Entrevista: Taylor Gunman – «Viviendo el sueño»

Por David Hunter

Aunque a todos aman las grandes carreras, el ciclismo es mucho más que eso, y no debe dejarse de lado citas pequeñas en las que se esconden personajes muy interesantes. Uno de ellos es Taylor Gunman.taylor-gunman

Quizás los más fanáticos estén al tanto de este pedalista, pero para quienes no lo conocen, es válido un rápido repaso sobre él, neocelandés de 25 años que se coronó campeón de crono en su patria durante 2014.

Un año después se llevó la New Zealand Cycling Classic y la Oceania Road Race, todas visitiendo los colores del exitoso Avanti. Sin embargo, a inicios de 2016, Taylor decidió emprender una nueva aventura con el equipo continental británico Madison Genesis.

Quizás como ningún otro país, Inglaterra posee varias estructuras de esa categoría con pedalistas profesionales de tiempo completo, hecho que eleva el nivel base del calendario local. Con eso en perspectiva, nuestro invitado explica los motivos de su fichaje.

“Cuando ya no compita, quiero poder decir que corrí en todo el mundo, contra los mejores y por eso cambié de escenario y de rivales», explica en exclusiva para Ciclismo Internacional. «Veo a gente como Mike (Northey) y Tom (Scully) y pienso que tienen excelentes trayectorias formando parte de esta formación», agrega. 

Pero un cambio de vida como ese no siempre es fácil y, normalmente, repercute en el rendimiento. “Fui afortunado y, al principio, viví con Mike. Eso me permitió estar con amigos hasta que encontré una casa propia. Lo más curioso es que me sentí cómodo enseguida con la ciudad de Stoke, perfecta para entrenar», narra.

«Nunca sentí nostalgia, las cosas no son tan diferentes aquí y, algo que es clave para mí, es hallar un lugar de esparcimiento y regocijo. Lo hice en un pequeño café llamado Tsp donde desarrollé lazos con el equipo. Es mi santuario», dice, mostrando una parte humana detrás del deporte.

Gunman tuvo suerte en hallar su café pero no en la elección del equipo, uno de los mejores del país. “Todo en Madison Genesis es sensacional. Es como una familia en la que los chicos se cuidan unos a otros. Fue especial para mí contar con Chuck, un ex compañero de colegio, como mecánico, así como el hecho de que Mike (Northey) se convirtió en director, porque siempre fue un modelo para mí cuando él era ciclista». 

Aunque había corrido pruebas importantes con Avanti, Taylor estaba a punto de subir su nivel. No hay que confundirse, una competencia 2.2 como el Tour de Normandía es durísima y con mucha presión, más para alguien que llega con lauros importantes. “En realidad me presioné a mi mismo porque llegué luego de la salida de Tom (Scully) y había que ocupar sus zapatos. Había realizado una excelente preparación y me sentía fuerte, pero la lesión me afectó mucho», rememora.

«Eso me sirve de motivación para el año próximo. También el modo en que me recibieron, porque nunca me sentí como el chico nuevo y siempre hablaron conmigo para que yo supiera lo que vendría. Hay mucha experiencia aquí, sobre todo en compañeros como Alex (Blaine), Erick (Roswell) y Tom (Stewart)”, acota.

Diversas dolencias tuvieron su efecto y nuestro invitado debió abandonar en el Tour de Normandía, Tour de Yorkshire y An Post Ras, esta última cuando viajaba bien ubicado en la general. “Fue un golpe muy duro. Me sentía bien y tenía confianza en lo que estaba haciendo y en que podía demostrar mi valor. Los compañeros nos cuidaron a Matt (Holmes) y a mí toda la semana y yo no pude devolverles nada»

Incluso con su desafortunada temporada, el equipo lo seleccionó para el Tour de Gran Bretaña, una señal de la confianza que le tienen. “Me sorprendió y, al mismo tiempo, fue un alivio. Era un objetivo para mí correr allí y cuando me informaron que trabajaría para mis compañeros fue una alegría enorme, que se acabó con la caída de la etapa 3, la más dura que he sufrido»

Una pena que los accidentes hayan arruinado el curso del «kiwi», pero lo más grave fue y es la lesión de rodilla. «Es un problema recurrente del que espero recuperarme. Recibí numerosas oportunidades y siento que no las aproveché como quería. ¿Errores o parte del aprendizaje? No importa como lo vean, debo encaminar las cosas la temporada próxima».

Con eso en vista, no sorprende el objetivo inmediato de Taylor. «Debo mejorar mi técnica. Las caídas tumbaron mi confianza y hasta sentí vuergüenza en algunos puntos. Por eso, llevo un mes haciendo Mountain Bike, una diversión extra en mi pretemporada».

Por supuesto que no todo se centra en eso, y el gimnasio es parte clave de la preparación. “Hago mucho fortalecimiento con pesas. Las lesiones me enseñaron que debo hacerlo y en todo el cuerpo, no sólo las piernas».

Con la temporada terminada, Gunman ya está de regreso en casa, donde entrenará aprovechando el verano del hemisferio sur. “Sólo rodé en Mountain Bike desde que retomé las actividades. Subí varias veces el Te Mata Peak en Napier e hice senderos. Me voy a quedar en Wellington, una ciudad ideal para esto»

La alimentación es parte del deporte, y el kiwi lo sabe, aunque no se obsesiona. «No tengo una dieta estricta o específica. Creo que hay que ser moderado y en alimentarme muy bien, comiendo lo que vaya a gastar. Amo comer y, claro está, parar a tomar un café».

Una ventaja para Taylor respecto a los británicos es que podrá mantenerse activo y hasta competir, empezando con el Tour of Southland. “Estaré allí y luego me enfocaré en los nacionales de enero. Me gustan mucho, porque no hay líderes ni equipos, es un duelo de todos contra todos. De todos modos, mi prioridad es el Madison y llegaré a Europa en forma gracias al verano movido que tendré».

Y ya que habla de unos y otros, nuestro protagonista explica las diferencias entre el ciclismo de sus dos realidades. “Aquí en casa será divertido y correré sin líderes. En Inglaterra es todo más profesional, con un nivel de equipos altísimo y un calendario brutal».

En lo que a la motivación refiere, Gunman revela lo que lo mueve a pedalear cada día. “Ser capaz de vivir el sueño. Amo competir, los retos y todo lo que el deporte ofrece aún cuando las cosas pueden salir muy mal», empieza.

«Cuando era chico quería jugar al Rugby y ser un All Black. Quería tener una carrera deportiva y lo logré, aunque en otro ámbito. También trabajé medio tiempo en una tienda de bicicletas y ahí aprendí que poder vivir del ciclismo es un privilegio», completa.

Con el 2017 no tan lejano en el horizonte, el neocelandés deja sus deseos para una temporada que se presume clave. “Debo mantenerme enfocado y progresar. Mi reto es superar el 2016 y lograr alguna victoria en Gran Bretaña. Siempre puedo exprimirme más y quiero extender mis límites». 

«Estoy ansioso por volver al Madison Genesis. Estoy en una edad en la que cualquier año puede ser el mejor o el último, así que estoy feliz de que me dieron otra chance», concluye.

El 2017 será un curso importantísimo en la vida de Taylor Gunman. Ya instalado en la escena británica, apunta a mantenerse sano y demostrar su potencial. Si lo logra, aparecerán las victorias y será capaz de seguir la senda trazada por otros que pasaron por Madison, como Tom Scully y Tom Stewart.

David Hunter

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2016 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved