Análisis: Van Aert no será corredor para la general de grandes vueltas

Por @pmpalermo

Otra temporada comenzó y, entre los tantos temas que acompañan al pelotón, sigue vigente el de la posible reconversión de Wout van Aert en hombre para la general de rondas de tres semanas. Desde este espacio lo tenemos claro: eso no sucederá. Pero como muchos acompañan estas ideas que circundan por las redes más que en el seno del equipo o la cabeza del atleta, es oportuno hacer algunas aclaraciones.

Foto: Getty Images

La primera, que ni al propio Van Aert le conviene. Pasaría de ser el ciclista más completo del lote actual a perder aptitudes. Esto es por la obligada disminución de peso que tendría que afrontar de cara a mejorar en el que es su punto menos fuerte: la escalada. Nótese que decimos menos fuerte y no débil…

Sí, aguantó muchas etapas del Tour 2020 con los mejores y ganó la etapa reina de la última Grande Boucle, pero eso no implica que tenga lo necesario para lidiar codo a codo con Pogacar, Roglic, Bernal o Carapaz, por citar sólo algunos. No en vano Jumbo se volcó con Vingegaard cuando Rogla abandonó la cita gala por caída. Y por si alguien no lo recuerda, Wout era 2° en la general cuando el esloveno se marchó a casa. De hecho, los neerlandeses no necesitan a su portentoso atleta como capo teniendo al esloveno, al danés, a Kuss, Foss, Dumoulin o Kruijswijk para esas lides.

Por más avanzada que esté la ciencia aplicada al deporte, hay cuestiones físicas que siguen siendo primordiales. Van Aert mide 1.90 m y pesa 78 kg, es dueño de una potencia absoluta descomunal que ya se encargó de aprovechar para ganar sprints masivos o cronos. Pero para ganar una grande eso no alcanza. Hay que poder trepar cada día sin fallar, y encima ahora la apuesta se ha elevado con la irrupción de Pogi, que llevó un paso más allá el nivel de los ataques cuesta arriba.

Van Aert resistió y/o brilló en las alturas porque también tuvo permisos (físicos y mentales) en días intermedios. Él nunca fue líder en las grandes que dispararon el tema en cuestión, con la obligación que estos tienen de no fallar jamás. El belga tuvo sus jornadas top, pero también otras en las que se descolgó antes. Aún así, hubo una suerte de experimento en Tirreno-Adriático 2021 y el mismo no salió de la mejor manera. O al menos no como debería de cara a postularlo como flamante vueltómano.

Allí, evento con un sólo día de montaña y encima unipuerto, no pudo con un Pogacar que lejos estaba de su pico de forma. Sí, el de Jumbo limitó muy bien los daños, pero una vez más, en una ronda de pocos días, con un único ascenso. Eso no es sinónimo de que pueda hacer lo propio con encadenados de montaña en las piernas y en una etapa 18 como la que tendrá el Tour en 2022.

Van Aert tendría que mejorar su potencia relativa, la que importa para subir, algo que sólo conseguiría bajando de peso. Y esa merma en su organismo no tiene garantías de funcionar y muchas chances de que termine perjudicando sus fuertes en las demás disciplinas. La misma debería ser sólo de grasa, complejo de lograr en atletas con poco tejido adiposo y alto porcentaje magro.

La historia misma se encarga de ratificar que Van Aert –o Ganna, según algún otro fantasioso– no serán vueltómanos para las grandes. El último campeón de más de 75 kg (recuerden que él está en 78) fue Bradley Wiggins, lo suyo fue cosa de una vez, en un Tour con muchísima crono y pocos rivales de entidad en su pico de rendimiento. ¿Antes? Sí, Miguel Indurain, un extraterrestre que encima reinó en una era marcada por ayudas que potenciaban el rendimiento de un modo increíble y con recorridos que jugaban a favor de sus dotes como croner, factor con el que hoy no contaría Van Aert.

Ya que mencionamos a Wiggins, recordar el daño que le hizo transformarse en vueltómano. Los sacrificios que realizó en forma de dietas o entrenamientos en rodillo dentro de un invernadero con estufas prendidas son sólo algunos de los motivos que lo llevaron a fracasar de inmediato una vez que cumplió su meta y, por supuesto, desembocaron con su retiro poco después. Esto no es tan simple como se dice.

Para más números, Van Aert mide 1.90 m, más alto que Wiggo o el propio Indurain, con lo que los antecedentes son más negativos en ese apartado. Y así como los pedalistas “bajitos” no tienen tan accesible pujar por el título, los altos no están más beneficiados por la naturaleza. La genética es el factor limitante en esta historia. Esa misma genética que le permite ser el pedalista más completo del lote, uno capaz de ganar clásicas, vueltas de una semana, sprints o cronos.

Con eso en vista, ¿es necesario que resigne todo lo que sus padres le heredaron para ir a luchar una batalla en la que empieza corriendo desde atrás? Pogacar es tanto o más fuerte en sprints de montaña o en cronos en grandes vueltas. Su talento es indiscutido, su genética también. Y así como Wout estaba imponiéndose en el barro o en sprints desde pequeño, los escaladores más afamados del momento llevan años de ventaja subiendo.

La idea suena muy romántica y hasta motivadora, pero con 27 años a cuestas se antoja poco probable que el virtuoso belga opte por un derrotero tan adverso  como sería del de convertir su organismo en todo lo opuesto a lo que hoy es para tratar de imponerse frente al monstruo del momento quien, dicho sea de paso, apunta a ser uno de los más grandes de la historia.

Por todo eso, para este servidor, sería un auténtico despropósito que lo intentara siquiera y una pérdida irreparable para el pelotón y los aficionados. Porque, quitando las rondas de tres semanas, el ciclismo es mucho más que eso y es un placer increíble ver como el gigante de Herentals doblega a sus contrincantes en todas las especialidades durante el resto del calendario.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en Instagram y Twitter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2022 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

9 pensamientos sobre “Análisis: Van Aert no será corredor para la general de grandes vueltas

  1. Excelente análisis. El ciclismo no se acaba solo en grandes vueltas; particularmente me atraen las clásicas de un día, son mucho mas emocionantes, y ciclistas con Wout son los que aseguran el espectáculo y generan afición

  2. Van Aert tiene cualidades de sobra para disputar una gran vuelta, otra cosa es que quiera hacerlo o le interese.
    Un tal Miguel Indurain tenía un físico muy similar e Van Aert, y ahí está su palmarés.

  3. Cierto, el problema es que en un ejemplo comparativo insisten en que un campeón de los 100m planos gane maratones de 42km y viceversa, aduciendo que se trata de solo ser disciplinado, entrenar muy duro y tener el deseo, entonces cotinuando con un ejemplo fantasioso, sería como si Husain Bolt en su época bajara extremadamente de peso con el propósito de ganar maratones, y entonces aun así no le podría seguir el paso a los keniatas pero lo peor ya no sería el rey de los 100m y 200m.

    1. No podría estar más de acuerdo con la nota, excelente. Van Aert está muy pero muy bien enfocado tal cómo está ahora, y así le va de maravillas, es un ciclista bestial. Coincido en que ni a él ni al Jumbo le interesa -ni le conviene- intentar la conversion a vueltómano. Tiene otros terrenos en los que puede seguir brillando

  4. Indurain era una bestia, pensar que cualquier corredor grande puede adelgazar y ganar cinco tours, dos giros, oro olímpico, mundial CRI y demás, es utópico.

Deja un comentario

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: