Un día como hoy…

Por @pmpalermo

…nacía Greg Lemond, uno de los grandes corredores de todos los tiempos, conocido por sus victorias en el Tour de Francia, su historia de superación personal luego de un tremendo accidente cazando y por sus duelos con Bernard Hinault por la capitanía del equipo La Vie Claire.lemond

Nacido hace 54 años en Lakewood, California, Lemond comenzó su amorío con la biclcieta debido a la distancia que lo separaba del rancho en que vivía y el colegio. Sin embargo, el empujón definitivo se lo dio un famoso esquiador, Wayne Wong, quien practicaba el deporte pedal en pretemporada.

De allí en más, Lemond inició su andadura en el ciclismo, arrasando las categorías inferiores o, incluso, derrotando a chicos mayores que él. Así fue trepando en los ránkings norteamericanos, hasta que le llegó una oportunidad en el seleccionado nacional, con el que conoció Europa.

Siempre haciendo gala de su clase, Greg llamó la atención del Renault Elf Gitane, con el que dio el salto a profesionales y, por consiguiente, al ciclismo grande. Con la estructura gala arribaron los primeros logros, destacando el Dauphiné y el Mundial de 1983.

Pero lo mejor estaba por venir y fue en 1984 que finalmente terminó una de las grandes vueltas, su primer Tour de Francia, en el que quedó 3° por detrás de dos monstruos como Laurent Fignon y Bernard Hinault, alzándose con la clasificación de los jóvenes.

Motivado por su éxito, el joven yankee disputó el doblete en 1985, acabando 3° en el Giro y 2° en la Grande Boucle, sin olvidar que fue 2° en el Mundial y 4° en la París Roubaix. Lemond ya era una estrella y sólo le faltaba un paso por dar.

Y sucedió en 1986, aún en medio de las controversias por el comando de la Vie Claire, escuadra que se dio el lujo de contar con Hinault y Lemond para hegemonizar durante un par de años el Tour de Francia. Así, tras la ayuda del americano al «Tejón» en el 85 para conseguir su quinta corona, la historia se dio vuelta y Greg se convirtió en el primer ciclista de su país en trepar a lo más alto del podio en los Campos Elíseos.

Poco duró la alegría puesto que la adversidad se cruzaría en su camino mientras cazaba con algunos familiares, uno de los cuales le disparó accidentalmente, dejándolo al borde la muerte. El atleta se salvó milagrosamente, pero debió estar apartado de la competición durante 1987, mientras que en 1988 poco pudo hacer, ya que padeció algunos efectos colaterales de la inactividad, como tendinitis.

Fue en 1989 que Lemond protagonizó una de las más grandes gestas del deporte ya que no sólo regresó en buen nivel, sino que pudo recuperar el cetro en el Tour al relegar por apenas 8 segundos a Laurent Fignon con un novedoso manillar de crono, hasta entonces nunca utilizado. Todo eso, con restos de plomo en el cuerpo, que lejos estuvieron de ayudarlo.

El rey estaba de regreso y mantendría su status en 1990, de nuevo gracias a su arma letal: la crono, apartado en el que introdujo grandes avances tecnológicos, base de los que hoy son moneda corriente. Pero el mencionado plomo que tenía en su organismo empezó a causar efectos negativos y su toxicidad desembocó en una, por entonces, desconocida merma en el rendimiento que lo llevó a fallar, forzándolo al retiro en 1994.

Sin embargo, Lemond ya tenía un hueco en la historia como el primer ciclista no europeo en ganar la ronda gala, y uno de los siete (ocho cuando se contaba a Armstrong) en haberlo conseguido en tres o más ocasiones.

Hoy es dueño de una marca propia de bicicletas, una cadena de restaurants, empresas de entrenamiento, suele ser comentarista de ciclismo y, en sus ratos libres, se escapa a pescar en la Patagonia Argentina, uno de «sus lugares en el mundo».

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2015 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved