Astana sigue en el World Tour: crónica de una farsa anunciada

Por @pmpalermo

Astana recibió su licencia World Tour y colorín colorado…este cuento se ha acabado. Ese podría ser el resumen de lo acontecido en las últimas horas respecto a la decisión de la Comisión de Licencias respecto al futuro del conjunto kazajo.

¿Cuál es el cambio?
McQuaid y Cookson.¿Cuál es el cambio?

Es que todo semejó un circo en el que mucho se dijo y nada pasó. Algo ya habitual en el ciclismo que, por primera vez en mucho tiempo, esperaba un cambio de dirección por parte de su cúpula directiva.

Cierto es que la Comisión actuó de modo “independiente”, tal como reza su nombre y dejó en claro, una vez más, Brian Cookson, pero sinceramente el comité de “expertos” ha dejado mucho que desear con su veredicto, que ya compartimos íntegro AQUÍ.

En el comunicado se dejó entrever que Astana queda en una suerte de “Libertad Condicional” y se les exige condiciones varias como ser auditados por el Instituto de Ciencias del Deporte de la Universidad de Lausana o su adhesión a partir de 2015 a los requisitos de funcionamiento interno que serán obligatorios para todos los equipos del mundo desde 2017 como parte de la reforma del ciclismo profesional de ruta de los hombres.

Realmente muy bueno y básico en este punto, pero lo que no se tuvo en cuenta es que EL CICLISMO ES EL QUE ESTÁ EN LIBERTAD CONDICIONAL desde el Tour de Francia de 1998, y que lo acontecido desde entonces ya no dejaba lugar para nuevas concesiones. Algo de lo que el Comité no parece informado.

Que se entienda bien: en esta redacción somos fanáticos de Nibali, no tenemos nada en contra del conjunto kazajo y valoramos que dicha estructura genere numerosos puestos de trabajo y bienestar para muchas familias, pero también es real que las normas están para cumplirse y que a los pupilos de Vinokourov cazados no les interesó el bienestar de las familias de los corredores limpios que se quedan sin empleo por no poder rendir al lado de los que usan ayudas.

No somos los dueños de la verdad pero, como dijimos hace unos días, este era un punto de inflexión para el ciclismo y para su presidente, Brian Cookson, cabeza visible de un deporte que parece no aprender ni cambiar. Porque, sinceramente, nada cambió.

En el caso del Pro Team Astana, esto sigue siendo una situación muy grave para nuestro deporte, dado el número de casos de dopaje. Estaremos siguiendo la situación muy de cerca y estamos esperando para revisar los resultados de la auditoría. Mientras tanto, el equipo tendrá que cumplir con los dos requisitos impuestos por la Comisión de Licencias. El efecto combinado de esto es que el Pro Team Astana puede considerarse en libertad condicional“, fueron las palabras de Cookson al respecto. Similares a las de muchos otros, que viene pregonando un cambio que nunca llegó.

Me gustaría dar las gracias a la Comisión de Licencias, que ha llevado a cabo su trabajo a fondo, profesional e independientemente de la UCI“, completó. En resumen, la UCI se deslindó del problema, o por lo menos muchos dicen que no fue Cookson el responsable, y en parte es cierto. Pero no debemos olvidar que fue él quien eligió a los miembros del comité, y el que se llenó la boca hablando de cambios.

¿O dirá lo mismo si el día de mañana el Comité Independiente decide un disparate insostenible? claro que no, y será el propio Cookson el primero en poner el grito en el cielo. Pero eso no sucederá, porque si él creó el comité, éste le responde. Regla número uno de cualquier gobierno.

Para colmo de males, el propio Astana siguió alimentando la hoguera para su sacrificio, porque está prácticamente comprobado por la fiscalía de Padova el vínculo del equipo con el médico suspendido de por vida, Michele Ferrari.

Es decir, se le entregó la licencia a un conjunto del que mañana mismo podrían conocerse pecados mayores, porque hasta ahora (según la Gazzetta), 17 atletas de la formación tuvieron o tienen contacto con Ferrari, amigo de larga de data de Vinokourov. Si esto fuera así y el comité cumple con sus condiciones, entonces Nibali y compañía verán revocado su permiso; lo mismo si en febrero deciden que Astana no cumple con los requisitos de la auditoría.

No vamos a ingresar en másdetalles técnicos y legales, no somos expertos y ya no vienen al caso, porque lo que sí quedó claro una vez más, es que por más normas que haya, no hay nadie con el valor para hacerlas cumplir.

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2014 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

4 pensamientos sobre “Astana sigue en el World Tour: crónica de una farsa anunciada

Los comentarios están cerrados.

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: