Daniel Zamora, con un analítico adverso por EPO durante la Vuelta a San Juan 2019

Por @pmpalermo

Daniel Zamora fue provisionalmente suspendido por la Unión Ciclista Internacional (UCI) luego que uno de sus tests antidopaje realizado durante la Vuelta a San Juan arrojara un resultado analítico adverso por EPO. El pedalista fue «Rey» de la montaña, mejor argentino y sanjuanino en el evento.

Bettini foto

La UCI publicó en su sitio oficial la información respecto al hombre de la Agrupación Virgen de Fátima. Zamora fue gran protagonista durante la ronda de su provincia, clasificando en el top 10 en dos de las siete etapas.

En este punto vale la pena aclarar que se trata de un atleta reincidente, puesto que ya había dado positivo en la Vuelta 2014. Eso sí, los controles los realizaba el Cenard (Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo) y la competencia no era internacional.

La muestra en cuestión se tomó el 30 de enero, luego de la etapa 4 de la carrera argentina. La misma, ganada por Fernando Gaviria, llevó al pelotón de San José de Jáchal – Valle Fértil a Villa San Agustín.

Ampliaremos…

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? Seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2019 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

7 comments for “Daniel Zamora, con un analítico adverso por EPO durante la Vuelta a San Juan 2019

  1. DOPADOS
    25 marzo, 2019 at 5:30 pm

    siempre casos de dopaje en sudamerica que raro….. siempre en la carrera Argentina….. casualidad? no lo creo

    • 25 marzo, 2019 at 5:36 pm

      Estimado amigo: como argentino, me pone muy contento que pillen a los tramposos. Lo único, le sugiero que no generalice ni acuse, porque Colombia es la nación con más suspendidos por dopaje actualmente. Saludos

      • Juan C.
        25 marzo, 2019 at 5:47 pm

        Pablo, tu mención a Colombia sugiere el mismo tipo de generalización. No te dejes tentar por estos fanáticos que no merecen la mínima atención.

        • 25 marzo, 2019 at 5:49 pm

          Ninguna generalización Juan, ofrezco un dato puntual: Colombia es el país con más suspendidos por la UCI a día de hoy. Como el amigo colombiano en cuestión hizo un comentario tendencioso, le respondí con información pura y dura.
          En lo personal, me duele que haya tramposos en Colombia, Argentina o China. Me alegro que la UCI los suspenda a todos.

    • Polystes
      25 marzo, 2019 at 8:41 pm

      Soy colombiano pero no me puedo tapar los ojos. No se les olvide que es en Colombia, nuestro país, en dónde más casos de dopaje se presentan. Vamos empatados en el primer lugar con Costa Rica. Así que, un cierre en la boca por favor, porque si nuestros ciclistas que corren en el mundo son nuestro orgullo, los caso de doping en el lote nacional son pan de cada día, estimulados por técnicos, médicos, patrocinadores, locutores y la vergonzante federación colombiana de ciclismo que se hace la de la vista gorda; es la ley del silencio. Porqué crees que ninguna carrera nuestra, salvo la reciente 2.1, es Uci? Averigua!
      A los hermanos argentinos, por el contrario, que dolor! Pero sabemos que como aquí, allá también hay quienes condenan ese delito, en el que el único que sufre es precisamente el menos culpable: el ciclista. Lo sancionan y ahí se corta la cadena de responsabilidad. Absurdo! A la vieja raposa y tramposa de la uci tampoco le interesa que la estela de la culpa caiga sobre todos los implicados.
      Quién se la sugirió? Quién se la recetó? Quién se la consiguió? Quién se la vendió? Quién……?
      El único que paga es el ciclista!

  2. Jesús Domínguez
    25 marzo, 2019 at 6:02 pm

    Hay tramposos en todos los continentes y países.
    Si son chicos jovenes, todavía es perdonable. Cuando eres joven puedes cometer muchas estupideces. Cuando se trata de corredores veteranos…. Tiene poco perdón el asunto.

  3. 25 marzo, 2019 at 6:27 pm

    Cada vez se hace más necesario el pasaporte biológico y un mejor control de muestras en Colombia y en Latinoamérica de lo contrario se continuará cargando un estigma muy complicado en el ciclismo profesional local. Lo peor que se puede hacer es negar una realidad que es tangible. Poniendo en riesgo los ciclistas jóvenes, muchas veces sin conocimiento. Como médico me es incomprensible el uso de EPO en Latinoamérica donde se privilegia el ciclismo en la región andina en zonas de bastante altitud. Arriesgando a los ciclistas a eventos tromboembolicos y infartos distantes severos. Y así un sin fin de sustancias con efectos adversos muy graves para disminuir el dolor o aumentar la masa muscular, y casi siempre en dosis supraterapeuticas produciéndose daños severos a los riñones la suprarenales o el páncreas.
    Esto sólo se detendrá con un mayor control sobre las sustancias y penas más severas no para el deportista que casi siempre termina de conejillo de indias sino para la persona que los suministra.

Comments are closed.