Geraint Thomas, a un paso de ser estrella

Por @pmpalermo

Geraint Thomas es campeón de la Volta ao Algarve y no son pocos los que festejan, ya que en una de esas escasas oportunidades en las que se hace justicia, el galés recibió un merecido premio a incontables kilómetros de servicios prestados en beneficio del equipo.geraint Gales

No hay que equivocarse, no se trata de un gregario más con la sola (pero igualmente meritoria) capacidad de tirar del pelotón o llevar botellas de agua. Thomas es un virtuoso, un pedalista de los más completos del pelotón, que cuenta con las herramientas necesarias para lanzar un sprint, rodar con los mejores contrarreloj o en el pavé e incluso de subir (por ahora) puertos de media montaña. Básicamente, un arma letal para Sky.

Regularidad

Para entender un poco mejor de quién hablamos, basta sólo con repasar sus números de 2014, temporada monumental para él, en la que prácticamente no falló ni tuvo bajones físicos. Arrancó con un sólido 8° puesto en el siempre exigente Down Under (fue 3° en 2013), seguido por la 11° plaza en Andalucía, donde su capacidad para la crono lo dejó bien ubicado en el prólogo aguantando luego en las trepadas.

Posteriormente, poco le faltó para quedarse con la París Niza, de la que debió retirarse tras una tremenda caída luego de haber sido líder un par de jornadas. Su periplo siguió en las clásicas, donde dio la cara por Sky ante la desaparición de Boasson Hagen y la lesión de Stannard.

En el duro pavé, el galés estuvo siempre en la pelea de las grandes citas, clasificando 3° en E3 Harelbeke, 7° en París Roubaix y 8° en el Tour de Flandes, resultados al alcance de unos pocos que hablan por sí mismos pero no son sorpresa puesto que, salvando las distancias, ya se había impuesto en la Junior París Roubaix o alcanzado puestos de honor en ediciones previas de Omloop, Dwars door Vlaanderen, Flandes y Harelbeke.

Infatigable rodador formado en la pista, Geraint aprovechó el fondo de la clásicas en Alemania, donde se alzó con su segunda Bayern Rundfhart, una vez más, gracias a sus prestaciones sobre la cabra, que le pemitieron quedarse con la etapa del género por delante de especialistas como Barta, Kiryienka o Vandewalle.

El Dauphiné fue la siguiente parada, y allí acudió presto para vaciarse por su líder Froome, sin resaltar pero tampoco penando en un montañoso recorrido preparatorio para el Tour. Antes de partir rumbo a la Grande Boucle, también tuvo tiempo de subir al podio del nacional contrarreloj (2°).

En la ronda gala, y luego de la catástrofe de su jefe de filas, Thomas completó su actuación más destacada en un evento de tres semanas clasificando 22° en la general (Nieve fue el mejor Sky, 18°), merced a incontables fugas y una regularidad impactante que le permitió, junto a su obsesión por estar adelante, clasificar top 30 en 12 de las 21 etapas.

Es más, otra evidencia de lo atento que es para competir queda a la vista en el global de la campaña 2014, que indica que nuestro protagonista disputó 74 días de carrera de los cuáles sólo en tres quedó en una posición de tres dígitos (112° en Gent Wevelgem, 142° Schledeprijs y 116° en Quebec)

Acabado el Tour, cosechó su victoria más impresionante en los Commonwealth Games, donde atacó junto a Bauer y Thwaites a 50 kilómetros del cierre y bajo un diluvio, para dejarlos tirados luego con 11 kilómetros por recorrer. Pero lo que agigantó su imagen fue la pinchadura padecida a 5000 metros del arribo y el lento auxilio de su mecánico. Thomas se subió a la bici y sostuvo el pulso para ser campeón.

Casi sin respiro, lideró a los de negro en el siempre complicado Eneco Tour con una soberbia 6° colocación cimentada en su podio de la crono y otros dos top 10 en las jornadas finales, donde primaron sus virtudes para rodar en el viento y las cotas que tanto rédito le dan en las clásicas.

Ya sin nafta en el tanque, participó en las citas candienses y el Mundial, cerrando un agotador camino que le valió el premio como deportista galés de 2014 por delante del futbolista de Real Madrid, Gareth Bale.

Las clásicas, un objetivo posible

Terminado el necesario repaso estadístico, toca centrarnos en el presente, donde el Galés se acaba de consagrar en Portugal, una vez más, destacando en todo y dejando a la vista una forma física fenomenal en la antesala de sus objetivos: París Niza y las clásicas de primavera.

Con 28 años e ingresando en la madurez, 2015 debe ser el año de su explosión definitiva en los adoquines. Para eso son necesarias dos cosas: la primera, que Sky confíe de una vez por todas en él y ponga una alineación completa a sus órdenes sin importar los apellidos ilustres que puedan quedar de lado.

La segunda, que Geraint corrija pequeñas cuestiones tácticas, técnicas y crea más en sus cualidades. Es discutible pero, por ejemplo, en la Roubaix pasada gastó fuerzas vanamente al fugarse con Boonen en un movimiento que difícilmente hubiera tenido suceso y le quitó energías a la hora de la definición.

Pese a todo, su peor enemigo parecen ser las recurrentes visitas al suelo que, por caso, lo dejaron fuera de combate en San Remo, Flandes y Roubaix 2013, e incluso lo lastraron en el Tour de esa temporada. Los accidentes han marcado casi todas sus campañas, pero siempre que la salud lo acompañó,  estuvo en la pelea con los favoritos en el pavé y no hay motivo para pensar que no logre dar el paso adelante que le falta.

Mentalmente tiene otro inconveniente puesto que no piensa ni actúa como un líder. En plenitud y con la libertad de disputar en este arranque de curso, el galés afirmó que en Algarve iba a trabajar para Porte y (semanas antes) que el epicentro de su 2015 pasa por ayudar a Froome en julio. Esa generosidad puede ser un handicap en su rendimiento.

Geraint Thomas es la estrella encubierta de Sky  porque, además de todo lo antes mencionado, es innegable que cuando se piensa en los de negro, los primeros nombres que salen a la luz son los de Froome, Wiggins y Porte. Pero en el asfalto es el más eficiente y multifacético, una amenaza latente, lista para explotar de modo definitivo con una victoria de renombre que lo eleve en la consideración general como la figura que realmente es.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2015 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved