Análisis: El mejor sprinter de 2015

Por @pmpalermo

En la continuidad con los análisis respecto a lo que dejó la temporada, toca seleccionar al mejor sprinter puro del pelotón. Aclaramos esto, porque no son pocos los que mirarían con buenos ojos a Alexander Kristoff, pero éste se cansó de sumar en las clásicas y no tanto en las llegadas masivas, al menos, no en las grandes citas del calendario.

ASO
ASO

Un pobre 2014 del Lotto-Belisol y mediocres prestaciones en las grandes citas del calendario, fueron los desencadenantes de algunos cambios en el programa 2015 de nuestro elegido, Andre Greipel. El alemán, renunció al Tour Down Under (su carrera talismán y de la que es hombre récord con 16 etapas y dos generales) para retrasar su pico de forma, centrando toda su campaña en el Tour, apuesta arriesgada si se tiene en cuenta las pocas ocasiones propicias para sus características y el elevado nivel de participación.

El portentoso germano dejó muchas dudas en el inicio, pero esto fue lógico si se tiene en cuenta la demora citada, que no le impidió sumar desde temprano en Algarve. Allí, debió aguardar hasta la jornada conclusiva para levantar los brazos por delante de Van Asbroeck, quitándose algo de ansiedad de encima.

La siguiente parada fue la prestigiosa París-Niza, donde no inició bien y ni siquiera pudo medirse contra Kristoff y compañía. Pero rápidamente dio vuelta de página e hizo bueno un lanzamiento perfecto de Henderson en la etapa 2, que además, fue su estreno absoluto en la ‘Carrera del Sol’.

Sin embargo, ni la suerte ni la forma acompañaron al germano en los compromisos posteriores, pasando sin pena ni gloria por San Remo, Gante-Wevelgem o Tres Días de la Panne, donde el intratable Kristoff primaveral volvió a sepultarlo en el único embalaje real del evento.

Curiosamente, Greipel destacó como gregario en Tour de Flandes y París-Roubaix, especialmente, con ataques que forzaron a los rivales de Lotto-Soudal a cazar. Semejantes entrenamientos de calidad dejaron casi a punto al de Rostock, que volvió a tener una alegría en el Tour de Turquía (la 8° en su historial personal allí), luego de ser el más fuerte en el cuarto parcial, donde debió superar varios escollos montañosos.

De ese modo llegó al primer gran objetivo, el Giro de Italia, que empezó con Viviani arrebatándole una victoria que era suya, pero perdió por salir antes de tiempo. Tanto sus lanzadores como él, no repitieron la equivocación e hicieron buenos los pronósticos en la cuarta fracción, donde hizo bueno un embalaje de manual y se alzó con su tercera diana histórica en la ‘Corsa Rosa’.

Poco más pudo conseguir en Italia, donde se marchó anticipadamente para evitar la montaña venidera, siempre con la mente puesta en julio. El Tour de Luxemburgo y Ster ZLM Toer, fueron las próximas escalas en su periplo competitivo, y el portentoso atleta hizo estragos en dichas carreras.

En la primera, celebró por duplicado y se llevó el maillot de la regularidad, ante la pobre oposición allí aglutinada; mientras que en la segunda, repitió el botín pero le sumó la clasificación general, finalizando su puesta a punto de cara a la Grande Boucle.

El velocista de Lotto pudo con la presión y sus formidables adversarios, subiendo al cajón en casi todas las oportunidades que tuvo y llevándose cuatro parciales, entre los que hay que resaltar el más importante de todos para los reyes del sprint: el de los Campos Elíseos.

Como si eso no fuera suficiente, Greipel mantuvo su particular racha, que indica que ha ganado al menos un parcial en el Tour desde su debut en 2011, para un total de diez victorias (segundo alemán más exitoso, por detrás de Erik Zabel, con 12), cifra nada despreciable si se considera que debió medirse a un Cavendish pletórico primero o a Kittel y compañía después.

Cumplido el reto de ir a más en el máximo evento del calendario, el “Gorila” siguió recolectando trofeos, con una etapa del Eneco Tour, la Vatenfall Cyclassics y el tramo final del Tour británico, donde puso el broche a una campaña magnífica, que cerró oficialmente en el Mundial de Richmond.

Tan bueno fue su 2015 que, con 16 victorias, fue el 3° ciclista más ganador del curso por detrás de Kristoff (20) y Kump (18). Eso, con 33 años y en 88 días de carrera que elevaron su cuenta total a 123 triunfos como profesional.

Con Kittel ausente por enfermedad, Kristoff hegemonizando las clásicas, Bouhanni recurrentemente en el suelo y Cavendish brillando en pruebas de segundo orden, Greipel se hizo fuerte donde debía, concluyendo como el sprinter más sólido y el hombre de Lotto Soudal mejor colocado en el escalafón World Tour, 24° con 203 unidades.

Sin embargo, lo más destacable es que, lejos de amilanarse ante la presión de haberse reservado los meses previos, Greipel logró su cometido y dominó de principio a fin en el Tour de Francia, haciéndose acreedor de nuestro humilde galardón como velocista top de 2015.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2015 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: