Análisis: Hesjedal a Trek: resultados inmediatos

Por @pmpalermo

En plena época de fichajes, Trek Factory Racing anunció uno de los más resonantes hasta el momento, ya que Ryder Hesjedal se unirá a sus filas en 2016, tras nueve temporadas a las órdenes de Jonathan Vaughters en el Garmin, bajo sus diferentes denominaciones.hesjedal1

Como suele suceder en estos casos, el hecho de que se trate de un corredor de 34 años genera dudas, más aún, para una plantilla que ya cuenta con varios atletas que han superado la treintena, como Zubeldia, Cancellara, Devolder, Popovych, Irizar, Rast, Roulston o Schleck.

Sin embargo, Hesjedal ha seguido una evolución inversa a la de los antes citados, alcanzando sus mejores resultados en la madurez y demostrando recientemente que todavía tiene buen ciclismo en la piernas, con sendos top 10 en el Giro de Italia de 2014 y 2015.

Basta con observar los resultados de los veteranos que se encuentran en Trek para entender que, salvo Cancellara, el resto ya ocupa un rol formativo o de guía para los más jóvenes, mientras que el flamante fichaje llega para aportar números de inmediato.

Este ganador del Giro 2012 acumula otros lauros notables en su palmarés, pero debido a un pasado oscuro que él mismo reconoció, vamos a considerar lo realizado las dos últimas campañas, en las que, supuestamente, el ciclismo mundial cambió para bien y el canadiense en particular mostró lo que puede hacer, pese a estar estrechamente vigilado, como todos aquellos de los que se sospechó en alguna ocasión.

Básicamente, hay que resaltar sus prestaciones en la Corsa Rosa. En la de 2014 comenzó muy mal, perdiendo 3’26” desde el primer día debido a la caída en la crono por equipos que dejó a Dan Martin afuera. Lejos de desmoralizarse, el canadiense luchó incansablemente, firmó 4 top 10 y clasificó 2° en Val Martello, redondeando un gran 9° lugar en la general.

Por otra parte, volvió a ser de lo mejor de la Corsa Rosa 2015, en la que ocupó el 5° lugar a 9:52 del campeón, yendo a más a lo largo de las jornadas. De hecho, el canadiense fue uno de los más fuertes en la exigente semana final, en la que nunca tuvo miedo al fracaso y atacó hasta el cansancio, rozando la victoria parcial en Cervinia y Sestriere. Pero además, trepó posiciones en la general desde el Mortirolo, lo que lleva a pensar que pudo ser miembro del podio si no hubiera cedido 5:25 en La Spezia por ir mal ubicado.

A todo eso hay que añadir el modo en que obtuvo sus resultados: arriesgando permanentemente y entregando esa sensación de que no tiene miedo a perder y siempre deja todo, sin guardarse nada. Espectáculo puro que los aficionados agradecen en los mezquinos y controlados tiempos que corren.

¿Qué gana Trek?

El equipo de Guercilena se hizo con un ‘diesel’, que le dará mucha presencia en la general del Giro y en etapas de las otras grandes. Para eso lo contratan, puesto que Mollema es la carta en el Tour, mientras los más novatos terminan de formarse y, quizás, Schleck roza algún top 10.

El ex Cannondale añadirá profundidad al bloque escalador de Trek, una mezcla de juventud y veteranía que necesita otra espalda para soportar la presión: Frank Schleck, Riccardo Zoidl, Julián Arredondo, Matthew Busche, Haimar Zubeldia y Bauke Mollema son los otros, salvo que se anuncie que alguno no sigue.

Por supuesto, Hesjedal aportará experiencia para transmitir a los jóvenes, en lo bueno y lo malo, pero la estructura norteamericana ya cuenta con varios ejemplos de lo mismo y su adición es meramente deportiva y a corto plazo.

Sin margen

Por contrapartida, la contratación del ex biker tiene el problema implícito de su edad. El ciclismo es un deporte de riesgo en el que todo puede irse al traste en un segundo, algo que de ocurrirle a Hesjedal, dejaría su trayectoria en entredicho debido a que su recuperación no es la misma que la de un atleta más joven.

En el mejor de los casos, y según él mismo explicó, será podio del Giro, pero para eso deberían conjugarse varios factores como el recorrido idóneo y la fortuna necesaria para no ceder tiempo en la semana inicial del modo en que sucedió los dos últimos años.

Y así y todo, lo que obtenga tiene fecha de vencimiento en un futuro cercano, porque camino de los 35 años, se antoja difícil que sostenga su nivel actual más de dos campañas, aún con el antecedente de Horner todavía latente.

Conclusiones:

Es un fichaje interesante y positivo porque quedó a la vista que puede aportar de inmediato en el Giro, una carrera en la que Trek no ha tenido una baza sólida para la general, más allá del 10° puesto de Kiserlovski en 2014.

Incrementará la profundidad de la plantilla actual (habrá que ver si hacen otros fichajes), será fuente de consulta debido a su experiencia y un modelo a seguir en lo que a entrega refiere, porque el espigado Hesjedal nunca se esconde y, cuando no lucha por el título, ataca hasta el cansancio, colándose en escapadas de alta montaña, como la que le valió el parcial de la Vuelta del año pasado en La Camperona.

Sin lugar a dudas, Trek sacude el mercado con el traspaso de un ciclista al que no se le concede el mérito suficiente por sus pecados y modo de correr poco vistoso, pero si la movida sale bien, se verá el maillot negro muy presente a la hora de la verdad en las empinadas trepadas italianas.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2015 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: