Holanda, dueña de la pluma en el Mundial de ruta femenino

Por @Kokispokes

La ruta femenina Élite del Mundial de Innsbruck 2018, a celebrarse el sábado 29 de septiembre, no es un plato fácil para nadie. El apoteósico podio logrado por la escuadra holandesa en la contrarreloj individual, ganada por Annemiek van Vleuten, y escoltada por sus compatriotas Anna van der Breggen y Ellen van Dijk, dice mucho del poder tulipán dentro del pelotón.

El recorrido

Los 156.2 km del recorrido serán extenuantes las corredoras partirán de Kufstein, y discurrirán durante los primeros 40 km. sobre un terreno de leves repechos, y apto para armar alguna escapada. Posteriormente ascenderán la corta pero inclinada pendiente del “Gnadenwald” /10%; antes de adentrarse al “circuito olímpico”, ahí darán tres vueltas de 7.9 km /5.7%, lugar ideal para los equipos bien conformados que logren plantear y ejecutar su estrategia sobre el asfalto con claridad y sigilo.

Los 156.2 km del recorrido serán extenuantes. Las corredoras partirán de Kufstein y discurrirán durante los primeros 40 km sobre un terreno de leves repechos, y apto para armar alguna escapada. Posteriormente, ascenderán la corta pero inclinada pendiente del “Gnadenwald”, antes de adentrarse al “circuito olímpico”. Ahí darán tres vueltas de 7.9 km al 5.7%, lugar ideal para los equipos bien conformados que logren plantear y ejecutar su estrategia sobre el asfalto con claridad y sigilo.

Las tres vueltas son idóneas para aquellas ciclistas potentes y no necesariamente escaladoras puras. Ahí intentarán romper la carrera. Habrá muchas que perderán sus opciones in situ. Serán 2.413 metros de ascenso acumulado. Los descensos técnicos y estrechos pondrán a todo el lote con los nervios de punta, ahí podrían buscar la fuga del día o, tal vez, la victoria

Luego de completar el descenso definitivo de la última vuelta, restarán 7000 metros de terreno llano. Quienes logren quedarse en el selecto grupo puntero podrán tentar las ansías de las favoritas y, quizá, arrebatarles la gloria en sus narices a su llegada a Innsbruck, frente al Palacio Imperial.

Poder Naranja

Para nadie es un secreto que las neerlandesas son el equipo a vencer. Sus corredoras -casi todas de renombre- han escrito y escriben su propia historia sobre los pedales.

Holanda siempre ha sido un semillero de prospectos y grandes ciclistas. Tuvo un bache durante los 90’, pero en las últimas temporadas ha crecido enormemente. Desarrollo y mejoría que no se puede tapar con un dedo.

De acuerdo con el ranking mundial femenino de la UCI, de las quince primeras clasificadas, ocho son holandesas. Ocupan el 1°, 2°, 3° y 5° lugar de la tabla. Aunque las estadísticas y los números son frías formas matemáticas de expresar acontecimientos, brindan un punto de medición y progresión siempre vital en toda materia.

Annemiek van Vleuten, antes de coronarse recientemente bicampeona mundial de contrarreloj, ganó el Giro de Italia femenino de manera arrasadora. Además de imponerse en la general, se llevó la clasificación por puntos y finalizó 2° en la montaña.

Anna Van Der Breggen intentará subir al podio por tercera ocasión en Innsbruck. Tanto el domingo en la crono por equipos, como el martes en la individual, se colgó la medalla plateada. Esta campaña se adueñó por cuarta ocasión consecutiva de la Flèche Wallone; y por segunda vez la Liège – Bastogne – Liège, entre otros logros.

Ellen Van Dijk ganó el oro en el Campeonato Europeo de Contrarreloj, la Madrid Challenge por La Vuelta y se subió al 3° cajón del podio, recientemente, en el evento cronometrado individual de Innsbruck.

Chantal Blaak, vigente campeona mundial de la prueba de ruta, defenderá el maillot arcoíris obtenido en Bergen, Noruega. Esta temporada ganó La Amstel Gold Race (1.WWT) y el Campeonato Nacional de ruta de su país, ante un cartel de lujo.

Lucinda Brand, Amy Pieters, Sabrina Stultiens y Janneke Ensing completan el poderoso conjunto naranja.

Las mayores adversarias

Las demás naciones deberán meterse o armar la fuga, tratar de romper el poderoso bloque naranja e intentar desgastar sus fichas, para poder ir por la gloria multicolor. Una empresa difícil, tomando en cuenta el cartel del equipo de los Países Bajos.

A pesar del dominio del conjunto ‘tulipán’, hay otras ciclistas de enorme calibre. Aunque no cuentan con bloques tan sólidos, pueden sorprender con la sagacidad y decisión de David, para dejar tendidas a “Las Goliat” del lote.

La estadounidense Katie Hall es buena en los trazados rompe piernas, y una de las mejores escaladoras de la actualidad. Se coronó reina de montaña y 9° en la general de la Vuelta a República Checa. Obtuvo la general y la montaña en el Tour de California y compone un hueso ‘yankee’ duro de roer, con Ruth Winder, Leah Thomas y Megan Guarnier.

Ashleigh Moolman, de Sudáfrica, es una fuerte candidata para arruinarles el agasajo a sus principales rivales. Siempre busca ir por etapas o carreras de un día. De hecho, fue 2° en la general de la Semana Ciclística Valenciana, posición que repitió en la Flèche Wallone. Mientras que, en otra clásica de las Ardenas, la Liège – Bastogne – Liège, finalizó 4°.

Otra rival de peso es la polaca Katarzyna Niewiadoma, de 23 años, reconocida especialista en carreras de un día y ganadora de tres competencias esta temporada; destacando la CG del Tour Cycliste Féminin International de l’Ardèche (2.1) y el Trofeo Alfredo Binda, donde venció a Chantal Blaak con mucha categoría.

No se puede dejar de lado a la italiana Elisa Longo Borghini, la australiana Amanda Pratt o la joven danesa Cecilie Uttrup, todas ciclistas luchadoras y versátiles que podrían dar la campanada.

Latinoamérica estará representada por Blanca Lilliana Moreno, Paula Andrea Patiño, Ana Cristina Sanabria (Colombia), Camila Coelho Ferreira, Clemilda Fernandes Silva (Brasil), Fernanda Yapura (Argentina) y Stephannie Subercaseaux Vergara (Chile), quienes aún buscan alcanzar mejor desarrollo y representatividad. Por lo que, en caso de estar en una buena condición, intentarán pegarse a alguna rueda buena durante lo más que puedan. Pero, con los pies sobre la tierra, para la mayoría de ellas servirá de experiencia, sin buscar un resultado específico.

La mesa está servida. Las adversarias intentarán evitar que Holanda haga de las suyas una vez más. En tanto, las ciclistas neerlandesas insistirán con lo que tienen para hacer girar sus molinos de viento, lanzar al aire sus tulipanes y que el cielo tirolés se pinte de naranja.

Jorge Machado

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2018 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: