Fuglsang llegó para quedarse

Por @pmpalermo

Camuflado entre los apellidos ilustres que adornan el top ten del Tour del Centenario se encuentra el de un corredor danés que clasificó séptimo, con todo lo que eso significa, sin apenas llamar la atención y haciéndose cargo de la espantada general de su equipo.

Foto (Bettini)
Foto (Bettini)

Regular como pocos, Jakob Fuglsang, se las ingenió para ubicarse en los puestos de honor de la carrera más difícil e importante del mundo gracias a su combatividad, y pese a no destacar en ningún apartado.

Muy activo  desde el inicio, estuvo en fuga el día que Bakelants ganó en Ajaccio y luego repitió, quedando segundo de otra escapada, cuando Dan Martin se hizo con la victoria en la novena jornada.

Fuglsang, con pasado en el Mountain Bike y hasta ahora un ciclista ganador de Vueltas de una semana como el Tour de su país (en tres ocasiones), el de Eslovenia o Austria, aceptó los galones que Astaná le confió y no defraudó.

Dos veces campeón nacional contra reloj, cimentó el top ten en su constancia e insistencia, ya que además de las antes mencionadas aventuras, se metió en el corte bueno el día de los abanicos, tomando tiempo a sus rivales, y desde ese entonces, cuando pasó del 12º al 6º lugar, no salió más de las ubicaciones de privilegio.

Su peor clasificación en la Grande Bouclé fue el 54º lugar en la sexta jornada, y tal vez su momento más difícil fue cuando quedó cortado del grupo de favoritos en la etapa 16, tras la emboscada de Saxo y Katusha al maillot jaune.

Pero de allí en más, hizo una segunda crono excelente en la que finalizó octavo a 1’34” de Froome, y recuperó su plaza en el Alpe d’Huez, donde arribó junto a Contador, confirmando que iba a más y que Martinelli no se equivocó al ponerlo por encima de Brajkovic.

Fuglsang, que dejó RadioShack molesto por no haber sido seleccionado para la ronda gala en 2012, cumplió su objetivo e hizo buena la apuesta del conjunto kazajo, que decidió por él tras su cuarto lugar en la Dauphiné.

De este modo, el danés se ganó la capitanía allí donde Nibali no corra, demostró que sigue progresando y que la undécima colocación en la Vuelta a España 2011 no fue casual.

Jakob Fuglsang ya es una realidad y consiguió un lugar, con el que amenaza hace años, entre los ciclistas top del World Tour al alcanzar un puesto que no está al alcance de cualquiera en la prueba máxima del deporte pedal.

Pablo Martín Palermo

 0054 9 11  5342 4343                                                
 
pmpalermo@hotmail.com 

Permitida su reproducción y/o difusión citando la fuente.

Sumate en facebook https://www.facebook.com/CiclismoInternacionalLatinoamerica?fref=ts …

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: