Análisis: Sin Boonen y Cancellara, ¿quién ocupará su lugar?

Por @pmpalermo

La 115° París-Roubaix marcó el cierre de la temporada de pavés 2017 pero, más importante aún, puso punto final a la trayectoria profesional de uno de los mejores clasicómanos de la historia del ciclismo: Tom Boonen.

Así, sumado al adiós de Fabián Cancellara en 2016, el deporte pedal queda huérfano de figuras hegemónicas en lo que a las carreras adoquinadas refiere y, por supuesto, ya echa en falta un duelo como el que protagonizaron el suizo y el belga durante la última década.

Con 14 Monumentos ganados entre ambos -7 por cabeza- y 34 clásicas (21 “Tommeke” y 13 “Spartacus”), la dupla en cuestión dejó una huella indeleble en la historia y un hueco sumamente difícil de llenar, no sólo en lo deportivo sino en lo personal, ya que sólo unos pocos gozaron de la popularidad de los dos portentosos atletas.

Además, pusieron bajo presión a sus sucesores, que deberán afrontar el relevo del mismo modo en que Tom y Fabián lo hicieron en su momento con Johan Musseuw, retirado en 2004. Casualidad o causalidad, la explosión del hombre de Mol se produjo en 2005, mientras que la primera conquista en Roubaix del oriundo de Berna, llegó allá por 2006.

Sagan, dueño del presente

Pero el panorama luce complicado. Sin ánimos de comparar, Boonen tenía 24 años cuando se impuso en su primer Monumento, mientras Cancellara contaba con una primavera más en su estreno.

Mirando el pelotón actual, Peter Sagan sería el sucesor más digno y calificado, aunque deberá plasmarlo en resultados. Fácil decirlo, no hacerlo, como queda a la vista en su solitario Tour de Flandes, obtenido con 26 años y luego de varios brillando al máximo nivel.

De hecho, su poderío es tal, que los rivales corren contra él en vez de salir a ganar, situación que le complicará aún más la existencia y, posiblemente, la misión de convertirse en el nuevo “Rey del pavés”.

La otra figura actual en lo que a las clásicas refiere es Greg Van Avermaet. Sin embargo, el belga explotó algo tarde en su trayectoria, ya tiene 31 años y apenas ayer se hizo con una de las cinco clásicas que sobresalen en el calendario, indispensables para pujar por el cetro en disputa.

Sus duelos con Sagan bien podrían ser el reemplazo a los pulsos de Boonen y Cancellara, siempre y cuando la salud respete a ambos y ninguno baje el nivel abruptamente, algo que no sería raro en un futuro no muy lejano para el de BMC, en vistas de su edad.

Alexander Kristoff apuntaba más alto en 2015, cuando sumó De Ronde a su San Remo previa. Pero el noruego no volvió a rendir nunca a esas cotas y, con 29 primaveras, está en un punto de inflexión determinante, al menos de cara a ser una estrella del pavés.

Ni que hablar de Sep Vamarcke (28), un atleta con atributos increíbles para las piedras que sigue sin dar el gran salto debido a los errores tácticos de antaño y a una mala suerte sin igual desde que pasó al Cannondale.

John Degenkolb vio trunca su progresión el año pasado por un horrendo accidente. Hasta ese entonces, tenía una San Remo y una Roubaix, las dos clásicas que mejor le sientan y en las que tendría algo que decir más adelante, si recupera las piernas de su 2015 mágico. Con 28 años, el germano tampoco tiene mucho margen.

Oliver Naesen (26) se las trae. Es uno de los ciclistas más fuertes del pelotón y su progresión ha sido sensacional, pasando del modesto Topsport al World Tour, categoría en la que lleva un año y medio de prestaciones crecientes.

Quitando la caída por el enganchón de Sagan en Flandes, su 2017 está siendo genial, con plazas en el top 10 en Omloop, Kuurne, E3 y Dwars door Vlaanderen y, más importante todavía, dando la cara por AG2R ante la ausencia de un “pedrero” de contrastado recorrido como Vandenbergh.

Tiesj Benoot es tan joven (23) que poco puede decirse sobre él sin ser injustos. 5° en Flandes 2015, en su campaña neo profesional, el de Lotto Soudal posee el potencial para transformarse en una estrella, pero sobran los ejemplos de promesas perdidas por caídas, presión o malas decisiones y no será hasta que lo ratifique, que el belga sea considerado para este listado.

Luke Rowe (27) ha ido ganando enteros dentro del Sky merced a su excelente progresión y resultados, aún siendo gregario de los diferentes líderes de turno. El galés es un ciclista muy interesante, extremadamente fuerte y regular, y el curso venidero será, posiblemente, en el que porte galones con exclusividad y sepamos para qué está realmente.

Salvo un giro de 180° en su periplo profesional, Arnaud Démare, Zdenek Stybar, Jens Keukeleire, Jurgen Roelandts, Niki Terpstra, Taylor Phinney y Edvald Boasson Hagen, ya enseñaron lo mejor de su repertorio y no ocuparán el trono vacante como dueños de una época.

Luego aparecen una serie de nombres brillantes que disponen de las condiciones físicas y estructurales, pero que tendrán que subir -y rápido- otro escalón en su desarrollo: Yves Lampaert (25), Edward Theuns (25), Adrien Petit (26), Alexis Gougeard (24) y Jasper Stuyven (24).

Todos ellos han coqueteado de modo serio con las dificultades de la primavera, dejando en evidencia rasgos privilegiados para sortear abanicos, caídas, barro, lluvia y demás condimentos propios de dicha fase del calendario ciclista.

No estamos locos al incluir a Michal Kwiatkowski. El polaco, que aprendió que no es un hombre para las grandes vueltas, afirmó que se enfocará en los Monumentos porque cree que posee las cualidades para vencerlos todos.

Con 26 años, el de Sky acaba de obtener la Classicissima y va por Lieja y Lombardía en lo que resta del curso. Campeón 2015 de la E3 Harelbeke, ya avisó que, antes o después, se preparará específicamente para el pavés y, con su categoría, sería un error descontarlo.

El último en consideración es Luke Durbridge (26), que pasó de ser un contrarrelojista puro en sus comienzos a pelear de igual a igual contra gente con más rapidez y pedigree para muros y adoquines. Su rendimiento ha sido notable, le queda mucho ciclismo en las piernas y bien valía su adición.

La próxima generación

Al igual que Benoot, quien ya acumula más castigo y por eso ocupa un lugar entre los clasicómanos del presente, hay una serie de jóvenes que garantizan el porvenir. El primero es Dylan Van Baarle (24), un soplo de aire fresco para el mediocre Cannondale.

El holandés, dos veces top 10 en Flandes y con interesantes presentaciones en el “Infierno del Norte”, sigue la estela de su compatriota Terpstra, lo que no es poco decir. Adicionalmente, cuenta con una punta de velocidad superior, crucial para brillar en estas complejas batallas.

Las señales enviadas por Fernando Gaviria (22) en las pocas clásicas en las que tomó parte invitan a la ilusión. Dos veces top 10 en Gent-Wevelgem y cerca del podio en San Remo, este ex patinador que sueña con ganar la Roubaix, tiene una versatilidad impresionante que lo hace dueño del futuro.

Está en el equipo ideal para desarrollarse en ese sentido, aunque es pronto para saber si logrará ser el reemplazo de su recién retirado compañero, Boonen.

¿Otros prospectos? Gianni Moscón, de 22 años y 5° en su segunda Roubaix; Søren Kragh Andersen (22), sorpresa en la última Gent-Wevelgem; Nils Politt (23) o Florian Sénéchal (23), por citar sólo algunos con potencial. Una vez más, las grandes ligas poco tienen que ver con las categorías menores, donde muchos de estos pedalistas han ganado las versiones juveniles de Roubaix o Flandes.

Conclusiones

Como se aprecia, nombres sobran. La mayoría de los candidatos que son realidad ronda la treintena, edad en la que Boonen ya ostentaba cinco Monumentos, contra los tres de Cancellara. Suponiendo que los aspirantes al relevo sean tan longevos y productivos como sus dos referentes, aún están a tiempo de seguir su estela.

Por supuesto, por juventud, carisma y actualidad, Peter Sagan cuenta con todo lo necesario para emularlos. Pero claro, eso en los papeles, porque las carreras hay que ganarlas y, sin equipos sólidos a sus órdenes, las cosas no serán nada sencillas para el popular “Peto”.

Tras él, es evidente que Degenkolb y Kristoff están en el filo, en tanto que Naesen y Benoot deben ratificar la senda que arrastran hasta ahora. Vanmarcke necesitará revertir años de malas decisiones, mientras que Van Avermaet, accidentado el curso precedente, no sólo no puede sufrir ningún percance más, sino que está obligado a producir, y en grande.

El resto acompañará y, eventualmente, dará la sorpresa, pero no más que eso. Por otra parte, las camadas inferiores destilan talento, que luego tiene que ser debidamente encarrilado y gestionado.

La carrera por el relevo ya comenzó, se anticipa emotiva y, al igual que sucede con las clásicas, es impredecible y llena de obstáculos que pueden dejar sin nada a los favoritos en un abrir y cerrar de ojos.

¿Habrá en el pelotón actual alguien capaz de igualar o superar a Boonen y Cancellara? Sólo el tiempo dará la respuesta, pero la presunción es que sí, siempre y cuando los que marchan en punta ratifiquen sus amenazas y sean consistentes en el corto plazo.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2017 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

10 pensamientos sobre “Análisis: Sin Boonen y Cancellara, ¿quién ocupará su lugar?

  1. El sitio de Boonen está bien cubierto con Van Avermaet y Sagan, que son dos corredores muy parecidos al ya retirado pedalista belga.
    El sitio de Cancellara es más difícil de ocupar, ya que además de ser un gran clasicómano, contaba con otras virtudes, como ser el mejor contrarrelojista visto en muchos años. La locomotora suiza, vamos.
    El problema que tiene Vamarcke y otros corredores similares es que tienen poca punta de velocidad y llegar en solitario a meta en estas carreras es algo que pasa a veces, pero lo normal es ver a varios corredores midiendo su sprint en meta.
    Naesen me parece que va a ser un auténtico crack del pavé.

  2. Mientras Sagan siga corriendo en equipos que no le den nunca una mano en los kms conclusivos, va a ganar menos de lo que debería. En Roubaix, se vio claramente la importancia del equipo, Van Avermaet era el más fuerte, por lejos, pero igual necesitó la ayuda de Oss para manejar tácticamente la Carrera. Naesen es muy bueno, pero no tiene sprint. Gaviria está teniendo la progresión correcta para ser una estrella de las clásicas.

    1. Gracias Arturo. Senéchal está en el artículo. ;) Laporte lo veo más como velocista, de hecho, es un excelente lanzador de Bouhanni y se ha hecho cargo de los sprints cuando Nacer no estuvo por algún motivo.
      Van Lerberghe, como muchos otros de escuadra belgas, aún creo que está un peldaño por debajo. No lo leerá, pero mencionarlo (y a otros)elevaría la presión en torno a su figura.

  3. La proyección del ciclismo colombiano actual va marcando una actuación sobresaliente en varios campos, como en
    montaña, velocidad, etc., que bueno sería que los que saben y conocen sobre clásicas se dedicaran más a orientar ciclistas colombianos con capacidades para las mismas: De seguro encontrarán material para destacarse en corto y mediano plazo en dicha modalidad … ! viva el ciclismo colombiano, el ciclismo del presente y el futuro !

  4. el duelo hoy día está entre sagan y gva. no creo que ellos alcancen a lo que fueron boonen y cancellara. quizás sagan debería ser más conservador, no confiarse tanto, ser más calculador; y me gustaría que gva fuera más arriesgado y que no ruedee tanto. pero todo es cuestión de gustos y opniniones.

    muy buen análisis.

  5. Interesante artículo, abriste un amplio ramillete de candidatos, Pablo. Pero creo que los que como ocurre muchas veces cuando se va una figura, en este caso dos, su reemplazante tarda en aparecer.
    Es cierto que nos gustan los duelos, los mano a mano en deportes individuales (Jordan-Malone, Agassi-Sampras, Bjorg-McEnroe, Hinault-Fignon) pero no siempre se dan por una temporada tan larga como los que motivan la nota.
    Desde Río de Janeiro el belga Van Avermaet ha estado sensacional, mientras que Sagan siempre da espectáculo. Aun así dudo que alguno alcance el número de monumentos de los retirados.
    Por ello creo que hay que esperar a quienes tienen unos años menos y apenas se están fogueando sobre barro y adoquines.

    Gracias.
    @RegulusAugustus

Los comentarios están cerrados.

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: