Corredores a seguir en 2021 – Matteo Jorgenson

Por David Hunter

La mayoría debe conocer la historia de cómo Matteo Jorgenson acabó corriendo en Europa. Para quienes no lo sepan, él es el corredores norteamericano que contactó en persona a varios equipos europeos y, sumando mucho trabajo y perseverancia, firmó con el equipo filial de AG2R para luego dar el salto a Movistar. Vale la pena mencionar que el bloque español se encontraba iniciando una revolución en su plantilla, y eso abrió las puertas a muchos jóvenes que, por supuesto, tenían que demostrar su valía.

Matteo comenzó la temporada en el Tour Colombia, una carrera espectacular por el modo de competir de los locales y el apoyo masivo de los espectadores.

“Colombia fue una experiencia espectacular. Tuve la fortuna de entrenar en Medellín tres semanas antes junto a Carlos Verona, fue impresionante. Lo mismo los fans, es otro nivel. Sentí hasta calambres por la emoción al rodar en un túnel humano, y eso me ayudó a comprender la importancia de la oportunidad recibida al ser ciclista profesional”.

Luego de esos primeros kilómetros, Matteo viajó a Bélgica para el “fin de semana de apertura”, carreras que pueden llegar a ser una tortura para los novatos, que es allí cuando entienden que están en el World Tour. Pero, en lugar de conformarse con intentar aguantar a cola de pelotón, nuestro amigo se coló en la fuga durante la Omloop het Nieuwsblad.

“Estaba planeado, al menos por mí. El objetivo principal del equipo era proteger a Jurgen Roelandts, y que los nuevos hiciéramos experiencia. Jurgen nos dio vía libre a todos, no tenía muchas expectativas. En mi caso, recordé cómo un freno a disco se me clavó en una pierna el año previo en la Roubaix, así que tenía terror en cada tramo de adoquines. Por eso me metí en la escapada, aunque no duró mucho (risas)”.

El viento y la lluvia hicieron que el pelotón rodará a tope desde temprano, y la fuga fue capturada antes de lo usual. Aún así fue una buena experiencia para el norteamericano, que al día siguiente participó en la Kuurne-Bruxelles-Kuurne.

“No estaba seguro de cómo iba a resistir, la verdad. Con el castigo del día previo, en mi caso con uno de los valores más altos de TSS (Training Stress Score), decidí ser conservador y evitar ir en la primera escapada. Luego de una hora me empecé a sentir mejor, crecí en confianza y hasta tuve resto para ayudar a Jurgen en el circuito conclusivo. Salí muy satisfecho de Kuurne”.

No es para menos, ya que clasificó 24to en Kuurne y luego de ir en la escapada en Omloop. Buenos síntomas de que la preparación invernal había sido buena y que lo mejor estaba por venir. Pero entonces llegó la cuarentena…

“De hecho, pesqué un virus en Bélgica, porque apenas terminó la carrera viajamos. Y cuando me desperté estaba destruido, una de las peores sensaciones en mi vida. Encima con el Covid merodeando, el estrés era mayor y pensé que lo había contraído, porque además tenía los síntomas. Estaba tan mal que mi compañero abandonó el cuarto y llamamos a la línea de atención especial para Covid de Francia, y me pusieron en vigilancia. Los tests nunca confirmaron la enfermedad, así que al menos eso fue un alivio.

Poco después declararon la cuarentena estricta en Francia. Después de hacer algo de simulador unos días, y de salir esquivando controles policiales en otros, decidí que lo mejor era volver a casa. Al menos pude regresar a Idaho, y allí tuve tres meses de entrenamientos de mucha calidad. La situación me benefició, porque cuando uno compite no hay mucho espacio para prepararse correctamente puesto que siempre está el temor de excederse”.

Para cuando reinició la temporada, Matteo volvió a Europa con la intención de mostrarle a Movistar su potencial. Pero en la Strade Bianche las cosas no fueron como esperaba.

“Fue un día fatal para mí, pero también para el equipo. Tuvimos problemas con el material, y yo salí peor parado que nadie con tres pinchazos en los primeros 80 km. Perseguí a tope dos veces, con un calor tremendo, y nunca me recuperé de esos esfuerzos. Cuando pinché por tercera ocasión supe que todo había terminado. Es una competencia que me encantaría repetir, pero en primavera y con malas condiciones climáticas”.

Esa fue la primera de cuatro pruebas de su bloque de carreras italianas. Milán-San Remo era su máximo reto y Matteo tomó la salida con 21 años y sin haber realizado jamás una distancia como la que le esperaba ese día. Por eso no tenía muchas expectativas, pero al llegar a la cima del Poggio, él aún seguía en el lote.

“El Poggio fue lo más duro, pero físicamente no fue algo del otro mundo. Estaba cerca del máximo, claro, pero nunca cerca de mi tope de potencia para un esfuerzo de 5 minutos. La cuestión era otra, los 310 km, con las dos últimas horas sumamente estresantes y mucho calor. Mi meta era terminar, pero al hacerlo como lo hice y hasta sumando un punto, sentí que pertenecía a ese nivel”.

Matteo fue 17mo en San Remo, un éxito considerando el contexto narrado. Y para redondear el año, participó en otro Monumento…

“Tras completar San Remo, sentí que Lieja estaba a mi alcance. Es otro tipo de evento, con un sube y baja permanente que hace difícil las primeras horas, consideradas sencillas. Pero sabiendo que podía manejar la distancia ya tenía otra confianza y, pese a una caída, regrese al pelotón y ataqué y pude cerrar cerca de los mejores. Quiero volver allí”.

Evidentemente, las carreras largas no son un problema para él. ¿De dónde viene semejante motor?

“Debe ser genético. Mi hermano mayor alcanzó un nivel muy alto en Juniors, y luego abandonó. Creo que el hecho de haber empezado de pequeño, a los 8 años, hizo que desarrollara más capilares y facilidad para lo aeróbico”.

Revisando su palmarés Sub23, se podría pensar que Matteo es un vueltómano en potencia. Pero su temporada en el World Tour indica otra cosa, especialmente por lo que hizo en pruebas de un día.

“Estoy seguro que puedo ganar una carrera de un día, es más predecible y sencilla de preparar, pero no quiero encasillarme. Es difícil decir qué dirección tomaré, los próximos dos años serán cruciales para eso. Por ahora pienso que Movistar y yo vamos seguir probando en diferentes terrenos para verificar mi capacidad”. 

Movistar quedó satisfecho con lo que hizo el “yankee”, porque le ofrecieron un contrato más largo de inmediato. Matteo ha firmado hasta fines de 2023, lo que le ofrece margen para desarrollarse sin tanta presión.

“Fue espectacular para mí. Luego de lo que sucedió en el mundo este año, con la gran cantidad de colegas que no consiguen un contrato, es un alivio tener mi futuro asegurado por un tiempo. No daré nada por sentado ni me relajaré”.

Este invierno, Matteo decidió volver a casa para disfrutar de otras cosas y preparar el 2021.

“Quería pasar mi mes sin bicicleta en Estados Unidos, disfrutando con amigos y haciendo lo que cualquier joven hacen. Apenas regresé, Francia cerró de nuevo las fronteras y por eso decidí quedarme un tiempo más. Viajé a la costa de California, aunque también empecé a entrenar estando allí. Luego pasé las navidades en Idaho y ahora iré a Niza para trabajar a tope”.

Pese a la interrupción de la temporada por el virus, 2020 fue bueno para Jorgenson. Se las arregló para completar -y con gran nota- dos Monumentos. Así que ahora tiene que ir a una gran vuelta…

“Quería hacerlo en 2020, pero como me recordaron, tengo mucho tiempo por delante para hacerlo. Siendo tan joven, si logro manejar las cargas, completar tres semanas ayudará muchísimo a mi motor. Por eso quiero ir lo antes posible”.

Y en términos de resultados, ¿qué expectativas se habrá fijado el norteamericano para 2021?

“Anhelo que me den un rol serio de gregario, no que me digan que haga lo que quiera o lo que pueda. Quiero ganar experiencia mientras la presión no es tanta”.

¿Qué siente viviendo en Europa?

“Me dí cuenta que no importa si mi francés es perfecto, o si me visto como ellos, siempre saben que soy norteamericano. Europa ha sido muy buena conmigo, espero seguir creciendo y hacer de este un lugar permanente para vivir. Apunto a mejorar en idiomas, francés y español. Ser fluído en esos lenguajes sería sensacional y muy útil”.

2021 será un curso clave en la progresión de Matteo Jorgenson. Pese a su juventud, parece listo para dar un gran salto. ¡Quedan avisados!

David Hunter

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en Instagram y Twitter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2021 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

2 pensamientos sobre “Corredores a seguir en 2021 – Matteo Jorgenson

Responder a York Castillo Cancelar respuesta

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: