Miguel Ubeto explica su caso: “No soy reincidente, la UCI me exige que cumpla el tiempo de la sanción original”

Por @pmpalermo

En los últimos días, la Unión Ciclista Internacional reveló los nombres de varios ciclistas sancionados y/o suspendidos. Entre ellos, sorprendió el de Miguel Ubeto, atleta venezolano que había cumplido una pena en 2013 y que solicitó a esta redacción un espacio para explicar su situación.

Ubeto, de 42 años y todavía al máximo nivel deportivo, fue “penado nuevamente” con diez meses de suspensión. Algo curioso que no hace más que darle la razón en cuanto a que no es reincidente, como circuló en varios medios, incluido Ciclismo Internacional.

“Este año comencé a vivir esta pesadilla de nuevo. Los procesos viciados son los que buscan desprestigiarme, así que voy a comenzar por el principio”, cuenta el venezolano. “Debo remontarme a enero de 2013, cuando sufrí una caída en la Vuelta al Táchira. Allí me fracturé la glenoide y tuve una operación dura en la que perdí casi un litro de sangre”, indica, en exclusiva.

“Como ciclista en pleno apogeo -venía de ganar en Androni y accedí el Lampre- no había tenido jamás ninguna falta. Llevo desde 1996 en la Selección, he corrido a nivel internacional por todo el mundo y pasé cientos de controles”, narra con calma.

“Me sumé al Pasaporte Biológico, y luego tuve ese accidente. En la rehabilitación, un amigo fisioterapeuta colombiano me recomendó el GW 1516. No estaba en la lista de sustancias prohibidas, el médico me dijo que era recomendable usarlo y la recuperación fue muy veloz”, añade.

“En marzo, el medicamento sí es introducido en la lista de sustancias prohibidas. Después de eso viajé a Europa, pasé otro control apenas llegado a Italia, luego de entrenar y tras dos días viajando. Esto es importante y lo entenderán más adelante”, marca.

“Arrancó la temporada y, tras unas carreras, me llega la notificación del positivo. Asumí la responsabilidad enseguida, empecé una campaña en la lucha contra el dopaje, ofreciendo mi testimonio. Esas charlas fueron al margen de la Federación y eso generó cortocircuitos, porque mi imagen mejoró y se me mencionó como posible futuro presidente”, confiesa Ubeto.

En este punto, hay que subrayar lo insólito del mundo del ciclismo, en el que se castiga a alguien por haber empleado un medicamento que, en ese momento, no estaba prohibido. No obstante ello, él aceptó el castigo por las trazas de la droga en su organismo.

“A todo eso, la sanción fue reducida a 14 meses. Cumplida la misma, volví a la actividad con excelentes resultados hasta este 2018 inclusive, y no pude retornar en su momento a Italia sólo porque la sociedad que hoy es Wilier Triestina no cumplió con el acuerdo”, recuerda.

“Yo seguí todo el tiempo en el Pasaporte Biológico. Pero este año, 2018, me llegó en abril una notificación de la UCI preguntando de nuevo por los valores anómalos del pasaporte de… 2013. Le pasé el caso a mi abogado y a los médicos. Me hicieron estudios, en los que se puso en consideración que yo realicé una concentración en altura previa al viaje. Además, factores como el entreno matutino apenas bajé del avión, el control por la tarde…y la UCI no lo aceptó”, comenta.

“Ellos querían que completara los dos años de sanción original. Y, al no tener los recursos económicos, no me metí a pelear la pena, aunque sí la multa económica que eran 46 mil euros. Me los recortaron a tres mil, pero no la sanción”, refiere.

“Lo que quiero explicar es que no soy reincidente, porque por algo no me dan cuatro años o una sanción de por vida. Sólo me exigen cumplir el tiempo de la condena original de 2013. Y las malas informaciones por parte de medios y entidades no me ayuda”, cierra Ubeto.

Este es el otro lado de una historia que, además de a su protagonista, afecta a los pupilos que este forma a través de la Fundación Venezuela País de Futuro. Jóvenes que nada tienen que ver en esta cuestión y que el campeón venezolano quiere preservar.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? Seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2018 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

4 comments for “Miguel Ubeto explica su caso: “No soy reincidente, la UCI me exige que cumpla el tiempo de la sanción original”

  1. Anibal Arcila
    2 diciembre, 2018 at 1:15 pm

    Otra de las injusticias de este ciclismo profesional. Igualito que con el portugués. Esto hay que modificarlo. En cambio a un futbolista como Ramos, lo escuchan y lo perdonan…
    Habrá simetría en la justicia?

  2. Mauricio
    2 diciembre, 2018 at 6:34 pm

    Tambien seria bueno aclarar que el GW 1516 no es un producto producido por un laboratorio farmaceutico sino que se consigue solo en el mercado negro, entonces no porque en su momento no se encontraba en la lista, era logico que por su procedencia se trataba de un producto al menos sospechoso a la hora de consumirlo…

    • 2 diciembre, 2018 at 6:59 pm

      Aún así, no estaba prohibido. Y en el caso en cuestión se consiguió a través del médico, no en el mercado negro. El producto era experimental y el corredor tomó el riesgo -en todo sentido- de usarlo. Le sirvió clínicamente, no legalmente.
      Abrazo Mauri

  3. Milton Noy
    2 diciembre, 2018 at 9:43 pm

    Cuando leí en esta pagina la noticia de reincidencia me pareció el colmo por el ciclista, ahora con esta nota aclaratoria es distinto y no quiero de ninguna manera juzgar, pero es evidente que completar la sanción no es lo mismo que ser “nuevamente pescado” de igual manera agradezco que sean ustedes mismos quienes le den un espacio al corredor para aclarar. Por otra parte y como el mismo lo dice, no contó con los recursos económicos para dar la pelea legal y eso si sigue siendo una injusticia desde todo punto, así como termina siendo una ventaja para unos muy pocos exclusivos e intocables del pelotón.

Deja un comentario