Corredores a seguir en 2015-Sacha Modolo (entrevista)

Por David Hunter

El 2014 fue un año muy prometedor para Sacha Modolo. Tras dar el salto del Bardiani al Lampre-Merida, se esperaba mucho de este hombre rápido, que consiguió enormes resultados y, si no obtuvo más fue por la mala suerte y algunos problemas de salud.CYCLING-CHN

Su temporada comenzó con un logro impresionante: una victoria de etapa en San Luis por delante de Peter Sagan tras el eximio trabajo de su lanzador estrella, Maxi Richeze, que incluso logró acabar 3° a pesar de tener que reinventarse para cumplir su nueva labor.

Ya en Europa, Modolo mantuvo su buena racha y ganó el Trofeo Palma y el Trofeo Ses Salines, demostrando a su nuevo equipo que era un ganador y regalando a Lampre algo que extrañaban: un sprinter capaz de ganar etapas. De hecho, fue el primer triunfo al sprint desde  Petacchi en 2012, una estadística casi increíble para un conjunto del World Tour.

En continuidad con su racha, levantó los brazos en la primera fracción de la Volta ao Algarve con todo un campeón del mundo como Rui Costa entre sus lanzadores, algo que el italiano reconoce con orgullo: “Fue la confirmación de que era importante y esencial dentro de Lampre-Merida.”

Pero si el conjunto fucsia necesitaba más pruebas de la valía de Sacha, estas llegaron en los Tres días de la Panne con otras dos dianas que alimentaron todavía más su confianza: “Vencí a Kittel, Démare y Kristoff. Eso me dio las armas para pensar en grande.”

La relación entre Modolo y Lampre no pudo comenzar de mejor modo, ya que aún sin contar con un tren a su disposición como los de Kittel y Greipel, dio muchas alegrías a su nueva casa. Pero en esta historia debemos reconocer la tarea de Maxi Richeze exprimiendo al máximo sus condiciones, tal como sucedió en el Tour de Suiza. Allí, en el desenlace de la etapa 5, el argentino lo guió sin problemas por el complejo curveo final, tal como recuerda el ex Bardiani: “Él sabía todo, e incluso dobló magistralmente la última curva. Estuvimos muy fuertes”

El resto es historia: sólo unos pocos lograron doblar sin problemas esa curva a 500 metros de meta (Cavendish, por caso, se fue al suelo) y fueron Modolo y Sagan los encargados de definir la batalla: “Ya había vencido a Sagan en San Luis, pero era mi primera victoria en el World Tour, así que fue la más importante”.

Con la diana World Tour en el bolsillo, Modolo fue al Tour de France lleno de confianza, pero la desgracia se cruzó en el camino: “Fue difícil de aceptar el hecho de estar enfermo y marcharse a casa tan sólo dos días después de iniciado el evento”, dice y luego completa: “Tenía elevadas expectativas de pelear en más de una etapa y eso hubiera cambiado mi carrera. Fue una oportunidad perdida”. 

Una vez recuperado volvió a la carga en el Tour de Polonia pero sin la misma aceleración, hecho que le impidió ganar: “Fui a Polonia a entrenar para el Eneco Tour. Sé que no estuve competitivo pero fue por mi enfermedad, así que era imposible estar al 100%”, recuerda antes de finalizar su recuento de catástrofes: “En el Eneco sufrí una caída que no me permitió seguir corriendo y me dejó fuera hasta mi regreso, en Beijing.”

Duros y frustrantes meses transcurrieron hasta el Tour de Beijing y, principalmente, su última etapa, donde Sacha recordó a todos su valía con un disputado sprint donde fue el más fuerte: “Lo necesitaba. Venía de un período difícil y terminar el 2014 con un triunfo es clave para comenzar bien el 2015.”

Con el curso venidero a la vuelta de la esquina, la custión ahora pasa por el modo en que Lampre-Merida arropará a uno de los corredores más rápidos del mundo, ¿lo rodearán con un buen tren?: “Este año Lampre-Merida quería ver qué podía conseguir. Ahora saben lo que puedo hacer, me entienden y son concientes de las posibilidades si fortalecen nuestro tren de lanzamiento. Si eso pasa, podemos hacer mucho más en 2015.”

Una cosa es cierta, Richeze estará a su lado, ya que se volvió una pieza clave y han desarrollado un entendimiento excelente capaz de obtener los mejores logros. Y así lo descubre Modolo con una reveladora y concisa frase: “Confío ciegamente en el y sé que él se entregará en cuerpo y alma por mí”.”

En el raro y maravilloso mundo de los sprints este tipo de duplas son clave, y de ello dependen muchos de sus objetivos: “Mejorar como corredor y ser competitivo donde todos me esperan y en las clásicas.”

Lampre-Merida tiene una súper estrella de los embalajes, y si le otorgan el soporte necesario, él será capaz de retribuirlos con grandes resultados en el 2015, año que probablemente lo verá seguido en el podio.

David Hunter

Síguenos en facebook https://www.facebook.com/CiclismoInternacionalLatinoamerica?fref=ts … o Twitter @CiclismoInter

Copyright © 2014 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: