Pinot perdió el miedo

Por @pmpalermo

Mucho se dijo sobre Thibaut Pinot desde su irrupción en el ciclismo grande durante el Tour 2012 gracias a su décimo puesto en la general y un marcado protagonismo que redondeó con una victoria de etapa.Pinot-m

Pero lejos de esa versión, que además consiguió un segundo lugar en la undécima jornada y un cuarto el día de Valverde en Peyragudes, la edición de 2013 reveló la peor cara del francés, quien perdía en las bajadas lo bueno hecho en las subidas.

Pese a todo su equipo confió en él y su futuro, por lo que el manager Marc Madiot buscó una cura antes que su «muerte deportiva» y declaró que le ayudarían a vencer la fobia a la velocidad, que surgió en su niñez tras una seria caída.

Manejar un auto a 200 km/h fue el planteo de la escuadra para el aterrado corredor que pese a todo aceptó, aunque tal parece no será necesario porque tras la Vuelta a España el nacido en Mélisay está de regreso y en plenitud.

Elegido como uno de los estandartes de FDJ para la ronda ibérica junto a Geniez y Elissonde, el virtuoso escalador completó la prueba a gran nivel, se clasificó en el séptimo escalón de la general y lo más importante, evidenció una mejoría en los síntomas de su fobia, perdiendo cifras razonables y no minutadas como sucedió en Julio.

Por el contrario, su desempeño fue bueno y si bien no destacó ni se hizo con triunfo alguno, mostró la regularidad que de él se espera como jefe de filas en una ronda de tres semanas arribando, a modo de ejemplo, 4º en Peñas Blancas, 6º en Hazallanas, 7º en la Gallina, 11º en Peyragudes y 19º en Formigal, sólo con Purito y Valverde delante de él en ésta última.

Sólido y digno de un corredor de su categoría, quién ya concluyó en el top ten dos de las tres grandes vueltas en las que tomó parte y apunta aún más alto si deja atrás su «enfermedad», tal como constató en el descenso a Envalira bajo la lluvia.

Tras el Angliru, donde terminó décimo, seguramente Pinot invitó la cena aliviado por superar la dura prueba impuesta tres semanas antes cuando llegó a España rodeado de comentarios con respecto a su problema.

Lo importante es que el talentoso pedalista galo perdió el miedo y si bien no trazará jamás las bajadas como Savoldelli o Nibali al menos no dejará todas sus opciones en el primer descenso de turno, tal como aconteció hace unos meses en el Tour, por lo que de continuar su progresión es serio candidato a confirmarse como la nueva y definitiva estrella que Francia busca hace 30 años.

 

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright ©2012-2016 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved