Remco Evenepoel, el último de los elegidos

Por @FXavierVidela

Cada tanto suele aparecer un deportista ‘tocado con la varita’, poseedor de un talento natural y maravilloso, que hace ver las cosas muy fáciles. En el ciclismo, el protagonista del último caso es el belga Remco Evenepoel, flamante campeón mundial de contrarreloj Junior.

En la cita mundialista, mostró una superioridad asombrosa ante sus rivales. Tan así, que se permitió levantar el puño para celebrar su victoria en meta. Su oponente más próximo, Lucas Plapp, lo hizo 1’23» más lento que Remco, quien trazó los 27.8 km a más de 50 km/h. Pese a tener limitado el desarrollo a 52×14, su actuación le hubiese permitido ser 4° entre los Sub 23, con solo 18 años.

Tal es el talento del joven oriundo de Schepdaal, Flandes, que no pisará la siguiente categoría. Tras competir las últimas dos temporadas entre los Junior, el Quick-Step Floors no quiso dejarlo escapar y le ofreció un contrato por las próximas dos campañas, al que no pudo resistirse.

Es que los resultados de 2018 hablan por sí solos. Al título mundial en Innsbruck, se suman las coronaciones en Course de la Paix Juniors (2.Ncup), Trophée Centre Morbihan (2.Ncup), GP Général Patton (2.Ncup),  Aubel – Thimister – Stavelot (2.1), Giro della Lunigiana (2.1), el bicampeonato (pelotón-crono) del Campeonato Nacional y del Campeonato Europeo Junior, junto a otras clásicas belgas. Verdaderamente arrasador.

Sin embargo, todo era muy distinto hace dos años para Remco. Su vida pasaba detrás de una pelota de fútbol, deporte para el que también tenía talento. A los 5 años, dio sus primeros pasos en el Anderlecht. A los 11, se fue al PSV holandés, y a los 14 regresó al club de su patria. Destacó como volante central, con un carácter y personalidad que le permitió lucir la cinta de capitán y hasta ser citado a la Selección de Bélgica Sub 15 y Sub 16.

Aunque compaginó ambos deportes durante un tiempo, fue a mediados de 2017 que decidió seguir los pasos de su padre, Patrick. Había perdido la satisfacción, la ilusión y la alegría con el balón en sus pies, así que decidió reavivar la pasión por el mundo de las bicicletas y se dedicó ‘full-time’ a descubrir su talento para el ciclismo.

No tardó en visualizar su potencial. Es que, en esa misma temporada, se impuso en la Philippe Gilbert Juniors, que le permitió ganarse la consideración del seleccionador belga y llevarlo al Campeonato Mundial de Bergen. Aunque abandonó en Noruega, todo cambió en Innsbruck, siendo un ciclista arrollador, que domina en su categoría, y ya está preparado para codearse con los grandes.

Belga él, todos podrían pensar que será una gran apuesta de cara a las clásicas. Sin embargo, los más cercanos indican que lo hace bien en cualquier tipo de terreno. No falta aquel que indica que será ‘El nuevo Eddy Merckx’, ilusionado con ver a otro flamenco triunfar en las grandes vueltas.

Con una capacidad de desarrollo impresionante, aún es temprano para saber qué clase de ciclista se está forjando. Lo único cierto es que estamos ante la presencia del último de los elegidos y tiene nombre propio: Remco Evenepoel.

Franco Xavier Videla

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2018 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

2 comments for “Remco Evenepoel, el último de los elegidos

  1. Milton Noy
    25 septiembre, 2018 at 3:17 pm

    Prospecto interesante de capacidades sencillamente extraordinarias.

  2. 27 septiembre, 2018 at 7:09 pm

    Impresionante lo de este pibe!

Deja un comentario