Grandes a la sombra de gigantes: Las presas del tejón

Por @JohanGMetal

Si Merckx fue el mejor corredor de grandes vueltas, Bernard Hinault no estuvo muy lejos. De los siete Tour de Francia que terminó, ganó cinco y fue segundo en dos. Corrió tres Giros d’ Italia y dos Vueltas a España, y ganó en las cinco. Odió los adoquines, pero aun así le ganó una Paris – Roubaix a Roger De Vlaeminck y Francesco Moser. Se cumplirán 35 años desde su último triunfo en el Tour, el mismo tiempo que lleva Francia sin tener un campeón.

Repasaremos a los dos más grandes rivales que tuvo el tejón en el Tour. el primero nunca fue capaz de superarlo, y el segundo le mostró que no era invencible, y prácticamente lo envió al retiro. Joop Zoetemelk y Greg Lemond.

A Poulidor lo llamaban “El eterno segundón”, la realidad es que fue segundo solo tres veces en el Tour. Y decimos “solo”, porque aunque es una gran hazaña, hay alguien más que consiguió ser subcampeón en seis ocasiones: Joop Zoetemelk. La diferencia entre estos dos radica en que el neerlandés si logró hacerse con al menos un titulo.

Corrió en las ediciones de 1970 hasta 1986. No fue en 1974, pero en los otros 16 años inició y terminó el Tour, vistiendo el maillot jaune en 21 días a lo largo de su carrera, cosa que Raymond Poulidor no pudo saborear ni una sola vez.

Su primer subcampeonato, fue también su debut, y al siguiente año repitió resultado. Un hito único en toda la historia de la ronda francesa, solamente superado por los títulos en sus primeros años de Merckx, Hinault y Fignon. Precisamente sus primeras ediciones francesas, desafortunadamente coincidieron también con las primeras de Merckx.

Luego del caníbal, tuvo que ver como Ocaña, Thevenet, Van Impe, e Hinault se coronaban en los campos Elíseos antes de que el por fin lo consiguiera en 1980, a la edad de 33 años. La décima es la vencida dicen por ahí. ¿O como era?

Estuvo relativamente cerca en 1978, tomó el yellow jersey en la etapa 16 con llegada en Alpe d’ Huez, pero eso de que “El que viste el maillot jaune en Alpe d’ Huez es el campeón”, no aplicó para Zoetemelk, quien mantuvo el liderato tres días más, aventajando a Hinault en solo 14 segundos, antes de la maratónica contrarreloj decisiva en la etapa 20. 72 agónicos Kilometros en los que Joop cedió 4 mins 10 s con el ganador de etapa y a la postre campeón del Tour: Bernard Hinault.

El Tour del 80 lo ganó después de que Bernard se retirara siendo líder luego de la etapa 12, su rodilla no le dio para más. Así que nunca pudo vencer al tejón ni en Francia, ni en ninguna otra prueba importante. Aparte de eso, ganó la Vuelta a España y fue campeón del mundo a los 38 años

Si hay que hablar de rivales de Hinault, sin duda hay que hablar del que fue capaz de convertir al depredador en presa. A finales de 1984 el estadounidense Greg Lemond, acordó firmar por un millón de dólares con La Vie Claire, cifra récord hasta ese momento en el ciclismo. En un proyecto del polémico empresario Bernard Tapie, una iniciativa con dos objetivos: crear el mejor y más mediático equipo de ciclismo del mundo, y hacer que Bernard Hinault ganara su quinto Tour de Francia.

Lemond era la joya exótica del momento, un americano en un deporte de europeos, y el futuro del Tour. Por eso, Hinault prefería tenerlo en su equipo donde podría mantenerlo a raya, que enfrentarlo en otra escuadra donde sería dificil de controlar.

En la edición de 1985 todo marchaba de maravilla para el bretón, hasta la etapa 13 era líder con más de 5 minutos de ventaja sobre su compañero de equipo, pero al siguiente día sufrió una fuerte caída en Saint – Etienne y Lemond recortó casi 2 minutos. En las siguientes etapas en los Pirineos iniciaron los problemas. Hinault estaba muy tocado y el americano le marcó el ritmo para controlar a los escaladores que se hallaban a casi 10 minutos en la general, a excepción de Roche que estaba a 5.

Entonces, en la etapa 18, en el Col d’ Aubisque, Roche atacó y Lemond se fue con él, sacándole a Hinault en la subida el tiempo suficiente para que el americano fuera el líder virtual del Tour. Sin embargo, el coche del equipo se acercó, ordenándole que espere a su líder, retrasado a unos 40 segundos.

Greg dejó de tirar, esperó y esperó, pero su jefe no apareció en el horizonte. En realidad, los 40 segundos eran casi 4 minutos, pero Hinault era el líder y a Lemond lo contrataron para ayudar, no para ganar. En meta, al enterarse de la verdad, rompió en lágrimas y, aunque al final Hinault consiguió su quinto Tour, todos sabían que Lemond seria el sucesor.

Al siguiente año, los dos grandes favoritos, eran todavía compañeros de equipo, pero lo único que compartieron fue los colores que vistieron. Incluso los compañeros tomaron partido por uno u otro. Hinault había prometido que ayudaría a Lemond a ganar su primer Tour. ¿Pero por qué ayudar a que el Tour sea ganado por primera vez por un americano, si puedes ser el primero en ganarlo seis veces?

La promesa se quedó en el olvido, y en la etapa 12 el tejón se escapó con perico Delgado, llegando a meta con casi 5 minutos sobre Lemond. Hinault solo necesitaba mantenerse a rueda de Greg el resto del Tour, pero no es el estilo de los grandes campeones, así como lo hicieron Coppi o Merckx en sus tiempos. Bernard atacó vestido de amarillo al siguiente día en el descenso del Tourmalet, subió Aspin y Peyresourde en solitario, pero en la subida final a Superbagneres las piernas lo abandonaron.

Lemond no solo le dio caza, sino que le echó viento y recuperó todo el tiempo que había perdido en la etapa anterior. Así se convirtió en el primer estadounidense en ganar una etapa de montaña en el Tour. Bernard salvó el maillot jaune por escasos 40 segundos, aún con los Alpes por delante. En los días siguientes sin montaña en la carretera, la lucha se trasladó a los micrófonos. Hinault criticaba la forma de correr de Lemond, y éste al francés por incumplir su promesa.

En Serre Chevalier finalmente Lemond tomó el liderato, machacándole otros tres minutos a su compañero. La novela acabó en Alpe d’Huez, pero no sin drama. Hinault se lanzó al ataque de nuevo en la bajada del Galibier, pero esta vez ayudado por su compañero de equipo Steve Bauer; Greg no lo dudó y se lanzó tras ellos.

Cuando les dio alcance, Hinault atacó una vez más, y Bauer que se quedó con Lemond, no tuvo más remedio que tirar para perseguir al que inicialmente había ayudado. Al quedar solos en punta, el campeón finalmente dio el brazo a torcer, y tiró de su coequipero el resto del camino. A meta llegaron abrazados, un teatro autoría de Tapie,  fingiendo una amistad que se había roto ya hace tiempo.

El francés ganó la etapa y el estadounidense aseguró su primer Tour. “Le llevé a meta porque me dijo que tenia miedo de la multitud”, dijo el tejón. “Hinault me pidió el favor que lo dejara ganar, si llego a saber lo que iba a decir después, le meto cinco minutos”, añadió Lemond.

Johan Fernando Gómez

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en Instagram y Twitter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2020 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

7 pensamientos sobre “Grandes a la sombra de gigantes: Las presas del tejón

  1. Ciertamente Lemond pudo haber ganado dos tour más, era muy completo y su papel era de gregario de Hinault , indudablemente era superior al bretón, lo mismo sucedió con Contador que compartía galones con el rey del doping moderno “Lance” y en la actualidad podemos hablar de Froome y Bernal, Roglic y Domou, este tipo de campeones, prefieren tenerlos cerca para que no los desbanquen de sus tronos…

  2. Esa novela estuvo a punto de repertirce en el tour del 2018…bernal era el mas fuerte de los sky su caida en la etapa de pave impidio lo inevitable y sucedio el año pasado, en la etapa que gano nairo, bernal ataco y abre hueco de 35 seg que podia ser de 1 minuto si thomas no hubiera atacado, claramente se vio desesperado, al dia siguiente lo volvio a intentar pero su ataque fue cerrado con facilidad, luego bernal hizo la gran lemond (ataco sin esperar a nadie) e hizo historia, thomas sabe que debera en principio ser gregario de egan, lo de froome si lo veo deferente ya que en parte es el record man del equipo en referencia de un hipotetico 5 tour..

  3. Lemond, gran ciclista y csmpeón por cierto. Pero, ¿ indudablemente superior al gran Hinault ?. Jajajajjjaj, por favor !!

    1. Guillermo aclaro que la superioridad referida es cuando ambos compartieron galones en el equipo de Hinault, Lemond joven y el bretón de salida. Por la historia Hinault es uno de los tres mejores ciclistas profesionales de las bielas .

      1. Muy atinada tu aclaración, Salhito. Sí, si yo tuviera que hacer una apretada (y siempre un tanto injusta) trilogía de los mejores en el orden que prefieras, me quedo con Hinault, Merckx y el grandísimo Fausto Coppi

  4. Lemond le regaló un tour a Hinault ‘el del 85 ,se perdio dos mas por un disparo q casi le causa la muerte ,87y88 cuando estaba en su mejor momento y aun asi ganó tres fue de los mas grandes pero la suerte no lo ayudó.

  5. De no haber sido por el accidente de caza que tuvo en 1987 y que destruyó sus años de competición ese año y en 1988, sin ninguna duda que Lemond hubiera conseguido 5 maillots amarillos de campeón del Tour. Era un fuera de clase en esa carrera. Pero claro, todo se queda en “que hubiera pasado si”. Perico coronó un muy merecido Tour en el 87 y Roche consiguió la épica triple corona en el 88. A ver si Tarantino hace una películo sobre Lemond, cambia la historia ahí, y le da sus cinco maillots amarillos.

Los comentarios están cerrados.

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: