Análisis: Si Marc Soler no aprovecha…

Por @pmpalermo

Por demasiadas razones, Marc Soler (26) tiene más publicidad de la que querría. Campeón de un Tour de l´Avenir, miembro de uno de los equipos más importantes y dueño de un enorme talento, ha quedado como una las principales referencias de la camada que debe tomar el relevo a la generación dorada de España.

Foto: @bettiniphoto / Movistar Team

Ciclista de planta imponente (1.86 m y 68 kg), se ha desarrollado a la sombra de líderes top, cumpliendo funciones de gregario, a excepción de alguna licencia que aprovechó como la París-Niza de 2018. Dicho sea de paso, no cualquiera triunfa en la Carrera al Sol

Ahora bien, Movistar perdió a Quintana, Landa y Carapaz, con lo que el catalán quedó en primera fila casi sin quererlo. Hace tiempo que se lo prometían, pero no sucedía. No al 100% al menos, porque en la Vuelta pasada contó con galones y los desperdició en la etapa 2. Sí, fue top 10, aunque de una de las ediciones con peor nivel en décadas, a más de 22 minutos del campeón y a unos 10 del 8°, Hagen, debutante en estas lides.

Lo concreto es que la espera terminó y es su hora: la de confirmar lo que tiene en las piernas y convertirse en la referencia que un Movistar en reconstrucción busca. Bloque en el que Valverde apura sus últimas campañas (y aunque así no fuera, no es un campeón de grandes vueltas) y Mas aún tiene que ratificar que lo de 2018 no fue un espejismo. Esos “peros” le abren una puerta a Soler, que antes sólo tenía una ventana ante sí.

Para dejarlo en claro: el Bala es uno de los mejores ciclistas de la historia, y es posible que se retire siendo top 10 en la grande que corra. Pero siempre le ha faltado un punto para ser campeón y tiene 40 años. Claramente que no es el futuro en torno al que van a construir.

Y Mas, de 25 años, aún despunta. Es cierto, fue subcampeón en una Vuelta y también 22° en el Tour inmediatamente posterior. No cualquiera consigue eso, así como tampoco sostenerlo y repetirlo. Debe adaptarse a Movistar, lidiar con la presión de sus propios logros y las expectativas. Entonces, puede que le tome un tiempo “volver a ser”.

Con esto en vista, está claro que es el momento de Marc Soler. Sabe todo de los manejos de una escuadra en la que ya acumula seis campañas, aprendió de algunos de los vueltómanos más aventajados de la última década, y cuenta con la materia prima requerida. En él (y un poco en la fortuna) está no seguir los pasos de Rubén Fernández, por citar un prometedor prospecto hispano que no pudo igualar las expectativas que despertó en su juventud.

Soler hizo en 2017 su primera grande (48° en la Vuelta). Desde entonces corrió otras tres, con una progresión evidente que deja en claro su potencial: 62° y 37° en el Tour y 9° en la ronda de su país y en su primera vez doblando. Siempre (o casi) como gregario.

Gran croner y buen escalador, suele ir a más en terceras semanas. Incluso en los años de Landa y Nairo, fue de los domestiques más sólidos en los puertos de los compases conclusivos. Veamos:

  • Vuelta 2017: entró a la tercera semana 56° y terminó 49°
  • Tour 2018: entró 81° y terminó 62°
  • Tour 2019: entró 35° y terminó 37°
  • Vuelta 2019: 15° y 9°

Muchas veces las comparaciones son injustas o inadecuadas, pero también sirven para contextualizar. Por eso, tomaremos a dos vueltómanos de élite para ponderar lo hecho por Marc:  Landa fue 69°, 39°, 34° y 28° en sus primeras cuatro GV, 3° en la quinta y con 25 años.

Froome, de planta muy similar (1.86 y 66 kg), tenía 26 años en 2011 cuando trepó al podio de la Vuelta, y había corrido otras tres grandes previamente con una progresión largamente comentada: 82°, 32° y expulsión cuando iba entre los peores del Giro 2010, tomado de un coche y afectado por una lesión.

@PhotoGomezSport / Movistar Team

Atletas disímiles que luego triunfaron y que, a los 26 años, no eran mucho más que Soler. Obviamente, por desarrollo propio o diagramado, sigue un camino estándar, opuesto al de la tendencia que hoy encabezan Bernal, Pogacar, Evenepoel o Higuita.

Curiosamente, el ex Lizarte estrenará su estatus de líder absoluto en el Giro de Italia, cita que no conoce y que difiere bastante de las otras dos grandes. Al menos, sus lauros en Volta o París-Niza -usualmente con mal clima- invitan a pensar en que ese factor no será un problema.

Quizás sí lo sea su carácter, que lo dejó muy mal parado en la Vuelta 2019. A ver si maduró y si ahora en otra posición, entiende por qué Movistar lo paró el día de su berrinche. Además, sería interesante que se lo crea un poco más, porque sus últimas declaraciones no fueron propias de un jefe de filas: “No voy con grandes aspiraciones”, espetó tras reconocer que tuvo “que pensarlo un fin de semana” a la hora de aceptar el desafío. No inspira ganas ni confianza a sus laderos…

Por otra parte, lo que sí es comprensible es que su designación responda también a los kilómetros de crono que tendrá el Giro y a un cartel que se espera inferior. En el primer apartado es justo decir que Soler ha entregado signos alentadores sobre la cabra en rondas de tres semanas:

  • 35° (última semana de su primera Vuelta)
  • 9° (penúltima etapa de su primer Tour)
  • 98° (por diseño se dejó ir, Tour 2019)
  • 8° (Vuelta 2019)

En el segundo, que a excepción de Richard Carapaz, Vincenzo Nibali, Jakob Fuglsang y alguno más, no habrá un pelotón ni cercano en nivel al del Tour, donde este atípico 2020 se concentrarán los mejores de una manera pocas veces vista. Buena oportunidad para colarse en la puja por la general, aprender e incrementar su moral.

Es momento de juntar todas piezas del rompecabezas: ausencia de gallos que lo tapen, respaldo del equipo, más de un lustro de progresión y aprendizaje, y enorme capacidad física. Movistar atraviesa una reestructuración pública y este es el curso para dar un golpe sobre la mesa sin temor a fallar, algo que está presupuestado como pocas veces en la historia de la estructura navarra.

Después de todo, la vida misma marca que el calendario corre para todos, las generaciones se suceden y, si Marc no se sube al tren, otro lo hará. No sea cosa que Unzué rompa el chanchito en un mercado con varias figuras que acaban contrato…o que Pedrero y algún joven (Alba, Rubio, Samitier) asome la cabeza y tome lo que otros no.

Se acabaron los permisos y las excusas. El camino está liberado y sólo depende de Soler transitarlo para elevar su estatus en el ciclismo y acudir a una cita que tiene pautada hace un lustro. Ojo, tampoco estará acabado si las cosas no le salen, pero las chances no serán las mismas en 2021, curso en el que además terminará contrato y se encontrará en una encrucijada en su vida deportiva.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en Instagram y Twitter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2020 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

22 pensamientos sobre “Análisis: Si Marc Soler no aprovecha…

  1. Con todo el respeto que se merece, Ciclistas de la talla de Soler en Colombia hay por montones, Rubio y Alba son mucho más y el tiempo me dará la razón

    1. Tiempo. HOY es el de Soler.
      Lo demás son conjeturas querido amigo. Esos que están en Colombia primero deben salir de allí (como Alba y Rubio, que los menciono en el artículo) y luego ser tan buenos que cuando llegue su momento suban al tren.
      Ahora, el que cumplió con todos los pasos es el catalán.
      De nuevo, está todo en la nota. Saludos!

    2. Rubio y Alba apenas si han debutado en el WT, no tienen experiencia aún no han podido demostrar nada, no sabemos hasta donde van a llegar; si confirmarán sus condiciones o se difuminarán como tantos deportistas que brillan en categorías inferiores y luego no dan la talla. Soler ha corrido ya 5 grandes vueltas, lleva 5 temporadas como profesional desarrollando una progresión natural, tiene experiencia, ha esperado su momento como gregario y tiene derecho a su oportunidad. Ese nacionalismo ciego que ud demuestra resulta ofensivo y despectivo para mucha gente de afuera que lo pueda leer, y es una de las razones por las que el forista colombiano promedio genera tanto rechazo, por esa incapacidad de ver y disfrutar del ciclismo sin quitarse la bandera. No parece gustarles el ciclismo, sino en función de que un colombiano destaque. Ningunear o denigrar a Soler no hará que Rubio y Alba brillen más mientras estos no demuestren que merecen una oportunidad también.

      1. Impecable tu respuesta, Oscar. Sí, la verdad que a muchos nos genera rechazo ese falso nacionalismo o “patriotismo” mal entendido que tienen algunos fanáticos colombianos. Aveces cansa un poco. Pareciera que inventaron el ciclismo

    3. Sr Fanore , Einer y Alba han corrido algún giro y tour Sub 23 y aunque creo que son corredores con gran futuro , de momento no han ganado ninguna de estas pruebas , Marc , si , ganó sl Tour del Porvenir , y también la Paris -Niza entre los profesionales , y aunque no todos los corredores maduran de la misma forma , como dice acertadamente el articulo , está ante una gran oportunidad y tampoco Rubio ni Alba hicieron ninguna carrera de tres semanas , ojalá les vaya fenomenal , un saludo

    4. Soler tiene gran talento, sube y va en la crono, que mas pudiera pedir? Si claro, techo, cabeza. Pareciera que allí están sus lagunas. No todo es talento o preguntemosle a su compañero Betancurt o a Landa…

  2. Gran articulo Sr. Martin , y aunque en lo que concierne A.Valverde tambien encuentro muy acertado su analisis y no siendo su punto fuerte ( como bien matizas), fue podium en Tour y Giro y ganó la vuelta a España , 2 veces el Dauphiné, 3 veces la Volta a Catalunya, 1 P.Vasco , amén de Monumentos etc., pero si es cierto que en mi opinión le faltó un punto en pruebas de tres semanas, atentamente, un saludo.

  3. La limitación mas grande que tiene Soler es su mentalidad. Ya ha tenido logros importantes, progresión en la cabra, y algo de mejoría en la escalada, pero su mentalidad no parece progresar y sus palabras lo ratifican; por ejemplificar posturas de sus contemporaneos: Carapaz “El Giro es mi gran objetivo”. López referente a su primer TDF “La Idea es estar con los mejores” en cambio Soler dice “No voy con grandes aspiraciones”.
    Incluso un chico mas joven tiene una mentalidad superior “cuando asista al Giro y a la Vuelta será para ganarlas”, y hasta un juvenil tiene mas caracter siendo interrogado por unas palabras de la máxima leyenda “Sé que lo estoy haciendo bien”.
    Esperemos que la cuarentena le afecte positivamente a Soler y madure su mentalidad porque de momento está lejos de ser un capo.

  4. Si, tristemente en este giro van unos obligados a mostrarse y otros a ratificarse… bienaventurados los que no tienen esas cargas…. Pero si Soler no pelea podio le caerán duro y eso lo afectará mentalmente y tal vez se hunda definitivamente… Si Carapaz no gana le darán duro también y es bueno recordar que Ineos da pocas oportunidades de líder absoluto, caso Henao, Rigo, Thomas…. por tanto entrará en 2021 a la guardia pretoriana de Bernal, si gana este tour,… Si Simón va finalmente al giro y no gana, se meterá presión que con el giro no puede por la calidad de sus rivales… Si Nibali no gana, pues nada, ya ganó todo y no tiene nada que probar y no probarse… Si Merckxito no gana, pues no pasa nada el va con su mentalidad grande de tener el liderato y nadie duda que lo haga desde la 1a etapa hasta mínimo la 5a etapa… con eso ya salva la temporada, si se quiere… aunque sigo convencido que iré all in por el.
    Los que la llevan mejor son los jóvenes debutantes de GV que no pensaban que lo pudieran hacer este año (seguramente no lo hubieran hecho sin pandemia) y llegan a mostrar su valia… ya que si se da la lógica, los equipos están obligados a rellenar con los jóvenes el giro, así tendremos a los colombianos Hodeg para etapas, ya que Bennet y Jackobsen iran por tour y vuelta, Muñoz y Florez, Rubio y Alba, Ardila y Muñoz, Buitrago, Martínez, Rivera y Tejada para las etapas montañosas y buscando un top 20 o porqué no un top 10.
    De la élite mundial, hay otros que vienen en el mismo plan de los colombianos, como Dainese por las volatas, Vlasov, Valter, el tico Rivera, Hirschi, entre otros..

  5. Por eso escribí que el tiempo me dará la razón y el tiempo es cuando termine el giro 2020, saludos y respeto para todos ustedes

  6. Cuando salió el documental de Movistar defendí a Carapaz, a quien muchos tildaron de arrogante y pretencioso a pesar de que ganó. Mi argumento es que un campeón no son solo sus piernas sino su mentalidad, sin confianza no llegará, aunque haya crecido y, eso es lo que no veo en Marc Soler.
    Sin embargo, eso no significa que no se aprenda, cosa que de nuevo ratifico, puede ser un vacio del equipo, la gestión del liderazgo. Claro, especulo hoy porque lo que antes fue problemas de gestión de muchos gallos minando y dividiendo el equipo, hoy es la promoción y fortalecimiento de sus nuevos valores.

  7. En Giro todo se está dado para que gané Carapaz y él lo sabe, él esta calladito preparándose en altura y llegará con excelente preparación yo diría que mejor que cualquiera que va al Giro y si a eso le agregamos que son pocos los grandes que van entonces se puede concluir que será Nivali el único con posibilidades de pelearle el título.

  8. Es un giro fuertísimo, 2 contra reloj y mucha montaña incluso bastante por encima de los 2,000 mts de altitud, y parece que todo lo mejor se esta guardando para el tour, salvo algunos equipos con muy buena nomina tipo Ineos, y creo esa es la mayor debilidad del movistar, que asiste con un equipo con baja experiencia, yo no creo que sean favoritos.

  9. EXCELENTE ARTICULO. No creo mucho en Soler y confieso qe tampoco me cae bien. Pero no por eso dejo de reconocer sus logros.

    Nadie gana facil un Avenir y una Paris Niza. En una Cataluña Valverde dijo qe Marc se iba A cansar de ganar. Esperemos.

    Por otra parte mi favorito para el giro es Fulgsang y si Rohan Dennis asistiers, algo le apostaria.

  10. Según ustedes, la Vuelta 2019 fue “una de las ediciones con peor nivel en décadas” y sólo estuvieron Roglic (la gran realidad de grandes vueltas del 2019 y firmísimo candidato para el Tour 2020), Valverde (según esta misma nota “el Bala es uno de los mejores ciclistas de la historia”), Pogacar (uno de los tres jóves maravillas del ciclismo World Tour actual), Superman López (un decente vueltómando con podios en dos grandes en 2018), Nairo Quintana (ya decadente y de salida del Movistar, dirían aquí), Jakob Fulsang, Philippe Gilbert, Sam Bennet, Fabio Jacobsen, Sergio Higuita (revelación World Tour 2019). Nibali no estuvo porque ya había hecho Giro y Tour. Froome no estuvo porque estaba roto. Dumoulin estaba medio roto. Contador ya estaba retirado. Pantani porque ya está muerto.
    Preguntas para la redacción: ¿Quién más debió estar en la Vuelta 2019 para que no hubiera sido “una de las ediciones con peor nivel en décadas”? ¿Vale de algo el triunfo en esa “mediocre” Vuelta para Roglic según los estándares de esta redacción o no debe ni contarla en su palmarés?
    Por favor, no es necesario que me respondan (si es que me responden) con piedras y palos.
    El tema es que sus estándares son tan altos (sólo sirven Froome y Domoulin así estén rotos) para que un triunfo en grandes vueltas cuente, que uno se hace estas preguntas.

Deja un comentario

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: