Giro de Italia 2019: Los sprinters

Por @pmpalermo

Se avecina el 102° Giro de Italia y, aunque los escaladores y vueltómanos se llevan la mayor parte de la atención, es una realidad que los sprinters tendrán sus momentos. Aunque no tantos como querrían, los reyes de la velocidad pujarán por enseñar al mundo sus atributos.

Antes de centrarnos en los nombres, es bueno mencionar la dureza global del recorrido. Los sprinters tendrán que superar miles de metros de desnivel para tener chances, incluso en días con final favorable a ellos, encontrarán subidas que pondrán a prueba su forma.

Esto no es un dato menor, puesto que verán mermadas sus energías, algo que podría alterar el normal desarrollo de los embalajes masivos. En los papeles, dispondrán de seis parciales para dirimir diferencias.

Por su dominio en 2018, el primero en la lista es Elia Viviani. Llega con una campaña algo más modesta que antaño, aunque no demasiado, y será punta de lanza de un equipo top para estas cuestiones como es Deceuninck-QuickStep.

Su tren no es el que él hubiera elegido, pero aún así, tendrá excelentes lanzadores: Jungels, Honoré, Sénéchal, Serry y Sabatini, su hombre de confianza. Esto sería suficiente para posicionarlo de cara a partir en punta.

Dicho esto, si no lograra o quisiera iniciar su volata adelante, es de los pocos capaces de levantar los brazos remontando. Algo reservado para unos pocos en todo el mundo. Corre en casa, es campeón nacional y vestirá uno vistoso maillot distintivo, motivaciones adicionales.

Fernando Gaviria luce como uno de los pocos capaces de superarlo. En plenitud, está en el top 3 de los velocistas, pero la duda llega de la mano de sus últimas semanas competitivas, puesto que no rindió de Tirreno-Adriático en adelante. Si él está fino, entonces alzará los brazos.

Su tren es más fuerte de lo que parece, con Bohli, Marcato, Molano y Consonni. De hecho, este bloque luce más rápido que el de Deceuninck, al menos en las dos últimas posiciones. En su contra, la falta de experiencia.

Pese a su juventud, el colombiano ya sabe lo que es ganar en rondas de tres semanas y eso le dará una tranquilidad que no tuvo en eventos del género previos. Además, ostenta un historial positivo en enfrentamientos mano a mano contra Viviani, Ewan y Ackermann.

Pascal Ackermann posee una velocidad impresionante y ha progresado muchísimo a lo largo de la campaña anterior. Correrá con la presión de haber sido elegido por encima de Sam Bennett, principal oponente de Viviani en 2018 y protagonista excluyente de este 2019.

El alemán gozará de los favores de un buen tren, en el que sobresale su último hombre, el experimentado Selig. Benedetti, Schwartzmann y McCarthy completan la nómina, pero la misma se antoja inferior a las antes mencionadas.

No sólo eso, sino que Ackermann es debutante en grandes vueltas, algo que sumado al «tema Bennett», le pesará aún más en las piernas. Eso, y la acumulación de fatiga por nervios y kilómetros que nunca antes conoció. Si no da la campanada temprano, es casi imposible que lo haga después.

Uno que tiene más opciones es Caleb Ewan. El australiano ya celebró en Giro y Vuelta, es de los más veloces del mundo y correrá arropado por un experimentado y potente tren de lanzamiento: Hansen, Van der Sande, De Buyst y Kluge.

Si la maquinaria funciona, posee el potencial para controlar de lejos -sumarían a los otros rodadores del equipo- y el aussie tiene con qué rematar. Al igual que Gaviria y Viviani, es de los pocos que pueden ganar remontando.

Un caso curioso es el de Groupama-FDJ, que arriba con uno de los trenes más sólidos. La cuestión es el «rematador», puesto que Arnaud Démare no es tan veloz como sus contrincantes antes citados y, como si eso no fuera suficiente, hace rato no brilla a tope.

Se llevó el gato al agua dos veces en las dos ediciones anteriores del Tour de France. Sin embargo, no llega tan fino como al evento francés y, por caso, no ha alzado los brazos en 2019. FDJ tiene a rodadores como Ludvigsson, Scotson y Konovalovas, a los que se suman Le Gac, Sinkeldam y Guarnieri.

Este cuadro tiene todo para dominar las volatas, y esa es su principal alternativa. Si colocan perfecto a Démare, el rocoso velocista puede triunfar. Si no, el favorito de Madiot tiene otra chance: estar al acecho en busca de un hueco para colarse en caso de caídas y caos.

Justamente esa puede ser la táctica de Sacha Modolo, un sprinter muy técnico al que sólo le bastará con que alguien lo deje a rueda de los hombres top. Aún así, se antoja improbable que el de EF sume, algo que no hace desde la edición 2015, cuando Ferrari y Richeze lo condujeron al éxito.

Giacomo Nizzolo se esfumó después de su fantástico 2016, año en el que tampoco pudo estrenarse en grandes vueltas. Cambió de escuadra y será la cabeza visible de Dimension Data, donde Ryan Gibbons y Mark Renshaw lo auxiliarán.

Contra este nivel de rivales, con un tren tan débil y sin estar a tope, es prácticamente imposible que el italiano cambie la historia. El propio Gibbons podría sorprender, tal como hiciera en 2017.

A los 29 años, Davide Cimolai ha explotado en toda su dimensión con Israel Cycling Academy. El italiano acude pletórico, tras haber realizado excelentes actuaciones en Tirreno-Adriático, Eschborn-Frankfurt y, sobre todo, Castilla y León. Allí fue campeón y se adjudicó dos de las tres jornadas.

No es sprinter puro y eso le abre la puerta a buscar arribos reducidos o en desnivel. Eso no quita que se mezcle con Gaviria y compañía, pujando por una clasificación honorable. Es muy rápido, es líder del conjunto y tiene la moral por las nubes.

Matteo Moschetti es un joven prospecto con un futuro tremendo. Aunque es posible que esté en la decena de avanzada durante los primeros embalajes del evento, su inexperiencia a este nivel puede cobrarle factura. Merece el beneficio de la duda por su genética privilegiada.

El listado lo completan tres hombres muy veloces: Manuel Belletti, Jakub Mareczko y Juanjo Lobato. El primero es ideal para arribos reducidos y se colará en la decena de avanzada en llegadas masivas. Ha hecho eso durante años y sólo una merma en sus capacidades cambiaría los hechos.

En el caso del corredor de CCC, será lanzado por el capitán -Francisco Ventoso- y Łukasz Owsian. El veloz sprinter tendrá un poco de presión por, finalmente, demostrar lo que tanto promete desde hace temporadas. Las cosas no lucen muy promisorias para él.

Por último, el español. Es un atleta con buena punta de velocidad y piernas escaladoras superiores a las de otros velocistas. Es una carta aceptable de cara a llegas en desnivel o después de días duros, con mucha escalada.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? Seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2019 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

2 comments for “Giro de Italia 2019: Los sprinters

  1. Anibal
    10 mayo, 2019 at 11:23 am

    Muy burn análisis, me suscribo en casi todo. Quiero ver a Ackerman que tan rápido pueda ser frente a hombres como Viviani, Ewan o Gaviria en plenitud de forma. Mi referencia es que el aleman ha sido ganador frente a hombres de segundo y tercer orden, Hodeg por ejemplo lo ha puesto contra las cuerdas y honestamente Hodeg no está en el nivel de los top.

  2. Juan Pablo Toro
    10 mayo, 2019 at 9:08 pm

    Excelente análisis. Como le dice el artículo vamos a ver quien es el que mejor puede rematar despúes de estos exigentes recorridos. Esperemos que a Gaviria le vaya bien, de pronto su paso por las clásicas le hayan servido de algo por lo exigentes, aunque no brilló pudo haber recibido lecciones importantes. De pronto este tipo de recorrido para estas volatas era mas para el perfil de Kristoff.

Deja un comentario