Conoce a… Camilo Mendoza, el escarabajo que vuela en Argentina

Por @FXavierVidela

Por lo general, utilizamos esta sección para dar a conocer a jóvenes, y no tan jóvenes, talentosos con historias un tanto particulares, como han sido los casos de Campbell Flakemore, quien hace poco anunció su retiro, o el argentino del Novo Nordisk, Emanuel Mini.camilo mendoza

En esta oportunidad, es turno de presentar a Andrés Camilo Mendoza Ramírez, un colombiano de 24 años que hace poco dejó su país, una nación que actualmente es potencia mundial en el ciclismo, para aventurarse en las rutas argentinas.

Nacido el 18 de julio de 1991, nuestro protagonista creció en la capital de Bogotá. “Me crié en la ciudad. Recuerdo una infancia muy buena, compartiendo mucho con mi numerosa familia, primos, abuelos, tíos…”, rememora, quien se define como “muy sencillo, de perfil bajo perfil y carismático”.

Sobre su círculo íntimo, cuenta que su padre “falleció hace 13 años”, aunque su madre sigue en vida, al igual que sus tres hermanos mayores, Giovanny, Nelson y Carlos. “Ellos tienen un negocio familiar de toda la vida. Se dedican a los cultivos y a la comercialización de verduras en almacenes de cadena en Colombia. Allí, cada uno tiene una función, donde mi mamá es la cabeza de la empresa. Por el momento, yo estoy con el ciclismo y les echo una mano cuando puedo”.

Pasando al deporte pedal, recuerda cómo fue su inicio en el mismo. “Llego porque, al año que mi papá fallece, en el 2003, había una carrera de ciclismo cerca de mi casa. Mis tíos fueron a buscarme y me querían llevar para sacarme un poco del hogar y que tuviera otro ambiente”, relata. “No tenía bicicleta, así que me consiguieron una prestada. Fuimos, y gané la carrera”, sigue. “De ahí en más, me animé, un hermano me compró una bicicleta y empecé a correr los fines de semana, cada 15 días…”.

Sin embargo, el ciclismo no fue su primera experiencia. “Antes hice otros deportes, como natación, pero por gusto, no como profesión. El fútbol nunca me gustó, ya que cada vez que jugaba se me hacían lesiones en los pies. En casa son todos muy aficionados al ciclismo, mi padre participó en algunas carreras, al igual que mi hermano mayor”, aunque “por cuestiones económicas tuvo que dejarlo“. 

Antes de arribar a Argentina, Camilo estuvo en las filas de “buenos equipos” en Colombia, aunque por “causas administrativas” no pudo seguir en ellos. Una de esas escuadras fue el Formesán, donde “fui compañero de Óscar Sevilla y del ‘Gato’ Félix Cárdenas”, dice orgullosamente.

“También estuve con el equipo de las Fuerzas Armadas de Colombia”, agrega Mendoza, quien, sin embargo, resalta a un equipo que “siempre me apoyó desde mis inicios y me siento muy agradecido con ellos: el Multirepuestos Bosa, dirigido por Fabián Melo”. Él confió en nuestro protagonista “desde que tenía unos 17 años, con él fui a mi primera carrera en Colombia y he tenido un apoyo incondicional de su parte”.

Entre sus éxitos, Camilo menciona que fue “campeón departamental de ruta en 2013 y 2015; el primero fue en Sub 23, y este año en élite”. Además, fue protagonista en varias carreras de su patria, donde “me codeé en grandes carreras con los mejores ciclistas del país”. Incluso, logró alzar los brazos en la Clásica del César, una carrera que también ganó en su momento el reconocido José Serpa.

Mientras que, en el exterior, compitió con el Formesán en el Tour de Trinidad y Tobago 2012, donde logró hacerse con el Subcampeonato en la clasificación de los jóvenes. “Me adapto muy bien al clima allí, donde realizamos un gran trabajo” y Edwin Ávila, corredor hasta esta temporada del Team Colombia y campeón mundial en la Pista, se quedó con el título élite.

Pero fue el año pasado, en República Dominicana, donde “tuve mi mejor desempeño, en la carrera más importante en que he competido”, la Vuelta Independencia Nacional (NdR: fue 57° en la general y 4° en la etapa 6). En el país centroamericano se midió con los continentales Astana, Team SmartStop, InCycle-Predator Components, Movistar Team Ecuador o el Team Differdange-Losch.

En la actualidad, Mendoza se encuentra corriendo en Argentina, precisamente en la provincia cuyana de San Juan, a la que llegó “gracias a un acuerdo con Marcos Jácamo, del equipo Jácamo Refrigeración”. En la ‘Tierra del Sol’, vive con el mencionado patrocinador del equipo  y otro ciclista del equipo, el bonaerense Diego Charri.

Sobre su decisión de volar al país ‘gaucho’, declara: “En Colombia ha terminado la temporada y no había corrido muchas carreras debido a una lesión de rodilla. En cambio, aquí recién empieza y el terreno se presta mucho para mis condiciones”.

“Aquí llego a un 70% de mi nivel. Me adapté bien en mi primera carrera, me han acogido muy bien y creo que voy a mejorar mi nivel al paso de los días”, añade nuestro protagonista, quien el pasado fin de semana fue 2° en la clasificación de las metas de montaña en la Clásica Doble Chepes, una prueba perteneciente al calendario sanjuanino.

Enfrentando cada fin de semana a talentosos corredores argentinos, entre ellos los hombres del SEP San Juan continental, Camilo no descarta “hacer una gran temporada hasta diciembre” e, incluso, se anima a soñar con “tener una oportunidad con algún equipo de acá para correr el Tour de San Luis”.

Mendoza no tardó en sobresalir y no sería ilógico un llamado para el Tour puntano pero, por las dudas, avisa el tipo de atleta con el que se topará el público ‘gaucho’. “Como corredor, voy bien en todos los terrenos y me gusta ser agresivo. Me refiero a que me gusta mucho estar en la pelea de sprints, montaña, etapas y también meterme en fuga”, aunque confiesa que “mis mejores victorias han llegado al sprint”.

Sobre las diferencias que encontró entre su Colombia y la provincia argentina, menciona que “me estoy adaptando un poco mejor a los horarios”, ya que “allá arrancamos a las 6 de la mañana, no se duerme siesta, anochece un poco más temprano y dormimos a las 8 o 9 de la noche”. Mientras que, en San Juan, sí se duerme tras el almuerzo. Además, “aquí he visto que algunos compañeros salen con un té o algo sencillo. La verdad, para mí es malo salir a entrenar sin desayunar, pero ellos se han adaptado y les da resultados”.

Respecto al nivel y la geografía cuyana, “no hay muchas diferencias”. Los sanjuaninos tienen un ciclismo “muy bueno” y corredores con “un gran nivel y muchas condiciones”. Mientras que las montañas “no son tan largas” como en el país caribeño, donde casi todas tienen “entre 15 y 30 kilómetros de distancia”.

Como todo ciclista, nuestro entrevistado sueña con llegar a Europa. “No lo veo lejos, creo que tengo condiciones. Voy a un paso lento pero seguro. Espero, a más tardar en dos años, estar compitiendo en Europa”, comenta ‘El Cafeterito’, tal como le apodan en el pelotón sanjuanino.

Este es Camilo Mendoza, un escarabajo que viaja en el camino contrario al de sus compatriotas pero que, gracias a su genética y tesón, podría llegar a lo más alto a base de victorias en Argentina. Para eso, deberá superar las exigencias de un ciclismo de altísimo nivel como el de San Juan, aunque si algo le sobra a este sufrido joven, es fuerza de voluntad para lograrlo.

Franco Xavier Videla

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2015 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved