El Tour de Francia y Bjarne Riis hacen las paces

Por Oscar Trujillo Marín

En 2007, cuando Bjarne Riis ya se había retirado como corredor profesional y ejercía como hombre fuerte y manager del equipo CSC, convocó una rueda de prensa donde admitió que se había dopado durante casi toda su carrera como ciclista, incluido el año en que ganó su Tour de Francia: 1996.

No lo hizo por un súbito ataque de ética o altruista acto de arrepentimiento, una cascada de ex compañeros del equipo Telekom (ya contra las cuerdas por investigaciones de dopaje y tras cerrar la persiana del patrocinio la telefónica alemana espantada por tanto escándalo) habían empezado a confesar sus masivas prácticas fraudulentas (Erik Zabel, Jan Ullrich, etc) y el danés no tuvo más remedio que aceptarlo también antes que se supiera por boca de sus compañeros descubiertos.

Preguntado en esa misma rueda de prensa acerca de si no le importaba que con esa declaración pudiera ser desposeído de su máxima victoria deportiva, el bueno de Riis contestó: “tengo la camiseta amarilla en una caja de cartón refundida en algún sitio del garaje de mi casa en Dinamarca. Para mí no tiene ningún valor. Si quieren los de la organización del Tour venir por ella, pueden pasar cuando quieran”.

La organización del Tour, que es presidida por Christian Prudhomme, quiere pasar por Dinamarca el año entrante. De hecho, la ronda francesa del 2021 saldrá de la patria de Riis y sus tres primeras etapas se correrán por suelo escandinavo.

La lengua es el azote de algunos, y los azares de la vida han hecho que un personaje por el que esa misma organización nunca ha demostrado mayor simpatía, aprecio ni entusiasmo, esté de regreso nuevamente al World Tour y vaya a ser de la partida el próximo año con su equipo en el inicio de la Grande Boucle en Copenhague.

Tras el acto de presentación hoy en Dinamarca, un agudo reportero le recordó a Prudhomme esas, -cuando menos- desafortunadas declaraciones efectuadas por Bjarne hace unos años, despreciando su triunfo (del cual tuvo la suerte de nunca haber sido desposeído a diferencia de otros). A lo que el directivo francés contestó: “Riis me envió un mensaje ayer diciendo que lamentaba haber dicho una vez que su maillot amarillo estaba en algún lugar de una caja de cartón en su garaje” Y luego añadió: “Prefiero recibir un mensaje como este ahora, a nada. Riis no nos suele hablar nunca”. Al parecer el nulo aprecio ha sido mutuo desde hace un tiempo ya.

Después el patrón del Tour de Francia aclaró: “Que él haya vuelto al World Tour no depende de ASO (empresa que organiza aparte del Tour de Francia, la Paris Roubaix, el Dauphine y la Paris-Niza). Nunca podemos cambiar el pasado, pero siempre podemos esperar que sea mejor el mañana”.

El controvertido director danés, desde su destitución de Saxo en 2015, unida a sus reiterados escándalos pasados por trampas, no es lo que se dice un tipo muy añorado en el mundo del ciclismo. Ha sido considerado persona no grata por un buen tiempo. Ahora ha regresado comprando el 30% de NTT Pro Cycling y, tras unas desafortunadas declaraciones en Australia durante el pasado Tour Down Under, que lo volvieron a poner en el ojo del huracán, parece que por fin ha entendido que quizás la credibilidad también es un asunto de formas.

Este año la vida le ha dado una tercera oportunidad de trabajar en el ciclismo de la máxima categoría, a pesar de él mismo, como socio y director de la escuadra con licencia sudafricana. Quizás la última para hacerlo de otra manera. La correcta.

Oscar Trujillo Marín

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en Instagram y Twitter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

2 pensamientos sobre “El Tour de Francia y Bjarne Riis hacen las paces

  1. buen artículo, Óscar. Sobre este tipo Riis, no es bueno que siga en el World Tour. Aparte de ser un tramposo (¿quién puede afirmar que no siga haciendo trampa?) es cínico y arrogante. Si a Armstrong se le aplicó la dura pena de perder sus 7 tours y la prohibición de correr, a este Riis deberían hacerle lo mismo. Si no, quedará el precedente de que alguien que haya sido un tramposo y bufón, pero que tenga varios millones para invertir en un equipo World Tour, puede comprar la justicia y el perdón. Y ese es un precedente gravísimo. En lo que a mí respecta, el NTT Pro Cycling será uno de los menos favoritos para ganar. Es decir, que nunca haré fuerza para que ganen algo. Es un equipo que ha admitido un tramposo con millones como inversor. Un poco como vender parte de tu alma al diablo.

Deja un comentario

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: