Vuelta a España 2018: “el factor Sky” y las circunstancias del resto

Por @pmpalermo

Por primera vez en algún tiempo -posiblemente desde el Giro 2017- los jefes de fila del pelotón internacional tengan la tranquilidad de tomar la salida en una ronda de tres semanas sin preocuparse por el rodillo Sky o la presencia de alguno de sus capos.

Team Sky, durante La Vuelta 2018 | Foto: Getty Images

Mientras Chris Froome y Geraint Thomas se repartían las últimas cuatro Grandes Vueltas, los demás han sido testigos en primera fila de un dominio físico, táctico y psicológico de su parte. Es evidente que, guste o no, todos están supeditados a los designios de estos, y esa dependencia para ganar que el pelotón tiene respecto a lo que hace o deja de hacer el combinado británico, puede ser un factor. El factor Sky.

Sin embargo, eso puede cambiar en la Vuelta a España 2018, debido a la coyuntura de todas las partes. Con todo el respeto que merecen los ocho elegidos por Brailsford, es un hecho que la alineación no estará ni cerca de los cuadros que presentaron en el periodo antes mencionado. Y habría que remontarse a la ronda hispana de 2016 para hallar una formación tan “débil” del Sky, ocasión en la que fallaron estrepitosamente el día de Formigal.

Los ocho elegidos son superiores y acuden más finos a los nueve de aquella oportunidad, pero las individualidades rara vez ganan títulos, mucho menos en la escuadra aquí bajo la lupa. ¿Nombres? Comparemos: Froome, Boswell, Golas, Kennaugh, Knees, König, Kwiatkowski (en su peor versión), López y Puccio vs De la Cruz, Sergio Henao, Geoghegan Hart, Kwatkowski, Puccio, Castroviejo, Sivakov y Van Baarle.

Tampoco es que Sky ha ganado todas las grandes en las que participó, pero el destino de las mismas se decidió, en un buen porcentaje, por lo que hicieron o dejaron de hacer. Ejemplos de Grandes Vueltas fallidas -considerando 2013 y el primer Tour de Froome como fecha de inicio- de la estructura más potente del lote sin su estrella máxima, son el Giro 2015, cuando el desgraciado Porte se despidió de todo por un pinchazo y una caída. O la Corsa Rosa de 2017, moto mediante, que vio a Thomas y Landa disminuidos por un estúpido incidente. En ambos casos, las alineaciones tenían un gallo y buenos gregarios, y la falta de resultados fue producto del infortunio.

Con Froome en liza, los accidentes de éste en el Tour 2014 y la Vuelta 2015 abrieron la puerta a otros nombres. Sólo Quintana y Contador evitaron una conquista mano a mano en España, en 2012, 2014 y 2016. Nótese que se trata de dos de los mayores exponentes de este deporte en el último lustro, toda una definición.

¿Y los rivales?

En la vereda opuesta, ninguno de los cabeza de cartel son garantía de nada. Al menos no en el estado actual. Sobre todo porque los de mayor entidad generan más dudas que certezas. Vincenzo Nibali llega tocado y Nairo Quintana no termina de reencontrar sus piernas de la Vuelta 2016, última grande en la que destacó realmente y, dicho sea de paso, fue campeón. El resto son eximios pedalistas, pero con algo que probar y, salvo por excepciones como la de Aru o Valverde, sin títulos del calibre en cuestión en su haber.

Urán y Porte salieron lesionados del Tour, perdiendo parte de su estado de gracia. Volverán a rendir, aunque difícilmente a ese nivel. En el caso del aussie, debe añadirse su eterno problema con los intangibles, esos que terminan por estrellarlo cuando apunta como candidato, en tanto que “Rigo” nunca se llevó bien con la cita hispana.

Valverde, en el epílogo de su trayectoria, tiene el Mundial como obsesión y el trazado del mismo es el más favorable a sus cualidades, quizás, de todo su periplo deportivo. Por ello, salvo que se encuentre con la Vuelta de cara, no entrará en la zona roja durante los compases conclusivos.

López y Yates, de espectacular Giro, estarían entre los mejor preparados, pero el hecho de que nunca hayan conquistado una cita de esta índole es un handicap a considerar. Les sobra talento, y el colombiano dispone de un equipazo pero también tiene que superar la barrera física de firmar dos Grandes en un mismo curso, algo todavía inédito en su currículum.

Kelderman, que en su momento fichó como gregario en Sunweb, no llegó ni a disfrutar de su renovada condición de vueltómano. En 2018, pasó más tiempo en el suelo que sobre la bici, situación que acarrea frescura, pero también falta de ritmo y confianza ante la condición incierta.

Algo parecido -con los matices propios de cada individuo- puede comentarse de George Bennett, Steven Kruijswijk, Dan Martin, Rafal Majka, Davide Formolo, Thibaut Pinot, Ilnur Zakarin, David de la Cruz o Louis Meintjes. Todos son eximios atletas que aún deben dar un paso más (o dos) para colocarse al nivel de Froome y Dumoulin. Nairo es la excepción, puesto que él tiene que reencontrar sensaciones para retornar al escalafón de vueltómanos top.

Una Vuelta abierta

Paradójicamente, es esa falta de pedigree reinante, más la debilidad de Sky, la que invita a pensar en una carrera emocionante, abierta y reñida. ¡Lo que casi todos en el mundillo ciclista estaban esperando!

Para entender de qué hablamos, es conveniente conocer un poco más a los seleccionados por Brailsford. Lo más cercano a un jefe de filas tradicional es De la Cruz, alguna vez top 10 en la ronda hispana. Buen escalador y contrarrelojista, preparó el evento con cuidado y eso es una ventaja por estas fechas.

Kwiatkowski nunca corrió dos rondas de tres semanas consecutivas y, pese a sus espectaculares cualidades, no tendría con qué liderar en este tipo de carreras. Los antecedentes hablan por si solos. Geoghegan Hart dio un salto de nivel impresionante, pero no es Bernal y, por consiguiente, lo lógico es que continúe su aprendizaje y eche un cable en las ascensiones.

Henao -una garantía como gregario escalador- y un aprendiz como Sivakov completan el bloque para las cotas. Castroviejo también mostrará los dientes cuesta arriba, pero quizás goce de más libertades para escaparse o pelear por la crono. Puccio será el gregario tradicional y Van Baarle se dividirá entre eso y algún embalaje. Tal vez tengan una Vuelta más exitosa si dejan la general de lado o no se vacían sólo por la misma.

Así las cosas, entre lo que podría denominarse “factor Sky” y la carencia de capos a tope o con los pergaminos pertinentes, la competencia pinta abierta. Es más, hay muchas chances de que un nuevo intérprete se sume al elenco de corredores top, encabezado por el 1-2 del Giro y las flamantes confirmaciones del Tour. Sólo Nairo o alguno de los súbditos de Froome podrían evitarlo.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? Seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2018 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

15 comments for “Vuelta a España 2018: “el factor Sky” y las circunstancias del resto

  1. Jesús Domínguez
    26 agosto, 2018 at 2:45 pm

    Me encanta Kwiatkowski desde siempre y me gustaría verlo en la pelea por La Vuelta. Creo que de hecho lo estaría de no ser por las únicas dos etapas de alta montaña que presenta esta carrera y que en mi opinión le pueden venir un poco grandes, aún con lo que pueda meter a sus rivales en la crono, que dicho sea de paso, puede ser bastante.
    Ademas creo que es otro gran candidato al título mundial, por lo que no se cómo se tome esta Vuelta.
    Saludos Pablo, gran artículo.

  2. 26 agosto, 2018 at 3:03 pm

    Si gana Kwiato es un escándalo….

  3. carlos eduardo
    26 agosto, 2018 at 3:22 pm

    El análisis es pertinente, realmente es una carrera abierta, cortada por la base con un abanico de buenos ciclistas sin un “gallo plus” en este sentido es impredecible la vuelta 2018 y cosas van a suceder, esperamos que los cálculos y potenciometros no sean los protagonistas, necesitamos quitar la modorra y los miedos del tour, no queremos ver en esta vuelta ese insoportable esperar del ultimo kilómetro, sería un desastre, soy optimista.

  4. Oscar Trujillo
    26 agosto, 2018 at 5:13 pm

    Este año más que nunca la VE se presenta como único premio de consolación para las víctimas del Sky en las últimas cuatro grandes donde han dominado con enorme autoridad. Ausentes los tres fuera de serie y más completos del momento (Tom, Bradley y sobre todo Froome) se abren las posibilidades para al menos una decena de corredores, con cierta ventaja en teoría para los que tienen más fondo, escalan bien y ya saben lo que es ganar una grande. Es decir Valverde o nairo,por que Aru no está ni se le espera, y Nibali ya se auto descartó ayer en sus declaraciones y hoy en la etapa. Aún así, sin los capos del Sky ni Doumolin los demás lucen bastante vulgares inciertos y poco fiables. De repente en la era del Sky se nos ha olvidado con las exhibiciones de Froome y los hombres de Braisfolrd que esto es lo normal en la vida y en el ciclismo: gente que lo da todo, se sacrifica, se prepara mucho y casi nunca obtiene la gloria ni premio para su esfuerzo. Respecto a Kiatkowski, excelente corredor para vueltas de una semana excelente clasicómano, a mi juicio se le atraganta la alta montaña (sobre todo Lagos y las dos etapas de Andorra) y tanto final en alto con repechos tan duros y escaladores tan explosivos le pueden pasar factura. Por lo menos se agradece un final incierto e impredecible.

  5. 26 agosto, 2018 at 7:23 pm

    muy buen artículo. sin dudas que la ausencia del “factor sky”, como lo llama pablo, abre la carrera; mas hay un factor que la cierra y es el mundial con perfil “escalador” en innsbruk. hombres como nibali y valverde lo tienen entre ceja y ceja. sagan venderá cara su derrota. porte ha perdido mucho tiempo y es un salvavidas que le queda. igual sigue siendo la grande más abierta de estos últimos años y ojalá veamos buen ciclismo.

  6. Arbey
    26 agosto, 2018 at 10:19 pm

    Siempre me llama la atención como en el deporte, se va a los extremos con la adulación e idolatría a unos y el menosprecio a otros, como una o dos buenas o malas campañas para un atleta lo llevan de un lugar a otro, de un extremo a otro por la opinión publica.

    Es atendible que en el caso Froome se hable de una superioridad extendida, por la cantidad de vueltas que se ha ganado durante varios años, pero los demás no tienen una superioridad tan marcada como ciclistas, aunque si haya un cierto escalafón por su nivel en años anteriores pero no siendo muchas las diferencias.
    El SKY a ejercido un dominio con Froome, en vueltas de tres semanas, pero aquello que se dice en el articulo ” las alineaciones tenían un gallo y buenos gregarios, y la falta de resultados fue producto del infortunio.” en relacion con fallas del SKY en un par de campañas es demasiado, porque porte no a demostrado ser un líder consistente para una carrera de tres semanas nunca, tantos accidentes ya no solo son mala suerte sino una falta de pericia en su manejo, Landa es un invento de la prensa, tiene casi 29 años y no a ganado una sola carrera WT, solo a podido ser competitivo cuando tuvo un jefe por delante, cuando le toco asumir la responsabilidad no estuvo a la altura de las expectativas y Tomas después de varios fracasos apenas este año se le alinearon los astros y pudo ganar.

    Si Tomas por fin pudo ganar porque no va a poder hacer lo mismo Kwatkowski, el equipo para nada es flojo como lo dice el articulo, tiene muy buenos gregarios para hacerlo y la experiencia y madures, para ahora si lograr tener la regularidad que necesita.

    En cuanto a sus rivales, Yates ya debió aprender del giro a codificarse y Lopez va madurando bien, Quintana tuvo un mal Tour, pero el giro del año pasado en segundo lugar no fue malo y perfectamente puede ser competitivo en esta vuelta a España y el ultimo corredor que pareciera que esta a punto de dar un paso adelante es Bennett.

  7. Hector Perez
    26 agosto, 2018 at 10:25 pm

    No creo que el Sky este en el podio en este vuelta. Mis favoritos : W. Kelderman, T. Pinot, N. Quintana, S. Yates, de pronto Aru y pare de contar. No veo ni a Uran ni a Henao en el podio, como tampoco Mollema. Veremos…

  8. Milton Noy
    26 agosto, 2018 at 10:32 pm

    Esta plantilla de Sky es un equipazo, por nómina está por encima de la gran mayoría, hagamos el ejercicio: cambiemos un solo hombre, por decirlo saquemos a Van Barlee y metamos a un Zakarin, un Pinot, un Kelderman, un Yates o un Uran y la escuadra no sufre mayor modificación a la actual y aun así no se sabría con certeza quién podría ser el gallo jefe, eso sí tendría la falencia que normalmente tienen todas las escuadras que buscan la general y es no contar con un gallo que haga diferencia no en la escuadra sino sobre todo el pelotón. Volviendo al ejercicio incluyamos en vez de Van Barlee a Froome y ya es la escuadra llamada a dominar e inmediatamente muy superior a todas las demás con orden y jerarquía inobjetable, tiene la ventaja de un jefe con condiciones muy superiores, porque ante todo es un tipo muy hábil e inteligente, con defectos que mas bien son virtudes como pajaras de 10 segundos, un día parece que no da más al día siguiente mete tiempo que da miedo, sube como ninguno, su asma con salbutamol se controla virtuosamente, con el no van los condicionamientos del doblete, o el triplete, o cuadruplete, es más de no ser porque Dumo le respiraba anulándole su bastión en la CRI hoy estaría defendiendo su titulo en esta vuelta y sin contar con las garantías de todo lo que representa el equipo británico con sus laboratorios, abogados, dinero y demás. Así que disfrutemos de lo que parece ser una GV abierta y roguemos que como dice Ricardo “Si gana Kwiato es un escándalo….” Porque efectivamente sería así, no es algo nuevo, no es imposible pero eso si sepultaría la expectativa y de paso lo poco que queda para el espectáculo. Hasta el momento para 2019 la cosa pinta muy aburridora ahora que Sky destapa sus 2 supergallos, con equipos A y B muy superiores y hasta un C.

  9. Fabinho
    26 agosto, 2018 at 11:20 pm

    A propósito de las sensaciones de Quintana 2016 parece ser que la vuelta le sienta muy bien, debido a que los trazados no transcurren por carreteras tan llanas como en el tour, según un estudio que está haciendo el team Movistar a Nairo le perjudica mucho tener que correr etapas de mas de 200 km llanas como en el tour, por que debido a su biotipo el tiene que esforzarse mucho mas y han descubierto que su cuerpo se desgasta mas, por ejemplo si Nairo corre hoy una estspa llana de mas de 200 km en la que hay mucho viento su cuerpo esta al limite al rededor del 65% de la etapa y al otro día te ponen una etapa de 2000 o mas metros de desnivel Nairo llega bastante desgastdo, otra cosa al estar tan preocupado por no cortarce en estas etapas en muchas ocaciones del tour pasado Nairo no se alimento bien eso a la verdad es un descuido de él, pero es también en su afán de verse adelante en las etapas llanas. Lo mas probable es que veamos a un mucho mejor Nairo Quintana en esta vuelta eso debido a la baja de estrés en etapas tan llanas y a que mentalmente esta mas liberado. Y la teoría que les digo es real al punto de que el equipo a vuelto a contratar un ciclista belga rodador potente de los que casi ellos no han llevado al tour últimamente debido a que están viendo esa falencia en Nairo.

    • Milton Noy
      27 agosto, 2018 at 11:07 am

      ¿donde adquieres esa información?

  10. RAMON ERNESTO
    27 agosto, 2018 at 1:37 pm

    Hoy por hoy , existe la tendencia a menospreciar lo que hacen otros corredores , sobre todo si su apellido es Quintana, para mi ya perdió , no porque esa sea la realidad , sino por la tendencia , cada vez más acentuada de restarle valor a lo que hace , aquí según esa tendencia ya perdió , porque si gana , no le ganó a nadie , como en el Giro 2014 y si pierde ya está acabado , según Pablo ,le ganó a Froome VE 2016, porque este no llevó un buen 9 a esa vuelta , lo cual es injusto , a mi me parece que ganó con Autoridad y nada garantiza , que con otros integrantes el resultado hubiera cambiado, a todos hay que darles el beneficio de la duda , si las caídas son de otros , hay que tenerlas en cuenta como un factor , si la caída es de Nairo , ni se menciona , para mi , con Froome , o con el que sea en ésta VE el favorito es Quintana, por otro lado , hay un factor , que debe tener en cuenta si quiere ganar su asignatura pendiente , el TOUR y es prepararse , para tolerar , el calor de Julio , como hicieron Wiggins y Froome , no tengo dudas de que el Tour está en sus piernas , pero si no supera esa situación , pasará a la historia , como el más grande , para ésta parte del mundo , pero no como uno de los más grandes de la historia , a superar el calor , para poder rendir al 100 x 100 en Julio , sino jamás tendrá el reconocimiento , de quienes , por lo que sea , jamás le han reconocido nada.

  11. Mr White
    28 agosto, 2018 at 1:41 am

    Gane quien gane, llevara el fantasma de que no le gano a Dumolin, , o Bardet o mucho menos A FROOME.

    • Milton Noy
      28 agosto, 2018 at 10:58 am

      ¿Bardet? dejando de lado la excusas, de los que están en la pelea solo Nairo le ha ganado nada menos que a Froome en VE. Si usted lo pone así, entonces toca esperar que todos hagan test con todos y que ninguno falte a cada una de las GV, para poder quitar fantasmas. No suena lógico.

  12. luis alberto londoño mira
    28 agosto, 2018 at 8:42 pm

    Los críticos de Nairo olvidan que ha sido subcampeón del tour dos veces, campeón de dos grandes vueltas y de otras carreras Word tour, logros que anhelarían el 98% de los ciclistas del pelotón internacional: O son racistas o no saben absolutamente nada de este hermoso y duro deporte … y eso que todavía le quedan 4 o 5 años mal contados de puro ciclismo !

  13. VICTOR ALARCON
    31 agosto, 2018 at 3:47 pm

    Muy buen análisis. Espero que el “factor sky” termine algún día para poder ver grandes vueltas emocionantes nuevamente y no el mismo aburrido “guión sky”. Por lo pronto, esta Vuelta está siendo más entretenida. Y ojalá no gane el sky.

Deja un comentario