La más noble y hermosa carrera de Davide Martinelli

Por Oscar Trujillo Marín

Las grandes crisis ofrecen la oportunidad para sacar lo peor pero también lo mejor de la condición humana. Quizás el nombre de Davide Martinelli, por sí solo no les diga mucho. Para los más aficionados al ciclismo y estudiosos del mismo puede que no sea más que un discreto corredor de 27 años sin mayor palmarés en la nómina del Astana. Davide es hijo de Guiseppe Martinelli, ex ciclista y hoy también uno de los directores del mismo equipo.

 

Pero el heroísmo y la valía no siempre lo dan los trofeos ni las cifras. Davide es oriundo de Brescia, una de las regiones más castigadas por el coronavirus en Italia con miles de afectados y víctimas mortales. En concreto de Lodetto, una aldea un tanto aislada de tan solo 1500 habitantes donde el corredor ha pasado buena parte de su vida.

Ante el drama que se vive en Italia, Martinelli (hijo) se ha alistado para participar como voluntario llevando medicamentos desde el pueblo grande más cercano a personas mayores o limitadas físicamente de Lodetto y otras zonas apartadas rurales, que no tienen farmacia en su localidad o no pueden bajar al pueblo a comprar sus medicinas. Su arsenal es: su bicicleta, una mochila de chico para los domicilios, guantes mascarillas ¡y a rodar! al servicio de los más castigados por el virus y los que ya no lo tienen tan fácil para moverse, en la carrera más noble, y hermosa de su vida.

En declaraciones a Tutto Bici El corredor italiano cuenta su experiencia: “Todo comenzó gracias a un grupo de chicos de Lodettesi, incluido mi primo Stefano, había gente mayor que no podía ir a Rovato (Brescia) a comprarlos. Nos organizamos y les llevamos medicamentos, y alimentos de primera necesidad a las personas, especialmente a los ancianos, que no tienen la oportunidad de hacerlo por sí mismos” explicó Davide.

“He escuchado varias historias que me han tocado, me han conmovido, de gente que no puede venir a nuestra ciudad y que gracias a ese voluntariado han resuelto sus problemas. Con los años he recibido tanto de mi comunidad, pero apenas he tenido la oportunidad de pagarles, por la vida de ciclista que a menudo me lleva a estar lejos de casa”. Matizó el gregario del Astana.

“¡Estoy muy apegado a mi Lodetto! una comunidad de poco más de 1.500 personas, donde desafortunadamente, no hay farmacia ni tienda de comestibles. Pienso dentro de mí: es mi oportunidad de hacerme útil y pagar a las muchas personas que me han apoyado y animado a lo largo de los años, y que mejor forma que ayudando a quienes lo necesitan en este momento”

Sin duda una loable acción, el joven dentro de su comodidad se hubiera podido resguardar como el resto de atletas profesionales en casa a esperar que pasen los malos tiempos, pero exponerse y hacerlo por una causa tan noble teniendo un nombre y relevancia dentro de su pequeña comunidad, realmente lo hace doblemente admirable.

“Tengo una bicicleta, 2 piernas ahora poco entrenadas y una mochila, y nada … hoy tuve el honor de poder ir a la farmacia a recoger medicamentos para una pareja de ancianos, en total 30 minutos y unos diez km, nada especial para un atleta, pero cuando los entregué a su puerta, obviamente con las precauciones necesarias (máscara y guantes) sentí un agradecimiento, que aún resuena en mi cabeza. Soy el hombre más feliz del mundo, el ciclismo es hermoso, todo es hermoso, pero ser útil para los demás en este duro momento no tiene precio”

Los héroes no solo son los que ganan carreras y acumulan trofeos encima de las repisas, los que hacen el mejor registro en línea de meta. Son también los que aparecen en los tiempos más difíciles para dar la cara y lo mejor de sí cuando casi nadie quiere aparecer en esa foto.

Oscar Trujillo Marín

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en Instagram y Twitter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2020 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

2 pensamientos sobre “La más noble y hermosa carrera de Davide Martinelli

  1. Ufff, qué historia bonita! Honor a Davide Martinelli! De acuerdo totalmente en que en las crisis es cuando se ven los grandes carácteres, corazones y almas.

Deja un comentario

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: