Kenny Elissonde, el escalador al que le gustan las clásicas

Por @Nandodimaria

Una constante en los seguidores de los deportistas es conocer acerca de sus números y, en el caso del ciclismo, sobre el país de origen, la especialidad, su peso, talla, los vatios que produce, el equipo en el que está, su victoria más rutilante y quizá hasta el color del casco o alguna seña particular que lo identifica dentro del pelotón. Sin embargo, poco se conoce acerca de sus gustos, motivaciones personales o comidas favoritas.

(Photo by Luc Claessen/Getty Images)

Sus inicios en las bielas se dieron gracias al contacto que permiten las carreras ciclistas. “Había una carrera que pasaba cerca a mi casa y la vi. Me dije a mí mismo, “¿por qué no intentarlo?”” y ese fue el pedalazo inicial. “Tenía siete u ocho años y he estado compitiendo desde entonces”, narró.

Es uno de los escaladores puros que quedan en el lote mundial, y esto habla de la evolución biotípica de los vueltómanos. “Ahora ves hombres más grandes que intentan perder peso y ser escaladores, subiendo como en una contrarreloj como lo hicimos en mi equipo anterior. Obviamente, ellos saben cómo avanzar, y los chicos grandes tienen compañeros de equipo para ayudarles a poner un ritmo. Pero todavía hay mucho espacio para que los escaladores puros ataquen, disfruten”, opinó.

Luego, puso de ejemplo a un compañero de escuadra. “Puedes ver esto con Richie Porte si está en buena forma como estuvo en el Tour Down Under: si ataca, aún puede hacer alguna diferencia en una subida de 3 km, y ni siquiera es realmente empinada. Entonces, todavía hay opciones, pero tienes que ser realmente bueno”, dijo el diminuto pedalista de 52 kg.

A pesar de que le gusta la montaña, hay una clase de cuestas que son sus predilectas. “Prefiero un gradiente de 7-8 %. Cuando es demasiado empinado, corto y empinado como en el País Vasco, por ejemplo, no es lo mío. Me gustan las subidas largas cuando es difícil todo el día con mucha escalada”, reveló. “Los vientos cruzados, y los sprints no son mis favoritos”, añadió con toda la lógica.

Cuando se pone frente a la televisión como espectador, su gustos ciclísticos cambian y sus carreras favoritas son otras. “Las clásicas, porque siempre pasa algo. ¡Pero no para competir yo mismo! al contrario, me gusta la última semana de una vuelta grande cuando todos están cansados; es ahí cuando puedes ver grandes cosas pasando en las montañas”. Aunque si de él se trata, su escenario soñado para ganar sería en la ronda gala. “Una etapa de montaña en el Tour de Francia. Un día con una gran escapada y una gran multitud en todas partes animando”.

Kenny se describe como una persona callada, al menos mientras entra en confianza; cuando eso sucede las cosas cambian. “Estoy bastante relajado; creo que es importante serlo en el loco mundo del ciclismo. Ya gastas mucha energía en la bicicleta, así que si también gastas mucha energía fuera de ella, esto te hará la vida demasiado difícil”.

Creció cerca de París, visitaba la ciudad a menudo con sus viejos amigos y por esa razón le gusta el arte. “Varios de mis amigos tomaron el arte como un pasatiempo, y a menudo visitaba sus exposiciones. Lo que me gusta es que es un mundo completamente diferente al ciclismo. Es realmente refrescante cuando piensas en otra cosa cuando vuelves a casa, incluso las personas en ese mundo son muy diferentes, así que creo que es realmente bueno para la mente pensar y hablar con personas diversas.”

En cuanto a la comida, sus gustos son sencillos. “Me gustan mucho los ñoquis con un poquito de queso”. Prefiere la pasta y los carbohidratos antes de un entrenamiento fuerte, eso si: “Al final del día, me gusta la avena con algo de fruta o algo dulce.” Aunque, fuera de temporada hay gustos que se puede dar. “Una buena hamburguesa casera, pan fresco, carne, que es raro con un buen queso en el medio. ¡No te olvides de las papas fritas!”, cerró el escalador puro de Trek – Segafredo.

Fernando Estupiñán

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en Instagram y Twitter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2020 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

1 pensamiento sobre “Kenny Elissonde, el escalador al que le gustan las clásicas

  1. A Elissonde yo lo veía de juvenil como un prospecto de gallo frances, nunca es tarde y está en plena edad, aunque parece estar a gusto en el papel de gregario.

Deja un comentario

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: