Análisis: Así fue la Vuelta 2017 de los capos

Por @pmpalermo

Se acabó la Vuelta a España 2017, histórica edición por donde se la mire debido a hitos como el retiro de Alberto Contador, el doblete de Chris Froome o, dato no menor, a que fue una de las ediciones más rápidas desde su creación.

Foto: Team Sky

No sólo eso, sino que sirvió para presenciar la confirmación de talentos como Michael Woods o Miguel Ángel López, la recuperación como vueltómano de Wilco Kelderman, la vigencia y redención de Vincenzo Nibali, y un paso más en la progresión de Ilnur Zakarin.

Pero vayamos por pasos. Respecto al doblete del británico, dedicamos un artículo completo y sólo resta añadir que los españoles y el público en general deberían estar agradecidos del afecto que Froome le prodiga a la carrera, convirtiéndola en un objetivo y no en una fecha más del calendario, a la que muchos acudían a cumplir.

De hecho, ese interés del “keniata” ha generado un efecto rebote que, al margen de los locales, llevó a varias figuras del ámbito internacional a preparar con mimo la grande final del curso. No es casual que este evento haya sido el más atractivo -comparado con Giro y Tour- en las últimas campañas, y es de esperar que la tendencia se mantenga varios años más.

Y antes de meternos con el resto de los protagonistas, es interesante profundizar en el ítem que hace referencia a la velocidad. Para ser más precisos, esta fue la décima Vuelta más rápida en 72 ediciones, pero lo curioso es que se trata del mejor promedio en una década.

Ya sea por el avance de la tecnología y métodos de entrenamiento o algo más de viento favorable, los 40.29 km/h de promedio son el registro más elevado desde 2007 (40.68km/h) y, lo dicho, el décimo en una tabla encabezada por los 42.50 km/h de 2003.

“Se vuela en el pelotón”, decían los más experimentados en la semana inicial. Y vaya si era cierto, tanto, que escaladores como Miguel López tomaron la salida en la crono con un plato 56, el mismo con el que muchos rodaban cada parcial en el llano. Los tiempos cambian, y la marcha de la caravana se incrementa, posible explicación a la carencia de ataques lejanos que tanto se echan en falta.

Pero siempre hay una excepción, y Alberto Contador se fue del ciclismo a lo grande. El madrileño no sólo atacó a mansalva, sino que lo hizo a distancia, regalando más espectáculo en tres semanas que la mayoría de sus adversarios juntos en un lustro.

Poco más se puede decir de Contador a estas alturas. Pero sí que tuvo su despedida ideal, porque tras pegar todo el año en el palo, logró su única victoria en su último día real de competición y en el escenario más prestigioso y difícil que podría haber encontrado en la grande de su tierra.

Sin restar méritos a Froome, esta edición no hubiera sido igual sin Alberto, o con éste enfermo y hundido como parecía en el arranque. Las únicas bocanadas de aire fresco llegaron de las acciones del “Pistolero” y, por supuesto, el joven colombiano Miguel López.

Eso da pie al siguiente tramo del análisis, enfocado en el relevo. El listado lo abre Ilnur Zakarin, quien ha dado dos pasos -no uno- en 2017, completando su primera gran vuelta en el top 10 en mayo, cuando acabó quinto en el Giro, y ahora escalando al podio gracias a su frescura y espíritu ofensivo.

El ruso parece listo para sumarse al pelotón de adversarios que intentará impedir el quinto Tour de Froome, y cuenta con todo lo necesario para eso: capacidad escaladora, buenas prestaciones sobre la cabra y hambre. Su reto será mantenerse sano, especialmente evitando las caídas, pero este 2017 ha sido el punto de inflexión en su trayectoria y es de esperar que vaya a más.

Miguel Ángel López fue otro de los atractivos de la Vuelta. El colombiano cumplió con su objetivo principal -terminar una ronda de tres semanas por primera vez- y en el proceso regaló destellos de lo que se viene, obteniendo dos parciales de montaña (fue segundo en la clasificación de los grimpeurs), el título de los jóvenes y un imponente top 10 en la general.

Su margen de progresión debería ser amplio y eso intimida de cara al porvenir. El sudamericano tiene que avanzar en su técnica para no ver sus calendarios interrumpidos por lesiones, trabajar mucho sobre la cabra y, por supuesto, aprender a dosificarse.

Si bien acabó la competencia hispana en vanguardia, la semana conclusiva se le hizo larga, posiblemente por sus generosos derroches de energía en los puertos donde brilló con fuerza. Tampoco hay que esperarlo en el podio de una grande en 2018, eso sería irresponsable y exitista.

Las escaladas de “Superman” fueron impactantes, pero hay que recordar que nunca fue una amenaza real para el título de Froome y Sky lo dejó hacer. No así a Nibali, secado rápidamente cuanto presionó al líder británico.

Y además, en sus dianas, Miguel llegó a meta con unos pocos segundos de margen, detalle que quedó de lado por sus prestaciones, pero que marcan claramente poca superioridad respecto a sus escoltas, todos superiores en la crono.

Auspicioso debut, confirmación de lo que se esperaba hace un par de temporadas y piedra fundacional de una trayectoria que promete. Pero calma con el de Pesca, no sea cosa que sufra la presión por la facilidad con la que se generan ídolos en su patria.

Lo de Michael Woods fue otra grata novedad. En su segunda grande, este ex runner demostró que no sólo rinde en los muros, sino que lidió con 21 etapas, enseñó una regularidad admirable y se mantuvo en la decena de privilegio desde la quinta fracción.

Las cosas parecen sonreir a Cannondale, que encontró un segundo líder de equipo en simultáneo con la aparición del nuevo patrocinador. Así, Rigoberto Urán no será responsable de todos los éxitos de la estructura en 2018 y, en caso de coincidir en el Tour, el escarabajo tendría un ayudante de categoría a su servicio.

El canadiense llegó tarde al ciclismo, por lo que sería normal que aún tenga margen de mejora, y será interesante seguir su evolución.

Wilco Kelderman tiene apenas 26 años, pero su temprana explosión en 2014 hace que parezca un veterano. Poco hizo el holandés luego de su top 10 en el Giro de esa campaña, hundido por la presión que se generó en torno a su figura.

Fichó como gregario de Tom Dumoulin y seguirá cumpliendo es rol, aunque no será extraño que reciba la capitanía allí donde no vaya el campeón del Giro. Kelderman es un ciclista sólido y su renacer respondió a una forma extraordinaria y a que le dieron libertad para fallar.

La cabeza es vital en este deporte y, liberado de la obligación de triunfar, el “tulipán” lo hizo. Gestionó las tres semanas como un veterano, nunca se lo vio reventado y se defendió excepcionalmente en la más montañosa de las tres grandes. ¡Bienvenido de regreso, Wilco!

El párrafo final es para Vincenzo Nibali, un grande subestimado que volvió a cumplir. Sin el brillo de sus años de gloria, el “Tiburón” se las ingenió para alzarse con una etapa y finalizar como escolta del vueltómano top de su generación.

De hecho, hizo lo mismo que Froome, gestionando su forma para sostener su lugar durante media carrera, mientras a sus espaldas las posiciones variaban constantemente. Nibali fue de los más agresivos, pero su motor diésel ya no es suficiente para hacer el daño necesario.

Así y todo, esta podría ser señalada como la gran vuelta en la que mejor lució contra rivales de entidad máxima. Un detalle anecdótico es que fue a más como se esperaba, pero su afamada tercera semana esta vez fue la segunda, y por ello sufrió un poco en el epílogo.

No obstante ello, el italiano agigantó su imagen y maquilló una estadística espectacular, puesto que subió por décima oportunidad al podio de una de las grandes, y ya es el corredor en actividad que más veces lo hizo.

El resto del top 15 se rellenó por descarte, en una dura puja de esfuerzos agónicos por parte de ciclistas fatigados como Aru o Meintjes, contra otros más descansados como Pardilla, Van Garderen, Kruijswijk, y gregarios de lujo como Poels y Nieve.

Para resaltar la mejor general de Pardilla en grandes vueltas en su trayectoria profesional, o el regreso de Van Garderen a la decena de avanzada de una ronda de tres semanas desde su quinto lugar en el Tour 2014.

Esteban Chaves terminó sintiendo el peso del doblete consecutivo, y eso que hizo el Tour en plan entrenamiento. Razón adicional para admirar a Froome.

El de Bogotá vio su base arruinada por la lesión y acumuló kilómetros excesivamente rápido, afectando su recuperación. Así y todo acabó undécimo y dejó una imagen combativa, probando fortuna cada vez que encontró hueco, aún sin tener piernas.

SECCIÓN VUELTA A ESPAÑA

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2017 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

7 pensamientos sobre “Análisis: Así fue la Vuelta 2017 de los capos

  1. Excelente análisis.. me gustaría saber su opinión sobre Carapaz que para mi lo hizo genial, y del Team Manzana Postobon.

  2. Estimado señor Pablo Martín, me permito apartarle de sus múltiples ocupaciones con el objeto de hacerle llegar mis sinceras felicitaciones por el excelente trabajo realizado durante el desarrollo de la vuelta a España 2.017, a través de sus extraordinarios artículos sobre cada una de las etapas, las entrevistas antes y después de las mismas y los comentarios extras. Señor Pablo Martín, le reitero mis parabienes y le deseo la mayor suerte del mundo y le incito para que continue sus publicaciones, ya que este tipo de información hace falta para mantener al día a los aficionados del ambiente ciclístico, ya que Ud. posee una manera diáfana y fácil de entender lo acontecido durante el desenvolvimiento de cada jornada y, lo más importante, es utilizando el argot de la disciplina. Reiterándole mis congratulaciones y mi gratitud por deleitarnos todos los días con semejantes resúmenes, me suscribo de ud. con un cordial saludo…
    Juan A. Mercado G.
    Venezuela

  3. De este tema poco hablo pero el dato que dan me alarma pues el primer indicador que prendio el debate en la epoca de lance fue el aumento de la velocidad de la carrera ahora revisemos en q epoca se marcaron los records y la verdad preocupa

  4. Facilidad con la q se generan idolos en su patria ?????
    Parece un comentario envidioso y mas si observamos de q patria es el autor donde se presentan estos comportamientos en varios deportes pues en ciclismo no estan a nivel

  5. Thank you Pablo, your dayri report incredible, please write over another races, we will continue reading you, so long.

  6. Coincido con lo de la “facilidad..” Y lo dice un peruano. Me parece que, si bien fue como gregario, Poels merecía una entrada. Cómo hizo la CRI – tú escribiste que para marcarle los tiempos a Froome -, yo no creo, y como terminó en el Angrilú es IMPRESIONANTE. Y no hizo la gran LANDA y se calló la boca. ¿Lo veremos, como a Porte, en unos años liderando en otro equipo? Mi opinión con Zakarin es que este es su techo. No está para ganar nada ( eso lo dirá el tiempo). Creo que HOY, para GV, el primer escalafón están tres : Froome, Nairo y Dumoulin. Lejos. Segundo nivel: Porte (liderando este grupo), Nibali (en bajada), Landa (si le dan alas), Zakarin, Kelderman, Chaves (bien entrenado), Poels (gregario de lujo), Rigoberto (tendrá que demostrar que no fue suerte su segundo lugar) y el resto son actores de reparto. Por allí me olvido de alguien,¿Teuns? Lopez todavía tiene que crecer. 2018 será un año clave pero no creo que gane una GV teniendo a los tres que mencioné.

    Por otro lado, es la última vez que te elogio: Análisis EXCELENTE. Creo que TODO lo que dijiste se cumplió. “Froome tiene que perder la vuelta”, “la lucha es por el segundo lugar”, “Le mete 3 minutos a MAL en la CRI”, “MAl se puede desfondar en la tercera semana”, “Nibali se redime”, etcétera. Un placer aprender leyéndolos. La previa y la post. Objetividad pura. Periodismo serio y no chauvinismo.

    Saludos,

Los comentarios están cerrados.

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: