Chris Froome y su ascenso junto con Sky

Por @JohanGMetal

Hoy cumple 35 años el mejor vueltómano de los últimos tiempos, Christopher Froome, ganador de 7 grandes vueltas, incluyendo 4 títulos en el Tour de Francia. Admirado por algunos debido a sus gestas conseguidas, criticado por otros a razón de su estilo de correr un poco frío y calculador en su mayoría, pero sea como sea, gane su quinto Tour o no, ya dejó su nombre inscrito entre los mejores de la historia.

No hablaremos de su niñez o sus primeros pasos en el ciclismo, pues ya lo repasamos en la nota – Cuando Chris Froome no era nadie – En 2010 Dave Brailsford inició el proyecto de Sky Pro Cycling, un equipo de la máxima categoría con el único objetivo de ganar el Tour de Francia con un corredor británico por primera vez en la historia.

Para ello, el escogido fue Bradley Wiggins, triple medallista de oro olímpico en la pista, y se le rodeó de nombres como su compañero en la persecución por equipos Geraint Thomas, Edvald Boasson Hagen, Juan Antonio Flecha, y un poco reconocido Chris Froome, quien hasta ese momento ostentaba como mejor resultado en su historial un tercer lugar en el Giro dell’Appennino, prueba de un día de categoría 1.1.

Su primer año con los británicos no fue mucho mejor, pero en realidad el rendimiento en general del equipo tampoco lo fue. Sería en 2011 cuando el nacido en Kenia tendría su explosión: fue 2do en la Vuelta a España a solo 13 segundos del ganador Juan José Cobo, a pesar de que fue a la carrera como gregario de Wiggins.

A pesar del resultado en ese momento, esta edición de la ronda ibérica aparecerá en su palmarés como la primera gran vuelta que ganó, pues luego de varios años, el título le fue retirado a Cobo para dárselo al británico.

Dos años pasaron desde la formación de la escuadra, y Sky no vistió ni un solo día el maillot jaune, pero todo cambió el 7 de julio de 2012, etapa 7 y primera llegada en alto en La Planche Des Belles Filles: allí inició la conquista de los 7 títulos franceses que posee el actual INEOS.

Fue donde vimos por primera vez una estrategia que ha reinado durante los últimos años en el Tour, y una imagen que veríamos repetirse temporada tras temporada: el tren del poderoso Sky a la cabeza en la subida, mientras el pelotón se va desgranando  uno por uno, los maquinistas: Michael Rogers, Richie Porte, Chris Froome, y Bradley WIggins.

Froome llevó a su jefe de filas hasta meta, incluso descolgándolo en los últimos metros, donde solo Cadel Evans y Vincenzo Nibali pudieron llegar a menos de 10 segundos del ganador. Victoria para Chris y la camiseta amarilla para Bradley, quien ya no la perdió más, y se convirtió en el primer británico en ganar un Tour. Encima, escoltado en el podio por Froome, quien mostró un par de veces estar en mejor condición que su líder y ya se mentalizaba en montar el el primer escalón el siguiente año.

Las predicciones para 2013 no fallaron, y ya como líder absoluto del equipo se alzó con el Criterium du Dauphiné, Tour de Romandia, tres etapas y la clasificación general del Tour, con más de 4 minutos de ventaja sobre Nairo Quintana, que fue segundo.

Ya con un Tour en el bolsillo y la mejor forma de su vida, solo una serie de caídas en la prueba francesa lo privaron de ser bicampeón, y ese año 2014 tuvo que conformarse con un segundo lugar en la Vuelta, en una buena lucha que no se pudo ver en Francia con el español Alberto Contador, quien sería finalmente el dueño de la roja.

En 2015 la superioridad de los de Brailsford continuó, y de la mano de Geraint Thomas, Richie Porte y una muy buena exhibición en los pirineos, se alzó con su segundo Tour. Quintana, su máximo rival ese año, cometió un par de errores que lo distanciaron al inicio de la carrera, y aunque logró descontar bastante en la segunda mitad, no fue suficiente para el poderío del Team Sky.


¿Realmente la hubiera pasado mal Froome contra Nairo sin su poderoso equipo?


En 2016 se llevó el tercer Tour y fue segundo en la Vuelta, y para 2017 ya tenía cuatro ediciones de la Grande Boucle en su haber y una ronda ibérica más. Pero no contento con eso, en 2018 corrió el Giro, dando un espectáculo de leyenda en la etapa 19, cuando atacó en el Colle delle Finestre a 80 Km de meta, recordando las viejas gestas de Bartali, Coppi o Merckx en Italia décadas atrás. En la llegada sacó más de 3 minutos a sus perseguidores y se aseguró su primera maglia rosa, y además la triple corona.

Cerró el ciclo siendo tercero en el Tour de 2018, donde su fiel escudero por varios años, Geraint Thomas, se llevó la gloria. Cuatro grandes vueltas consecutivas, ganó tres y en la cuarta no se bajó del podio, muy pocos en la historia de este bello deporte pueden decir que lograron tal hazaña.

En 2019 una fuerte caída lo alejó del sueño de entrar al Olimpo de los más ganadores del Tour, le tomó más de un año volver a  correr, y aún está en duda si lo conseguirá al máximo nivel. Lo que es seguro es que el rinoceronte blanco es merecidamente el mejor de la última década.

¡Ahora tenemos canal de Youtube! ¡Los invitamos a suscribirse!

Johan Fernando Gómez

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en Instagram y Twitter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2020 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

5 pensamientos sobre “Chris Froome y su ascenso junto con Sky

  1. A Viviani le faltó ambición en su paso por Sky, de lo contrario ya tendría su corona francesa. Si la consiguió el pistero Thomas ¿por que no un sprinter? (aunque fuese italiano).

  2. Ya es el declive del señor Froome, como dice una frase te mereces todo lo que te pasa tu sabrás si te da miedo o felicidad, para Froome este seguidor de las bielas loe desea larga vida, salud y felicidad al lado de los suyos y personas a su alrededor.

Deja un comentario

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: