Kristoff reina en París y Thomas se consagra en los Campos Elíseos

Por @FXavierVidela

Alexander Kristoff (UAE Team Emirates) se quedó con el prestigioso triunfo en la última etapa del Tour de France 2018, sobre un tramo de 116 kilómetros entre Houilles y los Campos Elíseos de París. Geraint Thomas (Team Sky) logró su primer título en la ‘Grande Bouclé’.

Como es habitual, los primeros compases del día discurrieron con tranquilidad en el pelotón, abundando los diálogos amistosos y los brindis de los campeones. Aunque apenas duró un rato, porque el equipo del nuevo rey aumentó el ritmo a 100 kilómetros de meta, dejando en claro su intención de llegar lo antes posible a la capital francesa.

Sylvain Chavanel (TDE), en su último Tour, recibió el permiso del grupo principal e hizo el primer paso por la línea de meta en cabeza. Pronto se animaron otros combativos, pasando a la vanguardia Taylor Phinney (EFD), Damien Gaudin (TDE), Silvan Dillier (ALM), Michael Schär (BMC), Nils Politt (TKA) y Guillaume van Keirsbulck (WGG), quienes alcanzaron una renta de 40″.

Sin embargo, Groupama-FDJ, Bora-Hansgrohe y el Team Cofidis no querían desaprovechar la oportunidad de festejar con sus velocistas, por lo que tomaron las riendas en persecución y los mantuvieron bajo control. El alemán Politt fue el último en tirar la toalla, ya dentro del giro final, a 6.000 metros del cierre.

Y, como en cada edición, los combativos no faltaron a su cita. Yves Lampaert (QST) fue el protagonista del movimiento más peligroso y saltó a dos kilómetros junto a Daniel Oss (BOH). Sin embargo, el campeón belga dejó de rueda al italiano y estiró su agonía hasta la recta final, donde el tren del Groupama-FDJ lo trajo de regreso, a solo 220 metros.

En la definición, Alexander Kristoff (UAD) lo dio todo hasta el cierre y reinó en París, alzando los brazos ante el alemán Degenkolb y el galo Démare. Por su parte, el argentino Maximiliano Richeze estuvo en la disputa y concluyó 6°.

Por su parte, Geraint Thomas conquistó el 105° Tour de France y subió a lo más alto del podio en los Campos Elíseos. Así, obtuvo su primer título en una ronda de tres semanas y le dio a Gales la primera corona de la ‘Grande Bouclé’ de la historia.

Video:

Clasificaciones:

Relacionadas: SECCIÓN TOUR DE FRANCE

Franco Xavier Videla

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2018 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

5 pensamientos sobre “Kristoff reina en París y Thomas se consagra en los Campos Elíseos

  1. Un año más, y un Tour más que se acaba.
    ¿Es la ronda gala la mejor carrera el mundo? La tradición es para mucha gente un componente sustancial del ciclismo, y en eso el Tour está a la cabeza, sin duda. El Tour nos deja cada temporada imagenes irrepetibles de lo que implica el esfuerzo humano, la dedicación, el buscar los límites de tu cuerpo, como las que nos dejaron los noventa de la mano de Indurain (corredor que nunca fue de mi gusto), Rominger, Ugrumov, Bugno, Zulle, Ullrich, Riss.. Y otras imágenes épicas, pero dignas de lamentar, como la de Jalabert con media cara en el asfalto o el terrible final de la vida de Casartelli. También grandes decepciones como las que tuvo Chiapucci luchando contra el gigante navarro en el 92 o la pájara del propio Miguel en el asalto a su sexto Tour.
    Pero todas las carreras tiene sus historias y para mí la tradición no significa nada, absolutamente nada. La tradición no tiene por qué tener nada de bueno. Tradición era la esclavitud, en su momento, o la monarquía absoluta. Suelen ser dogmas que los acomodados usan para que nada cambie y así poder seguir disfrutando de sus privilegios.
    Hablando de recorridos, sin duda los que prepara la organización francesa tienen dureza, grandes montañas y últimamente adoquines, algo que personalmente no estoy seguro de que sea bueno si supone el abandono de alguno de los favoritos. Pero no creo que el Tour sea la carrera más dura, pues para que lo fuera la carrera debería adentrarse en los Dolomitas, Y es que, en efecto, allí están las montañas más duras de esta parte del mundo, al menos las que se pueden subir montado en una bicicleta. He subido en mi bici Mortirolo, Tourmalet y Angliru y en mi experiencia, no hay color: el Mortirolo supera a cualquier otro puerto, al menos que yo conozca. Por otro lado, la organización del Giro se ha acostumbrado a poner algo de picante en las etapas llanas y a preparar multiples etapas de media montaña, algo que los organizadores del Tour no han sido capaces de asimilar, supongo que entre otras cosas, infulidos por la tradición.
    Entonces, ¿por qué es la ronda gala la más importante, el gran negocio del ciclismo? Muy fácil, por la participación. El Tour no es la carrera con las montañas más dura, ni la más bonita, ni tiene una historia épica muy distinta a la de otras carreras. Es decir, es la ronda más importante, pero de un modo artificial: porque los equipos han decidido que lo sea, porque todo ello provoca que sea la carrera que todo el mundo quiera ganar y porque la TV colabora con todo esto.
    Este es el motivo de que haya corredores muy buenos, como Quintana, como Roberto Heras o como Chiapucci, capaces de ganar otras grandes carreras, pero que no tiene la capacidad necesaria para ganar un Tour de Francia, con caracter genera. Quitana no es distinto a Pedro Delgado y aquel consiguió ganar el amarillo. Pero les sugiero que se fijen quienes le acompañaron en el podium parisino, y entenderán que aquello fue algo fruto de una coyuntura muy particular.
    ¡Es que en el Tour suelen estar todos! Y si no te remata uno, lo hace el otro como generalísima norma. Es necesario manejarse sobre la cabra, imprescindible. Incluso cuando hay pocos kilómetros de crono, las diferencias son enormes, grandiosas, véase las diferencias obtenidas ayer entre los especialistas y los otros. En los noventa había etapas de 220km con tres puertos HC y otros tres de primera, y aun así se dieron podiums como Indurain-Rominguer-Jaskula, Indurain-Zulle-Riss, Indurain-¡Bugno!-Chiapucci, Riss-Ulrich-Virenque (que aquel año voló sobre la cabra). E iba a citar la época Armstrong, pero mejor me muerdo los dedos porque no creo que sea digno ni de ser mentado.
    Es muy digno tener orgullo, disputar una carrera contra viento y marea, dejarse la piel. Digno, pero poco fructifero. Porque Pantani, ya no tiene quien le escriba.
    Un saludo a tod@s, el año que viene más Tour, más sueños, más decepciones. La suerte NO está lanzada.
    Una vez más, mi reconocimiento a Ciclismo Internacional por su trabajo y dedicación. Espero que todo les vaya muy bien y por muchos años. Saludos.

    1. Jesús aunque poco o nada he compartido sus comentarios cargados de crítica extrema, le felicito por esta breve crónica, bien fundamentada y muy analítica, ciertamente los croners han aprendido a subir las montañas, difícilmente los escaladores puros les sacan tiempo considerable a los todo terreno, pero como dice Nairo esto es un aprendizaje y están enfrentados dos bandos , los de las sensaciones vs la tecnología de vatios y potenciómetros, pienso que el ciclismo moderno está muy robotizado, y es más placentero el ciclismo de ataques, de rompimiento y reventadas. No está muerto quien batalla y tiene la viva esperanza de cumplir los sueños, únicos alicientes para triunfar y vencer obstáculos. Saludos.

  2. El bocoón de Landa ya habla del tour del 2019 sin saber si el recorrido le favorece o no, ese ego y esa lucha interna no funciona, el equipo es una unidad y no una anteposición de querer y de enfrentarse a la realidad.

  3. Las carreras deberiarian ser abiertas para todos, cada corredor que tenga su oportunidad de mostrarse y no dejar la piel para otro, asi lo salarios serian equilibrados y los premios personales, podrian reducir a cinco por cada equipo para evitar tanta montonera, el patrocinador podria armar su equipo de acuerdo al trazado y a las metas que quieran lograr.

  4. Sin dudas que es el más prestigioso, como todo en la vida. No es lo mismo un premio PEN que un Nobel ( aunque este esté lleno de suspicacias últimamente), y no es lo mismo el Tour que el Giro. Por las razones que sea. Te felicito, Jesús, por haber subido esos puertos. La verdad que hay que tener un estado de forma increíble. Yo sufro a mis 50 tacos subiendo un puerto de segunda muy largo ( 30 kms al 4%). Un gusto leerlos.

Los comentarios están cerrados.

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: