por sobrevivir, los rodadores trasladaron su estilo de pedaleo del llano a los puertos. Así, además de sostener sus prestaciones en citas contra el reloj, ahora también controlan en las montañas donde, por contrapartida, los escaladores casi no marcan diferencias.

Ahora bien, ¿cómo explicar esta realidad que amenaza con eliminar a los diminutos grimpeurs de los primeros planos? Consultando a varios expertos, incluidos ex corredores profesionales, la idea general fue la misma: es más sencillo eliminar sobrantes de un cuerpo más fornido y trabajar en la escalada, que conseguir de un organismo pequeño más potencia en el plano. Potencia relativa vs. potencia absoluta.

En ambos casos, termina primando el contrarrelojista. Al reducir masa corporal, se dispara el consumo máximo de oxígeno (VO2máx) con el consiguiente incremento en el rendimiento. Bien realizada la transformación, el mismo cuerpo sigue siendo más potente en el plano y crece exponencialmente ante el desnivel.

Por supuesto, las fibras predominantes en las piernas de los Dumoulin y compañía, seguirán siendo lentas, por lo que su punto débil son los cambios de ritmo. Al menos por ahora, porque ya se han visto ataques de estos colosos, como los del propio Tom a Quintana en Oropa o varios en 2018, ya sea en Giro y Tour. Casi siempre, luego de haber sido descolgado y llegando desde atrás… a ritmo.

¿Y qué pasa con los escaladores?

Sabiendo que perderán siempre sobre la cabra y que ahora los contrarrelojistas incursionan en cimas en las que era impensable verlos tan cómodos, es necesario que los delgados grimpeurs hagan valer esta condición en sus cotos de caza.

Rodando a rueda de Sky, al paso de Rowe, es imposible hacer daño. Durante el Tour se viralizó la idea de que Rowe y Castroviejo escalaban de un modo espectacular, algo bastante alejado de la realidad. La dupla se dedicó a trepar a una marcha cómoda que permitiera al bloque británico llegar lo más lejos posible con la mayor cantidad de gregarios disponibles. Así lo confirmaron miembros de otras escuadras a esta redacción, señalando además, que eran los rivales quienes movían menos vatios de lo normal.

Volviendo al hilo inicial del artículo, fue el vapuleado Movistar quien mostró destellos de lo que debe hacer un equipo sin contrarrelojistas modernos. Rápidamente, recordar las tácticas de puente que iniciaron en los Alpes, donde a los capos telefónicos les faltó coraje y/o piernas luego de los sacrificados esfuerzos de Valverde, Amador o Soler.

Y luego, el accionar de Quintana primero, y de Landa después en Pirineos. Nairo ganó con un ataque desde la base del Portet donde, pese a gozar de cierta libertad por su desventaja en la tabla, exhibió unas piernas fantásticas (50′ a 5.9w/kg). En caso de haber sido neutralizado, Landa iba a rueda, presto para contragolpear. Claro, en los papeles, porque luego el vasco reconoció ir justo.

Otra metodología quedó expuesta en la última fracción montañosa. El vasco saltó desde lejos, a más de 80 km de meta, algo casi impensable en los tiempos que corren. Con gregarios delante, el valiente y verborrágico ciclista se lanzó sin mirar atrás y hasta lideró virtualmente la general. La movida no salió, aunque hubo factores inesperados que atentaron contra él, como el ingreso de Katusha a escena para defender un 10° lugar.

No obstante los fracasos finales, de haber habido más escaladores con piernas y coraje para agitar el árbol desde lejos, otro pudo haber sido el desenlace. Cuanto menos, algo como lo que se vivió en Italia el año pasado, cuando fue el rodador -Dumoulin- quien llegó a la crono conclusiva obligado a remontar, y no al revés, como aconteció en este monótono Tour.

Analizando el top 10 y quitando a Kruijswijk, compañero de Roglic, hubo más de tres minutos entre el último de los croners -‘Rogla’– hasta el mejor de los escaladores -Bardet-. Hasta hace unos años, era impensable que los reyes de las montañas no pudieran meter minutadas en las alturas.

Y, lamentablemente para ellos, Dumoulin se enfocará en la cita francesa la próxima campaña, cuando tendrá apenas 28 años y un bloque ostensiblemente superior a los que lo han arropado hasta ahora. Añadan que Thomas, Froome y Roglic aún estarán vigentes y la victoria de los Bardet, Quintana, Landa se antoja imposible.

Para colmo de males, Egan Bernal, quien amenaza con romper todos los esquemas, corre en Sky. Sí, el colombiano no es un contrarrelojista pero ha demostrado ser superior en los puertos, defenderse sobre la cabra y, sobre todo, tener un coraje que casi todos sus compatriotas echan en falta.

Las cosas pintan mal para los escaladores. Sin importar cuantos miles de metros de desnivel dispongan los organizadores, ni la cantidad de llegadas en alto, o la casi desaparición de las pruebas contra el tiempo, los rodadores han tomado el poder y su hegemonía amenaza con extenderse.

SECCIÓN TOUR DE FRANCE 2018

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? Seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2018 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

29 comments for “Análisis: Los contrarrelojistas dominan una era sin cronos

  1. Manuel estrada
    30 julio, 2018 at 11:43 am

    El equilibrio es simple una contrareloj en ascenso con final en premio de montaña de primera categoria y se presenta igualdad de oportunidades para los escaladores.sencillo y claro.

  2. 30 julio, 2018 at 11:48 am

    tal cual. se viene la era del dominio de los croners. pero yo no lo considero una parajoda, si no el resultado lógico de la evolución de los métodos de entrenamiento. pegaré parte de mi comentario al análisis de ayer:

    sky fue el primero en entender el uso de potenciómetros y cómo maximizar el rendimiento con ellos. fueron los primeros que se dieron cuenta que los croners al bajar de peso obtienen una relación potencia/peso similar a las de los escaladores, y al estar más acostumbrados a los esfuerzos agonísticos prolongados dejaron de dedicarse a limitar daños en la montaña para pasar a igualar escaladores e incluso superarlos.

    para dar un ejemplo burdo en números muy sencillo, los sky se dieron cuenta que si suben a 300 w todo el alpedhuez, aunque los escaladores se paren en pedales y hagan 400 w durante 5 minutos y se despeguen, luego serán cazados porque esos 400 los pagan bajando a 250 más adelante.

    ahora al sky se han sumado el sunweb el año pasado y el lotto jumbo en este año. o eso parece. los escaladores deberán cambiar su métodos de entrenamiento para poder mantener esos esfuerzos más tiempo, caso contrario quedarán relegados de los podios de las grandes vueltas.

    en los deportes de resistencia de larga duración, es más conveniente ir a un mismo ritmo intenso que realizar cambios de ritmo para lograr ventajas tácticas. por eso creo que vamos hacia un ciclismo de grandes vueltas cada vez más aburrido. muchos han comparado este ciclismo de gv con la f1. Quizás si se imitan prácticas como poner en pantalla velocidad y potencia real (el giro lo ha hecho) y además pasar al aire las comunicaciones de los equipos por pinganillo, se pueda hacer de las gv un espectáculo más entretenido.

    debemos abandonar la mentalidad “encasilladora” que pone a un ciclista en una caja con un rótulo, ya sea “escalador”, “croner” o “sprinter” y aprender que hoy día esas conjuntos no son mutuamente excluyentes.

    saludos totales.

    • carlos eduardo
      30 julio, 2018 at 1:59 pm

      Realmente este es el Kid de la cuestión, las organizaciones tienen el desafío púes se trata de dinero, de ranking de audición, sólo los que nos apasiona este deporte aguantamos las insufribles etapas, incluida la montaña, donde nada pasa hasta en los últimos tres kilómetros., o un sprint de 10 segundos. reveer pinganillo, rediseñar cronos especiales, puertos duros y cortos..en fin que se pueda ecuacionar ciencia e indeterminación. saludos

      • Mr White
        30 julio, 2018 at 4:28 pm

        Mr Carlos Eduardo, you must write; QUID, not Kid, because kid = chico in spanish.

    • 31 julio, 2018 at 2:19 pm

      Jaja, también descubrieron que con lavarse las manos, poner una cortina en el bus y cambiar de almohadas se pueden ganar 6 tour con 3 desconocidos cuando nunca un británico había hecho podium.. La gente se está creyendo la propaganda sky increíble

  3. jaime
    30 julio, 2018 at 12:08 pm

    Felicitaciones Martin Palermo por este analisis profundo del ciclismo moderno. Ilustrativo y muy claro. Tambien felicitaciones por el cubrimiento del Tour.

  4. 30 julio, 2018 at 12:27 pm

    Muy Interesante su opinion, Gracias por el credito a Movistar que lo intento todo, pero creo que la solcuion para escaladores como quintana esta en lo que paso con contador y quintana en la ETAPA 15 VUELTA ESPAÑA 2016 . FORMIGAL. Eso seria lo que deberian hacer pero se necesitan dos o tres equipos para intentarlo. Excelente esfuerzo y paciencia en el manejo del tour.

  5. 30 julio, 2018 at 12:41 pm

    Viene de muy lejos la cosa. Y ahora hay menos kilómetros de crono, pero las etapas de montaña no son la sombra de lo que eran antes. Han quitado montaña y para compensar han reducido también los kilómetros contrareloj, en alguna ocasión oscenamente, diría yo.
    Pero el dominio de los croners en esta concreta carrera, y también en general, viene de muy lejos. Baste con ver la nómina de ganadores del Tour. Indurain, Riss, Ullrich, el Inenarrable, Wiggins, Evans, Froome, Thomas.
    Contador pretendió poner en duda su predominio, pero no nos engañemos, el de Pinto sin ser un gran especialista, incluso llegó a ganarle cronos a Cancellara. Se defendía como los mejores y con eso le pintó la cara a Shelck muchas veces. De vez en cuando alguien da la campanada, como Sastre, pero no es lo normal y suele ser producto de la confianza de otros corredores que le dan demasiado margen al escalador, miden mal.
    En el ciclismo moderno, y especialmente en la ronda gala, tenemos que acostumbrarnos a que, como norma general, las diferencias se hacen en la contrareloj y se mantienen duelos por conservar estas diferencias en la montaña entre los más punteros.
    Saludos.

  6. Roylester
    30 julio, 2018 at 12:48 pm

    Lo lamentable es que para este lado del mundo, Sudamérica, nuestro patrimonio son los escaladores quienes van perdiendo protagonismo en las GV, aunque existe Egan como excepción a la regla. Ahora, me parece que la tendencia tendrá que contrarrestarse por parte de los organizadores de las GG.VV., para no perjudicar el espectáculo y los derechos de tv e imagen, con la planificación de las carreras, tipos de etapa, cantidad de kilómetros, altitudes de los puertos, puertos encadenados, viento costero, etc., siendo las grandes montañas el atractivo máximo.
    Por último, es indudable que la Vuelta y el Giro se diferencian en cuanto a la emoción y atractivo de ver al TdF, donde los equipos llegan mucho más preparados sin dejar de lado ningún detalle, aparte de la calidad de los ciclistas.
    Felicitaciones para Ciclismo Internacional por la cobertura y análisis del TdF realizada, ahora a esperar la Vuelta…

  7. Milton Noy
    30 julio, 2018 at 1:42 pm

    ¿Cómo se puede desaprender en cuestión de meses? Cito el ejemplo de Landa, hasta el año anterior vinculado a Sky en el TDF2017 mostró piernas y sobrades para desprender a Froome en la montaña, era el último hombre y según parece nunca a tope aun con el doblete del Giro que no lo disputo como uno de la general, pero que a fin de cuentas se asume que debió haber tenido su desgaste y aun posterior a eso en el segundo semestre se mostró intratable cuesta arriba en otras pruebas. También Landa en 2017 hace unas cronos muy buenas, no de especialistas, pero realmente grandiosas en el TDF 2017 hizo un número similar a Roglic y Kiryenka, fue Subcampeon de España solo por detrás de Castroviejo al punto que se creía que había vencido su limitación, ahora, para este 2018 no ha hecho una ni medianamente similar y la mediocre de este TDF es comparable con sus números cuando estaba en Astana. Para ejemplificar el caso contrario, Bernal parece haber aprendido la técnica de la cabra en cuestión de horas increíble pero cierto, en el campeonato CR de Colombia apenas a unas semanas de haber empezado el año tocaba solo a este ese día su nueva cabra y realizó un ejercicio de acoplamiento sin interés en disputar la prueba y la gano ante un frustrado Martínez. Hasta el año anterior (prácticamente hasta hacía un par de semanas antes) sus cronos eran por decirlo terribles, eran inferiores a las de Superman López y ese día le metió mas de 1 minuto en 25km, por arte de magia hablamos de un escalador con capacidad de limitar perdidas en las cronos. A Quintana le tomo años llegar a ese nivel y aun así prescindiendo de sus virtudes en la montaña a Bernal le tomo horas y sin prescindir nada de su capacidad escaladora.

  8. Mauricio
    30 julio, 2018 at 2:03 pm

    Creo que en la etapa 15 de la Vuelta 2016 está la clave.
    Que todo se encuentre tan “cronometrado” (las CRI, las CRE, las subidas de los puertos, los horarios para alimentarse, el tiempo para peinarse, etc.), considero que la sorpresa puede hacer daño y sacar de punto a estas máquinas que le rezan todos las noches al Rey de los Dioses: Cronos.
    Es verdad que dominan los contrarrelojistas, pero es trabajo obligado del resto mermar ese poderío.
    Me parece que, al no poder los escaladores sacar diferencias importantes en terreno montañoso, los equipos deben atacar en otro tipo de rutas, aprovechar el viento, el clima, etc.
    Seguramente a muchos le suene ambicioso, delirante, y tal vez poco serio lo que se está planteando, pero es la manera de poder seguir creyendo en este ciclismo tan medido.
    Ahora, si los planteos de los equipos es seguir a rueda del Sky, vamos a tener un Tour muy aburrido y predecible.
    Para que atacar en la montaña? Si sabes que el equipo de Froome pone el ritmo que mejor les va, y cazan a cualquiera.
    ¿Para qué?
    Y no le tiremos la culpa a los organizadores, me parece que la principal responsabilidad recae sobre quienes conducen a los equipos, sean directivos o los mismos ciclistas.
    Por último, me quedé con las ganas de ver en acción a tres grandes ciclistas (Nibali, Porte y Urán).
    Saludos a todos.

  9. Sergio Duarte
    30 julio, 2018 at 2:25 pm

    Hola, muy bueno el análisis, salvo la generalización que no hacia falta,”…tener un coraje que sus compatriotas echan en falta.”, que la verdad es una lastima, soy colombiano y esto no es absoluto, ya que de por si, algo que tiene el ciclista es coraje. Espero que esto lo tengan en cuenta

  10. ricardo perez
    30 julio, 2018 at 4:02 pm

    Quizas por el tipo de montaña el Giro y la vuelta favorezcan a los escaladores. Los escaladores tiene que cambiar de estrategia sin lugar a dudas. Movistar no trabajo para que Valverde, Landa y Quintana, atacaran juntos desde lejos. Hay que reconocer que el Sky trabaja mucho mas que los otros equipos y su meta es solo el triunfo. Froome aprendio a bajar, bajo al maximo su peso y trata de sacar ventaja donde pueda. Trabajan. Me parece.

  11. Juan Pablo Toro
    30 julio, 2018 at 4:10 pm

    Interesante análisis. También como lo dice Jesus, esto viene de tiempo atrás. Grimpeurs como tal que hayan ganado el Tour en los últimos 40 años, Van Impe, Delgado, Pantani, Shleck, Sastre, todos de a uno, Contador. Muy pocos, los otros que reinaron fueron grandes contrarelojistas que subían muy bien.
    Por más que la contextura no les dé, deberán intensificar sus entrenamientos en las contrareloj, Lo hizo en el pasado Pedro Delgado o el mismo Contador recientemente. Y si las CRI son más cortas, pues se les podría facilitar el entrenamiento sin sacrificar más sus otras ventajas fisicas. Lo otro es que deberían también fortalecer su potencia (o entrenarlas más) en las cotas cortas pero explosivas, varios de estos gigantes sufren y podrá perder valiosos segundos y hasta en un mal día un minuto. Y creo que hasta el entrenamiento en subida debería cambiar, pues no ir adelante de las motos que los acompañan sino detras de las mismas para que representen el tren del Sky.
    Y finalmente, algo que he opinado varias veces con anterioridad para los grimpuers en general y los latinoamericanos: estudiar los recorridos de las 3 GV, porqué no hacer historia en Giro y Vuelta, y en una que otra de 1 semana? Estos grandes atletas como Froome y Domoulin no van a doblar todos los años, eso es seguro. Y a los escalodores que al parecer se les acabó el tanque para 3 semanas, porque no buscar la gloria en las carreras de 1 día que se les ajuste como las Ardenas o Lombardía? Hay tiempo para seguir engrosado el gran palmarés que han logrado, el sueño amarillo ya parece una obsesión tirando a pesadilla,

  12. EDMUNDO MUÑOZ
    30 julio, 2018 at 4:33 pm

    Mirando el perfil de este tour, las etapas de montaña las diseñaron mas para rodares como los cuatro primeros de la general, que para escaladores puros, los puertos mas duros estaban en mitad de etapa y al final un puerto no tan duro y para terminar la meta era en descenso.
    Difícilmente un escalador que tome 40 o 50 segundos en la cima llegue a meta con esa diferencia.
    se extraña mucho los tours de los años 80s y 90s donde habían 6 o 7 etapas de montaña que terminaban en alto con puertos de entidad.

    Y haciendo un comentario particular en el caso de Nairo Quintana, un ex ciclista Colombiano de renombre dijo que cuando una preparación daba resultados no había por que cambiarla, pues a Nairo en los dos últimos años se lo han llevado a Europa dos meses antes de una gran vuelta y los resultados no han sido buenos,en anteriores oportunidades cuando a terminado la preparación en Colombia los resultados han sido excelentes,y también hablo sobre un asunto fisiológico que ocurre en ciclistas nativos de altitud cuando permanecen por mucho tiempo en presiones bajas.

    No se si sea coincidencia los resultados de Nairo o es verdad lo que dice este ex ciclista muy experimentado y conocedor como nadie de estos temas, hago este comentario con respeto y educación.

  13. Venica
    30 julio, 2018 at 5:56 pm

    NO TODOS LOS EQUIPOS SON SKY.

  14. Oscar Trujillo
    30 julio, 2018 at 6:21 pm

    Una vez encontrada la manera evidente demostrada e inobjetable de que los grandes croners rindan mejor que los escaladores en la alta montaña, y siendo conscientes que al escalador liviano le cuesta mucho más por simple física mejorar en llano con abanicos ,pavé o al cronómetro; no queda más que modificar los recorridos si el Tour quiere recuperar la emoción perdida y abrir el ramillete de posibles ganadores que ahora mismos se antoja demasiado predecible reducido y centrado casi que en un solo equipo, con la excepción de Doumolin. La organización del tour puede que actué de forma chauvinista y estúpida muchas veces con experimentos ridículos como la parrilla tipo formula 1 o Tours a la carta para Bardet sin crono y muchas llegadas en bajada como años anteriores que aún así no ha sabido o podido aprovechar el bueno de Romain. Pero no son tan tontos para no reconocer que los patrocinadores y la audiencia está perdiendo interés en esta mediática carrera con esta aburrida dictadura que se ha instalado. Solo les queda apostar por igualar las insalvables distancias actuales entre escaladores y croners-sherpas haciendo carreras con recorridos más equilibrados. Decir que la culpa es del Movistar y los demás equipos que no son el Sky por que no atacan de lejos es de un reduccionismo ciego que niega la insultante superioridad del Sky y del nuevo perfil de ciclista tipo Froome Tom o Thomas que ahora mismo no tienen rival en el tour y sis e animan a correr las otras GV tampoco.

    Se me ocurren algunas posibilidades.

    -Cronos más largas, pero no solo llanas; también mixtas (parte llana parte ascensos y repechos duros) para minimizar las minutadas que les caerían a los grimpeurs en cronos de 50 o 60 km exclusivamente llanos como las que se corrían hasta hace pocos años.

    -Recuperar las cronoescaladas de 15 y 20 KM en ascensos de puertos duros como abundaban en los años ochentas y noventas. Aquí los escaladores vuelven a tener chance (casos recientes Bernal en Romandia ganándole a Roglic y Nairo en giro 2014 haciendo diferencia)

    -No hacen falta 10 soporíferas etapas llanas de 200 (o más) Km de paseo para la única emoción del sprint final: recortar el km en la primera semana exclusiva de embalajes a un máximo de 140 ó 150km y con ese Kilometraje de reserva endurecer las etapas de alta montaña con encadenados más largos de mínimo 230 Km donde la ventaja del corredor grande y pesado que resiste bien en etapas cortas de montaña a ritmo de contrarelojero ya no es tanta; y el escalador con fondo vuelve atener chance por su menor peso.

    -Dejar al menos tres etapas tipo clásica de fondo con repechos al estilo de Lieja, Flecha W. o Lombardia, donde es más difícil de controlar la carrera y se presta más para emboscadas o sorpresas que suelen dejar grupos partidos con diferencias sin necesidad de entrar en la carnicería del pavé cuya emoción la ponen (cuando se corre en el tour con tantos intereses y gente inexperta en esos terrenos) en su inmensa mayoría las caídas y pinchazos.

    -Las cronos llanas por equipos solo benefician a tres o cuatro equipos como mucho; y los demás equipos sin locomotoras parten con un lastre de 2 y 3 minutos mínimo. Si se mantienen, que se hagan mixtas, más quebradas: con tramos importantes de ascenso también para minimizar la ventaja de los especialistas concentrados en muy pocos equipos Sky, BMC o SUNWEB…

    Por último si los equipos de la clase media y baja del WT no son conscientes que hay que correr mucho más agresivos y trastocar sus antiguos prejuicios tácticos, corren el riesgo de desaparecer del WT por falta de resultados. Cada vez es más difícil encontrar patrocinio para la primera división del ciclismo: nadie quiere arriesgar un mínimo de 15 Millones de Euros para participar en carreras carentes de emoción para la teleaudiencia donde no tienen el más mínimo chance de ganar y menos rentabilizar su marca en los podios de las principales competencias del calendario.

    • Mario
      30 julio, 2018 at 6:57 pm

      Amigo Oscar: Respetando sus textos extensos desde el momento en que ya no le pido que no los haga, ¿me redacta una versión resumida para poder comentar algo? Me cansé en el tercer párrafo, repetición de cosas que ya hemos leído en este y otros sitios. Gracias

      • 30 julio, 2018 at 6:59 pm

        Todos son bienvenidos y pueden escribir lo que gusten, sin faltarse el respeto…

      • 30 julio, 2018 at 7:51 pm

        Creo que le va a tocar no leerlo…así de simple. Por lo pronto muy interesante propuesta de Oscar…y NO…No lo he leído en este sitio…

  15. 30 julio, 2018 at 7:10 pm

    Las estadísticas del Tour nos muestran que tienen más posibilidades de triunfo los que se sostienen en la CRI… y hemos visto ya perder el Tour en etapa la etapa al Cronometro… un escalador como Pantani perdio mas de dos minutos en la CRI y gano el tour muy excepcional en las estadísticas y lo que vemos hoy paso en la época de Indurain buenos en la CRI y se sostienen en la subida… nada nuevo

    • 30 julio, 2018 at 7:14 pm

      ¿Qué longitud tenían las cronos de la época de Indurain?
      Se lo responderé yo, que me tomé el trabajo de revisarlo para tener cubiertos todos los aspectos de mi análisis, como siempre.
      Le diré sólo las de los Tour ganados por el español:

      1991:50 y 73km
      1992:65 y 64 km
      1993: 81, 59 y 48km
      1994: 64 y 47.5 km
      1995: 54 y 46 km

      ¿En serio cree que era lo mismo que antes?

  16. Jesus Ivan Arias Botero
    30 julio, 2018 at 9:37 pm

    Martín buenas noches, excelente análisis,
    Tiene razón las contrarreloj de antes eran mucho mas decisivas me acuerdo de una el año 87 que hicieron una de 88 Kms. Tremenda ganada por Roche

    Permítame comparto algunas reflexiones

    Me parece que Egan Bernal no le conviene seguir en el SKy por:
    1. Puede ganar muy buen dinero claro pero no va tener gloria y esta no tiene precio
    2. No lo veo líder en el TOUR, SKY es un equipo hecho por británicos y Para británicos
    3. En el SKY le van exprimir al máximo como gregario y luego lo desechan, Alli no han brillado ni, Rigoberto, Porte, Ni Henao, ni Poels todos ellos no británicos. Y de una calidad tremenda

    Si Nairo decide cambiar de equipo los ideales son el CCC hoy BMC, un equipo moderno que trabaja muy bien la contrarreloj y requiere un gran líder ya que se va Porte, otro equipo puede ser el Orica.

    Ahora analicemos será que Nairo tuvo un desarrollo precoz y sus mejores épocas ya pasaron, puede ser de todas formas fue muy bueno. Otra cuestión que analizo es que Nairo no llego en un buen pico de forma o que la semana inicial lo desgasta y estresa muchísimo y Nairo por su contextura menuda no tiene la reservas suficientes para superar la primera semana en buena forma.

    De todas maneras Hoy día MoviStar tiene un gran equipo, en mi opinión deberían enfocar a cada uno de sus líderes en una grande para no apostar todo a una sola carrera, por ejemplo:
    Nairo: Al Giró se le adapta muy bien, tiene mucha montaña un clima más fresco y menos estresante en esas etapas iniciales, eso si Nairo debe mejorar la contrareloj
    Landa: Al tour muy bueno y en plena progresión eso sí mejorando la contrarreloj
    Valverde y/o Soler a la vuelta, carreras de sus país, muy bueno el uno ya demostrado y Soler en pleno ascenso con muy buena contrarreloj y un futuro excelente en el Tour.

    Fernando Gaviria: Debe volver al tour con una mejor preparación, ejemplo:
    1. Mejorar el fondo para ser competitivo en etapas de más de 215 Kms.
    2. Mejorar en la montaña un poco para llegar a Paris.
    3. Enfocarse en ganar etapas y olvidarse de la camiseta verde, no tiene potencial para vencer en esa modalidad a Sagan y por estar en esas puede sacrificar triunfos de etapa y de todas formas no ganar la verde.

    Rigoberto Uran; Por su parte sigue haciendo las cosas bien, es muy inteligente y sabe que le conviene y como exprimirse.

    • Roylester
      30 julio, 2018 at 11:37 pm

      Buen punto de vista saludos

  17. Milton Noy
    30 julio, 2018 at 11:36 pm

    Partiendo de la buena fe. Estamos viviendo una transición entre el ciclismo puro y el ciclismo de laboratorio, entre las sensaciones, las oportunidades, el azar, las afectaciones inmunologicas, otras tantas cosas que asumiamos como lógicas y ahora la era de la programación del ciclista como un ordenador, ningún numero al azar, todo contemplado, el cansancio como una imperfeccion, las ganancias mínimas como un esquema industrial que no soporta algo fuera del rango perfecto. De por sí esto puede tener un éxito sin retorno, pues son muchas las personas que disfrutan de lo perfectamente encausado y ya no del espectáculo épico. En unos años asumiendo que las escuadras optan por dar el paso hacia un ciclismo de laboratorio, veremos un pelotón aun mas reducido y como si se tratasen de verdaderas maquinas disputando sprints masivos en llegadas superiores a los 2000msnm y clasificaciones generales definidas hasta por centésimas de segundo. Suena exagerado pero la historia misma nos ha mostrado que en medio de esta evolución a mayor competencia menores diferencias y si esto es lo que gusta o lo que vende, pues para allá vamos.

  18. Ivan Dario GarcesB.
    1 agosto, 2018 at 10:02 am

    Estoy de acuerdo… lo que se tiene que buscar es precisamente cambiar politicas de apoyo al ciclismo de parte de los gobernantes y la cultura de un adecuado apoyo de parte de la gente…y luego contratar seleccionados sabios e idoneos… mejorar politicas… ciclorutas adecuadas, bermas adecuadas y cultura ciudadana.

  19. Javier
    2 agosto, 2018 at 3:09 am

    Desde que sigo el ciclismo (epica de Indurain) la mayoria de ganadores de las GV (o al menos el tour) han sido grandes CRistas. Y los que no, lo ganaron porque mejoraron mucho en la CR como el caso de Pantani.

Deja un comentario