La organización del Giro queda en deuda

Por @pmpalermo

Mucho se habló a lo largo de las tres semanas de competencia del Giro sobre diferentes decisiones erróneas tomadas por la organización que, si bien no opacan la victoria de Quintana, dejan un sabor agrio en torno a la prueba.

La imagen del día (foto:Alejo Angel)
Controversia en Bari (foto:Alejo Angel)

Algunos dirán que es muy sencillo sentarse a criticar y en parte es cierto, pero por otro lado es nuestro trabajo mientras que el de ellos es llevar adelante la carrera con garantías, sin influenciar el resultado y salvaguardando la integridad física de los participantes, algo que no ocurrió en un 100%.

Que esto no confunda a nadie, Quintana es el justo vencedor y si hubieran puesto más montaña el margen sería mayor, pero también es oportuno recordar varios incidentes protagonizados por los organizadores, que a entender de Ciclismo Internacional quedaron en deuda.

La primera mancha en el currículum sucedió antes de comenzar la carrera, cuando se suscitó el problema con los visados británicos de muchos atletas, dejando a varios fuera de la cita ante el silencio de RCS, que debió hacer algo al respecto si quería tener un inicio en el extranjero.

Poco duró la calma tras el periplo irlandés, ya que apenas pisaron suelo italiano, el pelotón neutralizó la etapa debido a la peligrosidad del húmedo trazado y sobre todo, por lo complicado del circuito callejero de Bari, una constante en lo que al Giro refiere, donde las caídas de la vuelta final dieron la razón a los pedalistas.

foto: Jered Gruber
foto: Jered Gruber

El siguiente capítulo llegó en la etapa reina y fue el que más controversia ocasionó puesto que se cometió un error grosero de comunicación por parte de la organización que pasó por encima de los jueces y anunció vía Twitter una neutralización que no fue tal en el descenso del Stelvio.

El resto de la historia es conocida: Quintana hizo lo correcto, se marchó cuesta abajo junto a un puñado de ciclistas, abrió una brecha de casi 2 minutos y la duplicó en la ascensión a Val Martello, dando un vuelco a la general y vistiéndose de rosa para ya no cederlo.

La nota cómica sucedió al día siguiente durante la premiación, cuando desde la ya célebre red social del Giro se subió una foto de Nairo pero se lo mencionó como Urán, una pequeña equivocación que hubiera sido perdonada en otras circunstancias, pero no luego del papelón antes citado.

foto: @danibici
foto: @danibici

Otro que no volverá a Italia por mucho tiempo es Kenny Dehaes, quién rompió su cadena en la crono escalada, pudo seguir gracias a la ayuda de un aficionado, volvió a romperla y llegó empujado por un auxiliar para luego enterarse que el Giro lo dejaba fuera de control pese a que no le puso un coche auxiliar neutro ni aplicó el artículo sobre casos excepcionales que bien podría haber dejado al belga en competencia.

 La seguridad es uno de los requisitos principales a cargo de quién lleva adelante un evento de esta magnitud y también desaprobaron en ese aspecto, ya que se escucharon incesantes quejas respecto a la gran cantidad de motos en la caravana, algo que fue tristemente certificado cuando un policía fue arrollado por una y todavía sigue internado en grave estado.

Uno tras otro se sucedieron los problemas por parte de RCS que eligió permanecer anónimo en la mayoría de los casos y creó controversia en sus pocas intervenciones, redondeando un Giro gris del que debieran aprender para el futuro con aristas principales en:

1-Dejar de poner circuitos callejeros peligrosos en demasía.

2-Unificar criterios en torno al uso de redes sociales, ya que desconocen que pueda ser utilizado en la caravana para informar la neutralización (o no), pero luego realizan anuncios oficiales como las Wild Card por ese medio.

3-Ser más accesibles con los fuera de control, ya que fue injusto que Dehaes se fuera a casa del modo en que lo hizo.

Una vez más, el Giro es una carrera hermosa, tiene un enorme y justo vencedor y sabemos que no es sencillo lidiar con tres semanas tan intensas, pero la 97° edición será recordada, en parte, por las banderas rojas en el Stelvio y los corredores no merecen eso.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos?seguínos en  @CiclismoInter
                                           

7 pensamientos sobre “La organización del Giro queda en deuda

  1. Buen artículo, solo les faltó comentar que el Giro también anunció el descenso neutralizado por Radio Corsa.

    1. Daniel, primero que nada, gracias por leernos. Lo que quisimos destacar allí es que “la organización pasó por encima a los jueces”. Sea por donde sea anunciado algo (Radio Corsa, Twitter,etc), deben hacerlo los jueces, ellos son los que deciden, no la organización.

  2. Excelente articulo como siempre, muy acertado, esperemos que la organización del Giro como de otras carreras, tengan estos aspectos también en cuenta y no vuelvan a cometer estos errores que tienden a empañar a estos grandes deportistas.

  3. Pablo, eres muy profesional en lo que haces,eres muy objetivo y acertado en tus comentarios muchas felicidades y exitos ,siempre leo tus articulos y me encantan,si por mi fuera te daria la nacionalidad Colombiana,,,,un abrazo,,

  4. De acuerdo con todas las observaciones. Excelente aporte…ojalá sea tomado en cuenta por los organizadores

Los comentarios están cerrados.

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: