Análisis: Sky empieza a ganar el Tour 2017 con el fichaje de Diego Rosa

Por @pmpalermo

Como si el dominio del Team Sky en el Tour 2016 no hubiera sido abrumador, los de negro se dieron un nuevo lujo y sumaron una estrella en ciernes a su plantilla, el italiano Diego Rosa, una de las piezas más codiciadas del mercado.rosa-a-sky

Al mejor estilo del US Postal hace una década, los de Brailsford llevan un par de temporadas fichando a los mejores escaladores rivales y, casualidad o no, le birlaron dos joyas al Astana, que hace un año vio como Mikel Landa les daba la espalda y se unía a la corte de Chris Froome.

Si bien se sabía hace meses de la salida del atleta en cuestión rumbo a la multimillonaria formación, tres ausencias a controles antidopaje frenaron la firma del vínculo, hasta que la UCI aclaró la situación, justificando dos de las infracciones.

Quizás con menos repercusión mediática porque Rosa no viene de subir al podio en una grande como hiciera el vasco, se trata de la contratación con más impacto deportivo después de las de Alberto Contador, Peter Sagan y Vincenzo Nibali a Trek, Bora y Bahrain respectivamente.

Una ascensión meteórica

Rosa es un ciclista fenomenal, tanto, que tras ser top 10 en un Mundial de Mountain Bike sub23 – su primer gran amor- se regaló una victoria en el Giro della Regione del Friuli aventajando a Bob Jungels y Edoardo Zardini, con Fabio Aru bastante más atrás. Más que suficiente para enamorar a Giani Savio.

Un año después, en 2013, disputó su primera gran vuelta, el Giro de Italia –con Androni- y clasificó 22°, entregando excelentes prestaciones en la montaña, pero más importante todavía, un crecimiento a lo largo de las jornadas que descubrió un auténtico vueltómano en ciernes.

El de Corneliano d’Alba luego se estancó un poco por problemas físicos, pero su progresión siguió hasta que explotó definitivamente con los kazajos, que gozaron del trabajo de un gregario de lujo, capaz de mover los mismos vatios que sus líderes en los puertos.

En Astana, aún cuando debutó con un espectacular 5° en la Strade Bianche, fue de menos a más, vaciándose por Nibali y Aru según fuera necesario, pero ofreciendo una alternativa de éxito debido al poco marcaje al que era sometido. De ese modo, protagonizó un cierre de curso genial en el que fue vital para Nibali en Il Lombardía, pocos días después de haber celebrado él mismo con un certero ataque en la Milano Torino.

El piamontés sumó enteros en el escalafón interno, convirtiéndose en un segunda espada de peso. Tanto así que, más de una vez se vio ante la obligación de reemplazar a sus jefes, tal como sucedió recientemente en el Giro de Lombardía que se llevó Chaves. Ese día, el más fuerte fue el italiano, que empezó a trabajar a 60 kilómetros del cierre para Aru, controló las acciones y luego conectó en solitario a los punteros, dándose el lujo de atacarlos dos veces en una definición que lo vio 2°.

¿Qué aportará?

Al margen de sus lauros en el mencionado Monumento lombardo o en la Milano Torino, Rosa ha dado sobradas muestras de su potencial en citas de un día, ya que atesora diversos puestos en la decena de avanzada en eventos de alta alcurnia como Lieja o el Nacional de su patria, siempre participando en beneficio de otros.

Adicionalmente, Sky se hace con los servicios de un corredor que ya conoce las tres grandes, que logró excelentes resultados globales allí sin buscar sus opciones y, por último, que ya acumuló en sus piernas los esfuerzos de dos de las mismas en una campaña (Giro y Vuelta en 2015), punto fundamental en el desarrollo de un ciclista.

Sin ir más lejos, fue uno de los pocos que hizo “daño” al intratable bloque negro durante la pasada Grande Boucle. Con más piernas que su líder, el ex Androni se guardó hasta la última semana y entró en acción en la Grand Colombiére y Finhaut-Emosson, donde sin enseñar todo su arsenal, tuvo el honor de estar entre los pocos que hicieron transpirar a Froome y compañía, si es que puede afirmarse tal cosa.

En resumen, es una “locomotora” capaz de tirar de grupos reducidos en clásicas y grandes vueltas, ideal para controlar escapadas o generarlas, y un comodín perfecto para enviar al ataque y abrir camino o para hacerse cargo en caso de que su capo de turno no esté fino.

No todo es color de “Rosa”

Rosa (27) está ingresando en el período ideal para la práctica del ciclismo y, sobre todo, aún tiene margen de progresión porque empezó tarde en las ruedas finas, pero su salto a Sky no es garantía de nada. Así como Poels encontró una nueva dimensión para su talento, están los casos de Roche o König, que pasaron sin pena ni gloria por la disciplina británica.

No es un dato menor que en Astana, Rosa se encontró con medio staff italiano, es decir, todo el bloque de corredores, masajistas y directores de su país puestos allí por y para Vincenzo Nibali. La historia no se va a repetir en la estructura de Brailsford, mucho más globalizada y centrada en los designios de Froome.

Otro punto a valorar es el de la presión, porque así como Rosa aceptó marcharse tentado por una pila de billetes, se le exigirá en consecuencia, hecho que sumado a la suerte, puede ser decisivo para su performance.

A modo de ejemplo, puede citarse el caso de Kwiatkowski. Nadie duda que éste posee talento, pero las lesiones y enfermedades lo mermaron reiteradamente, dejando la sombra del ciclista que alguna vez fue. Y aunque el azar tiene responsabilidad, también existe la causalidad, porque una cabeza sometida a estrés termina por minar las defensas y, por consiguiente, favorece las dolencias.

Dicho esto, no puede soslayarse la rápida adaptación del protagonista del día cuando pasó de Androni a Astana, indicio promisorio de cara a su futuro inmediato.

La elevada vara interna de Sky

A diferencia del polaco o Landa, el espectacular vencedor de la quinta etapa de la Itzulia no portará galones por ahora, limitándose a fortalecer el tren de vatios de Sky, y gozando de alguna oportunidad transitoria que permita a los directores evaluarlo de cara a una eventual capitanía.

Esto elevará el nivel base de la formación, con gente de la talla de Thomas, Nieve, Henao, Landa o Poels pujando por liderar en el Giro o en rondas como la Vuelta al País Vasco, donde el “keniata” no diga presente.

El italiano no desentona para nada entre quienes ya son sus nuevos compañeros, y será una pieza más de artillería para un Sky que apunta a repetir en el Tour lo hecho este año: aislar a su capitán de los ataques con escuderos de igual o más nivel que los propios contrincantes.

Pero además, si la movida sale bien, alguno de los fieles gregarios que guiaron a Froome rumbo a su tricampeonato en julio, seguirá la senda trazada por Richie Porte y buscará emanciparse, tratando de regalar a los de negro un podio en la grande donde suelen flaquear, el Giro.

Esto significa que Rosa incrementará la profundidad de una plantilla que ya es larga por definición, en la que Poels tiene todos los números para capitanear en Italia, premio harto merecido tras su monstruoso 2016.

Conclusiones

Rosa, mientras tanto, deberá adaptarse a los métodos de entrenamiento y carrera de su nueva “casa”, demostrando con el correr de los meses que está listo para el desafío de formar parte del nueve del Tour, tarea titánica como pocas en el ciclismo actual.

Aún es pronto para sacar conclusiones definitivas, pero en la previa, parece tener muy claro su rol y eso no es poco. “Ponerme este maillot es un gran paso adelante en mi carrera y estoy seguro que el Team Sky es el mejor entorno posible para mi crecimiento y alcanzar mi madurez como corredor”, señaló en el comunicado oficial.

“Mis ambiciones están en consonancia con las del equipo: trabajar duro en conjunto para lograr resultados importantes. Estoy listo para apoyar a los líderes del equipo en las grandes vueltas y hacerlo bien en las carreras de un día que se ajustan a mis condiciones”, añadió, dando a entender que estará a las órdenes de Froome.

En un deporte donde ya nadie se impone por el peso de los antecedentes, la edad, la forma y el futuro están del lado del pedalista italiano, quien de cumplir con la proyección que apunta, será el gran robo del mercado 2016, aunque a día de hoy, varios de sus ilustres colegas acaparen todas las miradas con traspasos más mediáticos que efectivos.

La pelea por el Tour 2017 ya empezó y, lamentablemente para el resto, Sky tomó la delantera con la adición de Diego Rosa a su tren de montaña, bloque que mete miedo como nunca antes y al que no será nada sencillo quebrar.

Así, cuando se sucedan las etapas en julio venidero y nadie pueda moverse cuesta arriba debido a la elevada marcha de la maquinaria británica, será oportuno recordar el mercado de pases, cuando en un acierto genial, Brailsford se llevó a uno de los pocos que le hizo daño a los suyos en competencia.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright ©2012-2016 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: