El enigma de Simon Yates

Por @amatiz12

Sentó el precedente de ser el corredor más fuerte entre los candidatos para el Giro en el recién culminado Tour de los Alpes, e incluso, el de convertirse en el máximo favorito para la cita italiana. Pero a día de hoy, con todo y su sobresaliente temporada, Simon Yates no se encuentra como el primero en la lista de predilección para la ‘Corsa Rosa’ por una imagen que él mismo ha construido en carrera, la cual evoca más incógnitas que claridades.

Foto: Getty Images

Estamos hablando de un deportista muy virtuoso, de un escalador que da gusto ver por su osadía, derroche de energía y superioridad cuando está en forma. Aunque con un desperfecto que es traicionero para los esfuerzos de fondo que involucran las grandes vueltas: la irregularidad.

No tiene punto medio. O anda sobrado o va reventado. Y ese es el problema, que algunas veces ha estallado. Es un ciclista que por esa propia filosofía vistosa de correr no tiene derecho a un día malo, porque lo elimina de cualquier opción de victoria. Muy frágil en estado de debilidad. En certámenes de tres semanas es clave ser contundente cuando hay buenas piernas y mesurado para limitar pérdidas en ausencia de fuerzas. Yates tiene lo primero, lo segundo, no.

Todas sus asistencias a la contienda por la Maglia Rosa así lo exponen. El recordado 2018, en el que los primeros 15 días les dio un repaso a distintos trepadores de entidad, para a la postre hundirse en el remate de la competencia. La campaña siguiente tuvo un desempeño opaco, donde abundaron más las carencias en su tanque. Y el atípico año de la pandemia mediante una pájara en la primera exigencia montañosa que lo marginó de la conversación antes de que el coronavirus lo sacara definitivamente de la prueba.

Simon se ha alardeado de esa inconstancia a lo largo de todo este tiempo. Repite la historia una y otra vez: ilusiona por su dominio en competiciones preparatorias y de menor duración, llega al gran objetivo y se funde. Es una cronología casi que calcada, que debe apuntar a una misma dirección, la de no posicionarlo en la cumbre de favoritismo para este tipo de ejercicios.

¿Pero no que ganó una Vuelta a España? Sí, y venció muy bien. Sin embargo, se suponía que dicha ronda ibérica significaba el aprendizaje de la dolorosa lección del Giro que meses atrás había perdido. Sigue cayendo en las mismas falencias, montado en esa montaña rusa de nivel, subiendo y bajando a cada rato. El de la camiseta roja es ya un antecedente lejano. Algunos pueden decir que está a tiempo para corregir y mejorar, una afirmación verídica, pese a que a su vez es contradictoria ante el largo periodo de tiempo del que ha gozado para trabajar sobre ese defecto.

Es más, hay otro ítem válido para agregar en el tópico en cuestión: la obsesión que el británico ha instalado con la carrera itálica. Así como muchos pedalistas (Romain Bardet, Nairo Quintana o Mikel Landa, por ejemplo) intentan apoderarse de la primera plaza del Tour de Francia en cada edición posible, el oriundo de Bury ha realizado similar labor en Italia.

La de este 2021 es su cuarta participación consecutiva, y no es idóneo perseguir de tal manera una sola meta. La saturación de encerrarse en un mismo ambiente competitivo y la frustración por fracasar seguidamente en el intento, alterando la mente del rutero. Llega un momento en el que por más ahínco, vigor y sacrificio que se empleen para lograrlo, las cosas no se dan y es porque el cuerpo está clamando por un respiro, enfocarse en otros deseos y tras cierto tiempo volver a probar. Perfectamente ese aspecto puede jugarle en contra a la estrella del BikeExchange.

Su agresividad y atrevimiento en la bici, destacados al principio del escrito encajan idealmente para desordenar la cita. El día que ostente buenas sensaciones tendrá la capacidad de romper la armonía, porque Simon se hace inalcanzable cuando saborea la excesiva potencia. No obstante, tampoco tendría que generar una notoria preocupación en sus oponentes pues, así como un día les puede sacar dos minutos, al otro les puede ceder cinco.

Tiene una calidad admirable y personalmente deseo que halle los vatios y el combustible para rendir como él quiere, pues queda claro que cuando dispone de ello, saca a relucir su ideario atacante y desnuda la blandura de sus adversarios, haciendo así más atractivo este Giro. Pero hasta que no demuestre manejar esos elementos tan indispensables de regularidad y suficiencia para no reventar en la flaqueza, a Yates no lo tendré para ganar esta 104.ª edición.

Alejandro Matiz 

¿Te gusta lo que hacemos? Seguínos en Instagram y Twitter

Súmate en Facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2021 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

23 pensamientos sobre “El enigma de Simon Yates

  1. Está clarísimo, y concuerdo plenamente. Es un ciclista muy bueno cuando está pleno, pero que no “sabe sufrir” cuando anda débil como para bancar un mal dia aminorando pérdidas. Cuando se desfonda, chau, no para hasta hasta el fondo, valga la redundancia, y ahí es cuando deja escapar todas sus chances. Por lo tanto -y máxime en carrera de 3 semanas y en una que le debe haber dejado cierto rastro traumático-, es lo que resume la nota: una incógnita. Pero, obviamente que con el cartel que hay para este Giro -que no es para despreciar, pero no es el del TDF-, es imposible no ponerlo entre los candidatos.

    1. Así es. No se está negando su candidatura, sino que se explica que por ese historial de irregularidad no es el máximo favorito. Saludos, Guillermo.

  2. Será un giro de incógnitas. Egan con su espalda, Simón con su irregularidad, Remco ante su primera vuelta de tres semanas sin un solo día previo de competición, landa y su “landismo” malogrado, Jai Hindley a demostrar que lo del año pasado no fue casualidad, Nibali con los años encima y su muñeca maltrecha, si Almeida aguantará la brutal tercera semana o se fundirá como el año pasado, Soler y su rebeldía. No hay un gran favorito ya que todos llegan con un Halo de duda a su alrededor. Sin embargo, el ganador estará entre los que acabo de mencionar. Aunque no falta algún tapado que quiera darse a conocer.

    1. Felipe yo creo que los que mencionas pueden fallar y ahí estaría la posibilidad para las segundas espadas yo tengo el presentimiento que a Dani Martinez le pueda ir muy bien creo que va a quedar muy bien ubicado en crono inicial

    2. Felipe discrepo con eso de q no hay un máximo favorito xq si lees varios artículos de esta misma página al colombiano lo ponen en ese estatus y personalmente creo que el Giro lo gana un segunda espada

    3. Correcto Felipe, solo discrepo de lo de Almeida, él no se hundió en la tercera semana, lo que lo sacó del podio fue la alta montaña para la que se encuentra por debajo de los mejores escaladores.

    4. Correcta mención sobre dichos candidatos. Lo interesante del Giro es que al no haber un máximo favorito, al menos desde la previa va a ser una carrera muy impredecible.

  3. Interesante articulo de opinion, bien escrito y ameno de leer.
    Comparto parcialmente la opinión del autor, sin embargo, esta vez considero que Simon ha madurado y afrontará el giro desde una actitud más conservadora, guardando fuerzas sólo para los momentos clave. Será el ciclista a vencer.

    1. Gracias por su comentario, José. Entiendo a quienes consideran que Yates puede corregir, pero tampoco lo veo con una faceta conservadora, todo lo contrario, si hay alguien que va a mover el árbol cuando tenga piernas va a ser él. Lleva en la sangre la ofensividad y no traiciona esa virtud. ¡Saludos!

  4. Varios años siguiendo la página y como medio informativo impecable en cuanto a datos, estadística y resultados. Pero más allá de las previas de carreras importantes faltaba un toque de opinión y análisis más a fondo, tomar riesgos en la redacción, y hoy por hoy eso se agradece…Gran trabajo de la página, sigan así, son un gran aporte.

    PD: Postulé para ser redactor asociado pero fracasé :( Espero otra oportunidad…

  5. Veo un Giro con un nivel más bien bajo de capos. Entre ellos, Yates y su equipo son los más fuertes y llamados a ser protagonistas. Barahin, Astana e Ineos son los otros en disputa, pero un peldaño más abajo.

    1. Estaban no comparto con respecto a los equipos de que el Ineos “está un peldaño más abajo”, creo q es la mejor formación q hay en el Giro incluso mejor q la de bike exchange

  6. Correcto el problema de Yates es su irregularidad. Es prácticamente imposible ver a un corredor completo sin su flaqueza, en la actualidad con excepción de Pogacar (vaya usted a saber) todos muestran su talón de Aquiles; hasta Roglic en vueltas de 3 semanas raya en un conservatismo que por muy completo que sea le impide hacer heroicas presentaciones y se vale solamente de su poderoso sprint a 300metros esperemos que de eso haya aprendido. Al margen de las enfermedades o accidentes, podemos hablar del resto de gallos que por muy excelsas virtudes les falta o les es escaso una cosa o la otra, o los que son buenos en todo y especialistas en nada.
    El caso de Simon es eso, la irregularidad, esa que hoy lo tiene en primer lugar con superioridad insultante y mañana puede estar de 30 después de perder minutadas. No lo niego después de ese fatídico desenlace del Giro yo le seguí apostando pero ya no, en ese caso es más aplomado apostar por un podio de su gemelo Adam, con un poco menos de chispa en la escalada, con algo menos de potencia en la crono y menos de sprint, pero que no se hunde de manera tan abrupta, por lo menos en lo referente a GV’s. Eso sí mientras está en su punto alto de forma Simón es espectáculo etapa tras etapa, solo hasta que moja la pólvora.

  7. Muy interesante el artículo y muy bien argumentado. Pero cada temporada es distinta, y la del 2020 la mas atípica de todas, que para el caso analizado ni debería tenerse en cuenta. Un 2019 gris ?? (dos etapas del Tour! y doblando con Giro). Así que por el estado de forma mostrado, por la experiencia adquirida, por conocer el Giro para mí es el candidato no. 1 a ganarla, está pletórico subiendo, es mejor croner que mucho de los otros candidatos, y hasta estas alturas creo que se conoce a si mismo para resistir la tercera semana. Y lo de la Vuelta no se debe minimizar, la ganó en el mismo año de su inolvidable Giro, así que creo que ha sabido capitalizar esta experiencia.

    1. Lo del opaco 2019 hacía referencia a su desempeño en el Giro, que es el centro del texto. Las fortalezas que enlista de Simon son verídicas e innegables, pero no servirán de mucho hasta que demuestre ser más constante en esfuerzos de fondo. Igual para eso sirven estos espacios, para recibir opiniones a favor y en contra, que la línea analítica no sea la misma entre los lectores. Gracias por comentar, Juan Pablo.

  8. Evenepoel y Bernal están en la misma situación y ambos son candidatos a ganar el giro, pero en las tres cronos Evenepoel puede ganar el giro y estar secundado por Dani Martínez. Lo de la irregularidad de Yates no se puede generalizar, que porque tuvo un desfonde en un giro por falta de experiencia y ya vimos que después ganó la vuelta sobrado

    1. Son dos cronos este año. El desfonde no es sólo de 2018, en el artículo se hace mención a los demás.

Deja un comentario

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: