El relevo de Hinault, tres décadas más tarde

Por @pmpalermo

Casi 30 años pasaron desde la última victoria francesa en el Tour, su carrera, ya que nadie logró escalar al primer peldaño de la general luego de que Bernard Hinault se coronara por quinta y última ocasión, en 1985. pinot-bardet-660x440

Durante esa larga brecha temporal, fueron muchos los que intentaron sin éxito ocupar los zapatos del mítico «Tejón», y aunque varios dejaron huella a su modo, ninguno logró el objetivo máximo de ubicar a un galo en lo más alto.

Moureau, Voeckler, Chavanel, Virenque, Durand, Bernard, Fignon, Boyer, Mottet, Leblanc o Jalabert son los apellidos más ilustres que vienen a la memoria en el período en cuestión, tres generaciones que comparten el mismo sentimiento agridulce de no haber podido devolver el Maillot Jaune a la patria.

Pero eso puede cambiar de la mano de una nueva camada que, como ninguna otra antes, entusiasma sobremanera a propios y extraños debido a su enorme talento y juventud, hecho que les augura un futuro brillante.

Romain Bardet, Thibaut Pinot y Pierre Rolland son las caras visibles de la novel oleada francesa que aspira a recuperar el trono perdido para su país, todos sumamente dotados para la escalada, además de centrados y valientes para correr.

Vamos a conocerlos un poco mejor…

Comencemos por el de Ag2R, uno de los favoritos de esta redacción merced a un talento innato y naturaleza centrada que lo llevan a desenvolverse como un veterano pese a contar apenas con 23 primaveras.

Bardet llamó la atención de propios y extraños en 2013 cuando, aún sin prepararse a tope debido a sus exámenes universitarios, acabó en el 15° lugar y fue el mejor francés del Tour, hecho significativo que un año más tarde es anecdótico con tres integrantes de la orgullosa nación anfitriona entre los 10 primeros.

El pedalista de Brioude (Haute Loire), tiene además un físico privilegiado como queda a la vista en sus espigados 184 centímetros y 65 kilos, y su progresión ha sido maravillosa desde julio pasado, punto de inflexión en su trayectoria que le permitió ser líder de la estructura de Lavenu.

Así, sus prestaciones no son sorpresa, más aún si se tiene en cuenta su currículum del curso: 10° en GP La Marseillaise, 13° en Omán, 4° Classic Sud Ardeche, 1° Valence Drome Classic, 36° en París Niza, 4° Volta a Catalunya, 10° en París Camembert, 33°Amstel Gold Race, 35° Flecha Valona, 10° Lieja, 15° Bayern Rundfhart y 5° en Dauphiné.

Luego llegó la ronda francesa y allí se mantuvo siempre en vanguardia los días complejos, y obviamente, explotó en las montañas, donde su peor resultado fue 12° en Pla d’Adet en tanto que Chamrousse fue la trepada en la que cedió más tiempo, curiosamente cuando fue el que mejores piernas mostró. Su peor cara quedó expuesta en el 16° tramo, cuando cayó del 3° al 5° tras los embates de Pinot.

Por su parte, Thibaut Pinot ya se había dejado ver en lo más alto en 2012, cuando trepó al 10° puesto de la general con victoria de etapa incluida y excelentes performances cuesta arriba. Pero como muchos saben, su temor en los descensos lo sacó de la edición posterior obligándolo a trabajar especialmente para superar el problema, algo que logró con éxito y le permitió ser competitivo en La Vuelta a España, donde firmó un excelente 7° puesto.

Ya en 2014 todo regresó a la normalidad para el de Mélisey (24 años, 1.80 mts y 63kgs), aunque su aproximación a julio no fue igual de exitosa que la de Bardet: 53°GP La Marseillaise, Tour de Omán (-), Tirreno Adriático(-), 13° Volta a Catalunya, 9° País Vasco,10° Tour de Romandía, 5° Bayern Rundfhart y 15° Tour de Suiza.

Evidentemente se guardó lo mejor para el Tour, arribando entre los mejores 5 cada final en alto y siempre dando la cara con muestras de agresividad envidiables que lo pusieron 3° en la general.

Pierre Rolland (Gien, 1.84 mts y 67 kgs) completa el trío de vueltómanos de Francia, pero el de Europcar ya cuenta con algo más de rodaje a sus 27 años puesto que inscribió su nombre en el top 10 del Tour dos veces: 10° en 2011 y 8° en 2012. franceses

Tras un 2013 gris en el que nunca encontró sus mejores sensaciones, el ladero de Voeckler acudió al Giro este año y brilló con luz propia, terminando en el 4° escalón y mostrándose como el más agresivo de la cita en las trepadas, donde no llegó a levantar los brazos pese a merecerlo largamente.

Rolland no suele destacar en las pruebas de aproximación a sus objetivos, y por eso su paso estacional ha sido intrascendente, pero lo concreto es que sí aparece en las vueltas de tres semanas y, además de la mencionada Corsa Rosa, en la Grande Bouclé que nos atañe  marchó cercano al 10° por inercia, porque no estuvo en plenitud tras el gasto realizado en mayo.

Presentadas las cabezas visibles de la estupenda camada de sucesores de Hinault, también hay que conocer a otros que los acompañan, cada uno en su especialidad y en su mayoría con mucho camino por recorrer: Warren Barguil, Kenny Elissonde, Tony Gallopin, Cyril Gautier, Alexandre Geniez, Alexis Vuillermoz, Arthur Vichot y velocistas como Bryan Coquard, Nacer Bouhanni y Arnaud Démare.

Todos estos atletas conforman el grupo que aspira a terminar con décadas de sequía, pero fundamentalmente a recuperar la estirpe de su ilustre antecesor, que observa cauto desde su labor protocolar en el podio cómo se desarrollan aquellos llamados a reconquistar el tesoro más preciado del ciclismo francés, el inigualable Maillot Jaune.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos?seguínos en  @CiclismoInter
                                           

5 comments for “El relevo de Hinault, tres décadas más tarde

  1. Fdgotelli
    21 julio, 2014 at 4:12 pm

    Raro que siendo todos tan altos no destaquen en la crono, igual tienen margen de progresión. A mí me gusta mas Pinot pero me parece que Bardet tiene para pasarlo.

  2. 14 octubre, 2014 at 4:49 pm

    Creo que el mejor de Francia es Warren Barguil, tiene la valentía de Rolland y trepa mejor que Pinot y Bardet. A mi parecer.

Comments are closed.