Informe: 2015, la explosión definitiva del ciclismo danés

Por @pmpalermo

Más de uno se llevó una sorpresa en el último Tour de l´Avenir, cuando los jóvenes representantes de Dinamarca se quedaron con cuatro de las siete etapas y encabezaron la general las dos primeras jornadas, acaparando gran parte del protagonismo destinado a las potencias.soren kragh

Por más que no parezca por los problemas del saliente Cult Energy Pro Continental, el ciclismo de Dinamarca goza de muy buena salud, tanta, que desde ciclismointernacional.com estamos en condiciones de afirmar que hoy cuentan con una nueva generación dorada, como fue en su momento, la de Bo Hamburguer, Bjarne Riis, Jesper Skibby, Rolf Sørensen, Brian Holm o Lars Michaelsen.

Claro está que, dichos nombres, pertenecen a una era oscura de este deporte y que, en su mayoría, estuvieron vinculados con el dopaje, así como también Michael Rasmussen, uno de los más destacados de la camada que los sucedió.

Casualidad o causalidad, lo concreto es que desde entonces, los corredores surgieron en cuenta gotas, con Nicki Sørensen, Matti Breschel, Chris Anker Sørensen, Jakob Piil, Michael Mørkøv, Lars Ytting Bak, Alex Rasmussen y Jakob Fuglsang como los más sobresalientes, pero mucho más terrenales que sus predecesores.

Los años pasaron y, mientras los representantes daneses hacían lo que podían de modo aislado -con Breschel coqueteando en los mundiales, Fuglsang estableciéndose como vueltómano y los Sørensen recolectando dianas en las grandes- una nueva hornada se gestaba.

De a poco, comenzaron a despuntar y, fue así que en 2007, Andre Steensen llegó a ser 3° en el Tour de L´Avenir. Lamentablemente, se fue diluyendo y terminó por retirarse en 2014, mermado por las lesiones.

Pero había luz al final del túnel. Muchos otros atletas saltaron al ruedo y se revelaron como futuras estrellas, mientras que otros quedaron en el camino y hoy son gregarios o ciclistas promedio. Sebastian Lander, Rasmus Guldhammer, Rasmus Quaade y Martin Mortensen, son algunos de éstos últimos.

Pelotón de lujo

En simultáneo, otro grupo seguía un camino más largo y difícil, dominando el panorama desde la categoría junior, monitoreados por la mirada experta de Morten Bennekou, a cargo de las selecciones sub23 pero devenido en una suerte de «padrino» del ciclismo danés. Vale la pena remarcar que, Bennekou, ha sido contratado por Giant Alpecin, dejando su puesto al ex Saxo, Anders Lund.

Una vez más, el Avenir galo fue trampolín para varios de los miembros de la nueva hornada, con Michael Valgren como vencedor de una etapa y Kristian Haugaard de la montaña en 2013 o, ya en 2014, con las actuaciones de Asbjørn Kragh Andersen (hoy en Delko Marseille) y Magnus Cort, fichado por Orica GreenEDGE, que tiene grandes esperanzas en él.

A ellos se sumaron, este año, Søren Kragh Andersen (hermano menor de Asbjørn y flamante incorporación del Giant-Alpecin), Mads PedersenMads Würtz, enormes talentos con un margen de progresión que asusta y, por ahora, no tiene techo.

Sin ir más lejos, Würtz se coronó campeón mundial contrarreloj sub 23 en Richmond, relegando a locomotoras como el alemán Lennard Kämna, sin olvidar que alguna vez, venció en la París Roubaix junior. Mientras que Pedersen, de apenas 19 años, fue 2° en el ZLM Roompot Tour, y luego se midió de igual a igual con los profesionales en 4 Jours de Dunkerque (6°) y Tour des Fjords (8°).

Párrafo aparte para Søren Kragh Andersen, la aparición más excitante para Dinamarca en los últimos tiempos y vencedor de las citadas etapas en el Avenir, que lideró dos días. Además, celebró en el ZLM Roompot Tour y el Hadeland GP y añadió varios top 10 más: Volta Limburg Classic, Ringerike GP, Tour de Berlín, París Arras Tour y Tour des Fjords.

Ciertamente que, el antes mencionado Valgren, tiene todo para ser una estrella. Con tan sólo 23 años, se maneja como un veterano, es un rodador impactante, puede subir y, como si eso no fuera suficiente, planea perder peso para progresar en dicha disciplina.

Algo más experimentado, Jesper Hansen (25) también explotó en 2015, cuando ganó el Tour de Noruega, culminó 6° en el Tour de Langkawi y se vació por Rafal Majka, podio en la Vuelta a España. Justamente en la última grande, el polaco contó con la labor de otro que dio un paso adelante en el curso que llega a su fin: Christopher Juul-Jensen.

Jensen, 9° en el complejo Eneco Tour, se alzó con la general en el Tour de su país y el nacional CRI, confirmando lo que hace rato se esperaba de él. Tanto llamó la atención, que Tinkoff no pudo retenerlo y vestirá los colores de Orica en 2016.

Un caso llamativo es el de Lasse Norman Hansen (en 2013 fue bronce en el mundial contrarreloj sub 23), pistard de lujo que nunca terminó de acomodarse en el Cannondale-Garmin y optó por dar un paso atrás con el Stölting Service Group, que respetará su programa olímpico. Hansen es una bestia en los velódromos y no será una sorpresa si se cuelga alguna medalla en Río. 

La misma estructura albergará las próximas dos campañas al prometedor Alexander Kamp, que ha entregado algunos destellos de su capacidad en el Tour de Dinamarca (9°), el Mundial sub 23 (5°) o el nacional en línea (3°).

Por último, todavía en ciernes pero con buenas referencias, están Michael CarbelMagnus Bak Klaris y Nicolai Brøchner. De estos, es pronto para esperar que aporten resultados, pero no pasará mucho tiempo antes de que se hagan notar en el pelotón internacional.

Su origen, una enorme ventaja

Como se puede apreciar, los daneses han ido asaltando el ciclismo grande sin prisa pero sin pausa, colando a sus embajadores en los principales equipos del lote. Pero, a diferencia de lo que sucede con los países del 3° mundo y hasta con algunos de Europa, estos atletas provienen de una de las naciones con mejor nivel socio cultural y económico del planeta.

Eso es una ventaja enorme, porque les da la tranquilidad de crecer y desarrollarse cómodamente en estructuras modestas, lejos de las presiones del World Tour, al que pasan cuando están listos y no por necesidad, como en el resto del globo.

Mads Pedersen. Foto: Graham Watson

Mads Pedersen. Foto: Graham Watson

Tal es el caso de Mads Würtz, que rechazó ofertas de las dos categorías más importantes del pelotón luego de su gesta mundialista y defenderá los colores del Trefor continental. «Quiero ir al World Tour cuando esté listo. No veo por qué debo apurarme y me tomo el próximo año para desarrollarme y ganar algunas carreras», dijo. Y como él, varios más.

Limpieza

Otro punto a mencionar es el del dopaje. Como en casi todos los países, la sombra del pasado sobrevuela en Dinamarca, que tiene a algunos ex corredores como asesores de la Federación para prevenir el uso de sustancias. El propio Bo Hamburguer, dopado confeso, publicó un libro al respecto y colaboró con las autoridades.

Además, las revelaciones de Rasmussen y la vinculación de Riis en cuestiones turbias, han calado muy profundo en la sociedad del país escandinavo. Tanto, que algunos ciclistas han protagonizado casos curiosos.

En febrero de 2014, Rasmus Quaade denunció que la UCI hizo mal su trabajo al realizar el control de rutina y, tras el evento de pista en el que participó en Colombia, acudió a la Agencia Danesa Antidopaje para hacer público el hecho.

Claro está que, tramposos hay en todas partes, pero el mero hecho de que esta nueva generación esté compuesta, principalmente, por clasicómanos y rodadores, es casi una garantía. ¿Por qué? Porque en un país llano, con su punto más alto a 170 metros snm, es lógico que así sea y sumamente sospechoso cuando se convierten en escaladores y vueltómanos.

Hay excepciones, como la de Fuglsang, quien compitió en Mountain Bike y vivió alrededor del mundo, pero la mayoría de sus compatriotas, suele cumplir con la norma antes explicada, hecho que los convierte en prospectos cada vez más atractivos para fichar.

Dinamarca se las trae y, a poco que sus corredores se asienten en el World Tour y adquieran experiencia, los resultados empezarán a acumularse. Hasta entonces, lo normal será verlos destacar en citas secundarias o a nivel selecciones, paso lógico y previo a las grandes ligas, que esperan el despunte definitivo de los escandinavos.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2015 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved