Gilbert y la maldición inexistente

Por @pmpalermo

Philippe Gilbert logró en Tarrogona su primer éxito de 2013 y enseguida comenzaron las repercusiones en relación al final de su larga sequía, ocasionada en teoría, por la famosa Maldición del Arco Iris, una suerte de mito popular que sugiere que aquellos que ganen el Mundial de ciclismo tendrán mala suerte durante el año siguiente.gilbertvuelta

Pero analizando fríamente los acontecimientos y revisando el palmarés del belga, queda en claro que dicha superstición no existe y que la mala racha responde más al infortunio y la vigilancia de los rivales que a un hecho sobrenatural e incomprobable originado a través de los años. 

Es que la lógica misma indica que el hombre a seguir en una competencia sea ese que viste una camiseta distintiva como símbolo de su grandeza que a cualquier otro de los 200 anónimos pedalistas que pululan en el pelotón.

Además, de existir dicho gafe, ¿qué fue lo que le paso entonces al Valón en 2012?, cuando acumuló apenas cuatro podios y recién levantó los brazos en la Vuelta, para luego hacerse con el ansiado y “peligroso” triunfo en Valkenburg.

Es innegable que una larga sucesión de hechos desafortunados (muchos habituales en el ciclismo) en torno a varios de los ganadores del maillot arcobaleno, sumados a las creencias populares, alimentaron esta Maldición; los ejemplos se acumulan y al mismo tiempo desmienten el mito ya que no era muy probable que Stephen Roche, por ejemplo, superara lo hecho en 1987 cuando ganó Giro,Tour y Mundial.

Pero volviendo a nuestro protagonista de hoy bien vale decir que tras una trayectoria ascendente desde la FDJ explotó durante su estadía en Lotto, obteniendo cuanta clásica se le puso enfrente, ganándose el respeto, el temor del pelotón y la consiguiente vigilancia aparejada a su palmarés.

Gilbert sonríe pese a todo..
No hay maldición que lo amedrente..

Para tener un panorama más amplio es obligatorio resaltar los lauros obtenidos por el Flandrien entre 2009 y 2011, sus mejores años, en los que consiguió etapas en las tres grandes y el Tour de su país, además de imponerse dos veces el Ster ZLM Toer, la Amstel Gold Race, Omloop Het Nieuwsblad, Paris–Tours y el Giro del Piemonte.

Además se hizo con el campeonato Nacional en sus dos vertientes, la Brabantse Pijl , la Clásica de San Sebastián, la Liège–Bastogne–Liège , el Giro di Lombardia, el GP de Québec, la Flèche Wallonne, la Strade Bianche y la clasificación del UCI World Tour. Sencillamente impresionante e irrepetible…

A semejante currículum pueden contraponerse entonces, alimentando la ya tradicional historia, diversos factores que atentaron contra el de Verviers las dos últimas temporadas, como pueden ser el cambio de equipo, la persecución a la que fue sometido por parte de los contrincantes o el hecho de no contar con la escuadra a su entera disposición e incluso de tener que trabajar para otros.

Por eso, por más que muchos gusten de creer en leyendas urbanas, es evidente que la única Maldición que sufre Gilbert es la de ser un fuera de clase al que todos quisieran parecerse y quién pese al temor que inspira ganarlo, tiene como gran objetivo de final de temporada el Arco Iris mundialista de Toscana.

Igor Astarloa: “Yo no creo en maldiciones”: http://www.ciclismointernacional.com/igor-astarloa-yo-no-creo-en-maldiciones/

Pablo Martín Palermo

 0054 9 11  5342 4343                                                
 
pmpalermo@hotmail.com 

Permitida su reproducción y/o difusión citando la fuente. Sumate en facebook https://www.facebook.com/CiclismoInternacionalLatinoamerica?fref=ts …

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: