La cara italiana del combate Egan vs. Remco

Por @amatiz12

A día de hoy el Giro d’Italia decanta una contienda clara: Bernal vs. Evenepoel. Son los máximos favoritos, mientras el resto son simplemente aspirantes. Pero no se han puesto a pensar que a lo mejor esos corredores de segunda línea pueden influir con relevancia en ese duelo y no sólo dejar su resolución dependiente a las acciones del colombiano y el belga. En una carrera como esta, abierta a alternativas y sin control claro, es un escenario perfectamente posible. ¿Quién ingresaría en esa labor? Uno de casa, ni siquiera considerado como candidato serio previo al inicio del certamen.

Foto: Getty Images

Ningún ciclista es perfecto. No son las máquinas que muchas veces se les exige ser desde un sofá. Todos, absolutamente todos, tienen alguna debilidad, un punto frágil, algo que les puede hacer daño. De Egan y Remco, con mayor razón. Una espalda capaz de atormentar en cualquier momento o un equipo que no aparenta estar tan sólido para el primero. Una falta de ritmo, experiencia y conocimiento propio del segundo. Esos son algunos de los baches a mencionar.

Sería irracional pensar que alguien más no tenga el deseo de olfatear alguna flaqueza de ellos por el contexto en el que estamos. Esas incógnitas que los rodean, sumadas a la ausencia de ya sabemos quiénes, que generan una opción real y única para los demás de adjudicarse una gran vuelta.

Antes que nada, no quiero que por mencionar eso se me tache de negativo o de meter zozobra donde no la hay. Es una realidad. El líder de INEOS ya ha manifestado incluso en este Giro que los dolores están ahí, especialmente, mientras el cuerpo termina de calentar y, por lo tanto, no podemos asegurar que las molestias van a regresar, tampoco se puede garantizar que el inconveniente está completamente resuelto. Que su nivel no haga olvidar que existe ese precedente y de que con él toca ir con cautela.

Mientras que el pupilo de Lefevere, aunque es muy talentoso, evidentemente no está al 100% de su condición aún, causal de la falta de ritmo competitivo con la que arribó a Italia. Mientras termina de perfeccionar la forma -que puede tomar unos días más- va a estar en la mira y su único remedio será minimizar percances, tal como ha venido sucediendo estos días.

Siguiendo con el tema en cuestión, la ventaja es que acá tenemos ruteros con una ideología ofensiva marcada y de quienes existe una absoluta certeza van a mostrar sus cartas cuando tengan las piernas. Por dar ejemplos, Simon Yates -seguramente se ha guardado en este primer segmento-, Hugh Carthy o Romain Bardet.

Sin embargo, esa gente ya ha conseguido algo, entre esos tres se suma una Vuelta a España, dos podios en el Tour de Francia y otro más en la ronda ibérica. Por ende, hay derecho para bajar un escalón más y localizar gente que todavía no ha obtenido esos puestos de honor… Se escarban los nombres y recogemos uno en los que en el ejercicio analítico abundan muchas virtudes, lo está haciendo francamente bien, tiene potencial, está ante su gran oportunidad, le gusta arriesgar y dispone de un elenco de impecable andar.

Giulio Ciccone está en la capacidad de entrometerse en ese cotejo marcado por los dos jóvenes y darle un decorado distinto. En la general cede menos de 1’ con el cabecilla y ostenta un liderazgo claro dentro de sus respectiva escuadra, Trek-Segafredo. A continuación, un perfil de él.

Ciccone, 4º a 37” de la Maglia Rosa. Si se debe determinar al rival de Bernal que más regular ha sido y más cerca ha estado de él es Giulio. Sí, incluso más cerca que el propio Remco. En las tres jornadas que han sembrado la batalla general, se ha desempeñado formidablemente. En Sestola, resistió al impulso no sólo de Egan, sino de otros escaladores tras ser el primero en mover al lote. En San Giacomo, participó de un ataque lejano con Bardet y su compatriota Bettiol, el cual fue duradero e implicó un generoso desgaste, que no fue obstáculo para aguantar al escarabajo de 24 años en el ascenso final. En Campo Felice, fue el último en ceder ante la potente aceleración del actual líder de la cita. Suficiente para considerarlo seriamente, ¿no?

Se ha venido preparando paso a paso para asumir este papel. Es de esos pedalistas con un enorme talento, que ha llevado su proceso sin ir demasiado rápido, siempre con tranquilidad, año tras año subiendo un escalón. Y en este, le corresponde llegar a esa fase de eclosión, de destaparse al más alto nivel.

Escalador puro, a quien las adversidades de salud lo limitaron el curso pasado, pero que no borraron del todo su exponencial progresión. Este no se esconde, le place mostrarse. Busca la ofensiva, si participa en una emboscada, pone la cara, no es tacaño en los relevos, es muy activo. Tiene ese ADN vistoso, que lo fortalecerá viéndose a si mismo tan cerca de las primeras plazas y que le será útil para compensar esas abultadas pérdidas en contrarreloj, porque todo hay que decirlo, es pésimo en esos ejercicios y ese ‘performance’ en el prólogo es el que lo ubica debajo de ese podio y no más arriba.

Pero precisamente esa falencia, sumada a su juventud (26 años), son las que ofrecen la garantía de que rodará camuflado en el lote. Sabe que si quiere tener esa opción de podio, le toca llegar sí o sí con ventaja a la crono de Milán. Entre los que están en ese top-15, probablemente él y Dan Martin sean los menos especialistas, así que aunque se enfrente a otros trepadores al reloj sigue siendo inferiores a ellos en ese terreno y seguro que para distanciarlos la menos apta de las estrategias sea chupar rueda… Tiene que emplear ese rasgo valeroso para su propio beneficio y por supuesto con cierta distancia, porque no creo que atacando a 500 metros de una cima le dé para lucrar el tiempo requerido.

Si hay algo de lo que existe absoluta certeza es que piernas tiene, ya que no cualquiera es capaz de aguantarle a Bernal o Evenepoel en esas condiciones. Ni Yates o Carthy han podido. Aparte, se debe anexar que ha demostrado desplegar el fondo para las tres semanas -que es la incógnita que recae sobre Ciccone- Se sustenta en el Giro en el que ganó la montaña, por ejemplo, ahí en ese último periodo de certamen conquistó una fracción, fue tercero en otra y participó en escapadas para sellar esa Maglia Azzurra. Condiciones y actitud, las hay.

Giulio no tiene nada que perder. En el ciclismo las chances de hacer algo importante son escasas, por eso, cada vez que existe una, debe aprovecharse. No se sabe si mañana habrá otra igual o mejor. Para este grupo de ciclistas con destacable nivel, pero sin opulento palmarés, les resulta mejor ser 20º en una competencia habiendo intentado asaltar los cajones de orgullo, que ser 5º sin haber probado al menos una vez, salir de la duda de si podían llegar a esos lugares o no. Si un día mete toda la carne al asador, ejecuta una propuesta ambiciosa y arriesgada, le puede salir o no. Y si el resultado es adverso, ¿habrá repercusiones? No.

Por esa razón es que puede ser tan influyente, ya que no le va a temblar la mano para producir el barullo y exigir a sus enemigos deportivos desde lejos o en terrenos complejos. Esto no significa que vaya a ganar o a culminar entre los tres primeros. No obstante, en ese contexto sus intentos pueden destapar una blandura en Bernal o Evenepoel. Quien quita que para que alguno de ellos triunfe, no necesariamente tenga que embestir ante el otro en primera persona, sino que otros como el oriundo de Chieti, apostando a sus propios intereses, haga realidad ese objetivo.

Goza de un respaldo envidiable, puesto que Trek llevó lo mejor de su plantel a la primera gran vuelta de la campaña (Brambilla, Mollema, Nibali, por mencionar algunos). Dicha solidez colectiva refuerza más el pensamiento de que impacte con significancia en el Giro. Al menos, cuenta con un grupo de compañeros que lo apoyarán para materializar esas intenciones, lo cual facilita más esa faena que si se hiciera en solitario y sin coequiperos de renombre. Que no haya duda, de que este va a hacer respetar la casa y a cualquier otro le puede pasar factura.

El combate entre quienes representan el presente y futuro de la práctica se asienta cada vez más para resolver al nuevo dueño del Trofeo Senza Fine. Pese a ello, quizá el peso requerido para inclinar la balanza a algún lado no se ubique en el tanque del de Zipaquirá o del de Schepdaal, sino en las piernas de un tercero proclamado a la búsqueda de su éxito y por qué no, que sea este italianos que nada tiene que perder.

Alejandro Matiz   

¿Te gusta lo que hacemos? Seguínos en Instagram y Twitter

Súmate en Facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2021 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

6 pensamientos sobre “La cara italiana del combate Egan vs. Remco

  1. Sin duda Ciccone aún pasa algo desapercibido dentro del grupo principal, pero aquello es precisamente su mejor arma, veremos que le deparan las siguientes etapas.
    Con respecto a Yates, Carthy, Bardet, etc, ellos iran mejorando sus prestaciones con el pasar de los dias. Creo que estarán muy activos en la montaña, por lo que no se los debe descartar para la lucha final.
    Las diferencias son minimas en el top 10, por lo que pueden haber sorpresas.

  2. Con dos semanas por transitar, lo que mas conviene a Ineos no solo es distanciar a Remco, si no que otros más tambien lo hagan y al menos para la tercera semana tengan un cable de un par de equipos interesados en mantener el podio para tirar del pelotón, en ese orden está primero Ciccone y luego Vlasov quien puede hacerlo mejor en la CRI pero que tampoco puede pensar en distanciar solo 1 minuto al Belga. Yo soy de los que cree que Evenepoel en la primera semana lo ha hecho magnificamente, pero que para la montaña de las 2 semanas faltantes tiene al menos a 4 o 5 hombres comprobados para vencer, así que vamos paso a paso.

  3. No estoy de acuerdo de que Ciccone haya demostrado ser un fondista de tres semanas por solo ganar la maglia azurra, para disputar una GV tienes que estar con los mejores en el llano, media montaña, la crono… Y son esos esfuerzos los que pasan factura en la tercera semana. Ciccone es un gran corredor, pero para aspirar a ganar o hacer podio tiene que dar un salto de calidad y demostrar ser corredor de 3 semanas. Por todo lo demás muy de acuerdo con todo, pasamos lo difícil ahora viene lo más jodido, y fondistas como Carthy, Yates, Nibali pueden dar sorpresas

  4. Giulio Ciccone , 26 años, está empezando su madurez cilistica, escalador nato, no sabemos como responderá su organismo en tres semanas contra un Bernal, Yates, Carthy, Martín , Nibali, pero el italiano es talentoso y muy ágil en este tipo de alta montaña, lo situó en la misma incógnita de un Vlásov y un Remco, resistirán la tercera semana???

  5. A mi entender Cioccone no tiene su equipo a su disposicion, ejemplo Mollema se la ha pasado buscando sus propios objetivos (ganar una etapa); Nibale coriendo por la General………o estoy viendo de otra forma la carrera….?

    1. Por lo dicho por Nibali es quien lo está llevando cada etapa ya que el muchacho quiere atacar y seguir siempre a Bernal, Nibali con su experiencia le aconseja que sólo vaya a su ritmo porque queda la parte más dura de la carrera y necesita llegar bien a la 3ra semana, no por algo en tiburón ha ganado las 3 grandes, mejor maestro imposible, Remco entra en un terreno desconocido para él, a lo mejor vaya a mejor forma cada día, cómo puede explotar y borrarse de la general un día

Responder a Milton Noy Cancelar respuesta

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: