La redención y expiación de Luca Paolini como formador en categorías inferiores

Por Oscar Trujillo Marín

Luca Paolini retorna al ciclismo a sus 43 años como formador en divisiones inferiores. Fue nombrado como nuevo responsable técnico de la categoría estudiantes por el comité regional de Lombardia.

 

El italiano en sus 15 años como profesional (2000 al 2015) levantó los brazos en 23 ocasiones. Su especialidad eran las pruebas de un día. Fue ganador en Flecha Brabanzona 2004, la Omloop Het Nieuwsblad 2013 y la Gand-Wevelgem 2015. También consiguió victoria de etapa en Giro y Vuelta a España, además de bronce en 2004 en los mundiales de ruta de Verona.

En el 2015 cuando militaba en Katusha fue expulsado en plena competencia del Tour de Francia por su propio equipo, al conocerse la información oficial acerca de que había dado positivo en un control anti dopaje (cocaína) meses atrás y fuera de competencia. La sanción de la UCI llegó poco después.

Por lo cual perdió su contrato y tuvo que pagar 18 meses de sanción sin competir que terminó llevándole al retiro. Aunque era evidente que esa falta no tuvo nada que ver con intentar aumentar su rendimiento de manera fraudulenta en competencia. Paolini reconoció en diciembre del mismo año que el estrés de las carreras le provocó serios problemas de sueño que lo hizo adicto a los somníferos y de rebote llegó a la cocaína.

Luego de su sanción y rehabilitación abrió con unos amigos una panadería en el centro de Como y practica el ciclismo a nivel aficionado aún. La noticia se recibió con cierta polémica en la región ya que algunos puritanos de rigor afirmaban que tras su pasado no era ejemplo para los jóvenes deportistas.

Ante estas críticas el ex corredor transalpino en entrevista a Tuttobici contestó «Estoy feliz de comenzar esta aventura, creo que es la elección correcta para mí, es un reinicio tanto a nivel personal como profesional. Quiero volver a un grupo con niños de ojos limpios, sin prejuicios »,

Y luego el italiano agregó «Estoy convencido de que puedo contribuir a un entorno donde hay demasiada exasperación y prisas por sacar campeones muy pronto. Veo un montón de trabajo y un nivel de estrés no apropiado para ciertas edades, con mi experiencia, creo que puedo relacionarme de manera rentable con los directores deportivos que trabajan todos los días con los muchachos en la categoría con la que trataré ».

Por último, en su defensa añadió «Encuentro que las críticas que me plantean están desafinadas y es realmente triste tener que volver a hablar sobre mi pasado, que fue un asunto no deportivo por uso recreativo, y no una sentencia por dopaje, para lo cual, sin embargo, dejé de lado lo que más amaba que era el ciclismo. Ya pagué lo suficiente. Además del hecho de que quienes cometen errores pueden aprender de esos errores cometidos, el mal manejo de mi persona es un ejemplo de la exasperación total de este entorno, difícil de absorber tanto física como mentalmente, a cualquier edad», sentenció Paolini.

En una época de neo inquisición generalizada a flor de piel, de hipócritas adalides morales y fanáticos religiosos, deportivos e ideológicos que bombardean desde todas partes es bueno reflexionar acerca de hasta qué punto un deportista de élite expuesto a tanto estrés y presión debe pagar indefinidamente por sus culpas. Y hacerlo también en torno a esa repugnante y cínica selectividad de la condena en función de que el que falla sea “uno de los nuestros” o un rival que nos cae mal. Suerte para Paolini en esta nueva oportunidad que le brinda el ciclismo.

Oscar Trujillo Marín

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en Instagram y Twitter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2020 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

 

5 pensamientos sobre “La redención y expiación de Luca Paolini como formador en categorías inferiores

  1. Soy partidario de las segundas oportunidades. Igual hay atenuantes. No es lo mismo un caso como el Paoloni con la cocaína (igual fuerte), que el de, digamos Armstrong. Mientras el primero fue algo puntual y no apuntaba a sacar ventaja a los demás, el del segundo fue continuado, por años y con el claro objetivo de sacar ventaja y ganar grandes títulos con trampas, mentiras, matoneo, etc.
    Un poco mafioso ha sido Lance. Ahora hace tours por carreteras y montañas europeas, cobrando millonadas (en pesos colombianos, 30mil dólares es una millonada).
    Así que ojalá le vaya bien a Paoloni como entrenador de jóvenes. Aparte, siempre fue querido en el pelotón. Y bueno, lo de la panadería en Como es algo bonito. No cualquiera tiene una panadería italiana (delicia) en ese paraíso!

  2. Totalmente en desacuerdo con que arrepentidos prediquen y eduquen con el contraejemplo.
    Sobran buenos atletas para educar y dar el ejemplo de cómo se hacen bien las cosas rompiendose el lomo dia a dia y no cayendo en la droga. No se precisa a un ex-adicto para decir esto esta mal.

    1. Lo pone usted muy dificil; si suprimimos los adictos y ex adictos a la cocaína, los esteroides, opiáceos, el alcohol, la nicotina, el dulce, la comida, las redes sociales y nuevas tecnologías, el juego, el sexo, el dinero, las relaciones amorosas tóxicas, la cafeína, los analgésicos, somníferos, ansiolíticos, compras, trabajo… (obviamente ninguno de ellos por muy rehabilitado que esté sería un buen ejemplo para nadie, según su premisa) pues la verdad no habría muchos seres humanos moralmente impolutos para darle formación en ciclismo a estos adolescentes. A lo mejor alguien de moralidad intachable y químicamente pura como usted. Pero es que lo necesitan ex ciclista, disponible ¡ya! y en Lombardía.

    2. Habló el inmaculado! Joder, estos puristas cercanos a la iluminación que tanto predican. Pobres nosotros los mortales que no llegamos a tanto!
      Puede usted asegurar que Paoloni fue o es un adicto solamente porque dio positivo en un control de dopaje con cocaína? Hay mucha distancia entre el hecho a su afirmación.
      Además, Paoloni ya tiene el trabajo y debe ser una envidia total que un hombre con tanta experiencia tenga la labor de educar jóvenes en un deporte que ama y en una región como Lombardía.
      Me imagino que su error con la cocaína le da total derecho y conocimiento de causa para aconsejar adecuadamente a los jóvenes de no seguir caminos errados.
      Tal vez esa razón fue clave para que lo contrataran. Afortunadamente hay gente lejana a la iluminación que toma decisiones sensatas.
      Habla usted de buenos atletas. Pero los hay muchos que son detestables como personas.
      Cuando usted llegue a la santidad, rece por nosotros los pecadores.

Responder a FER Cancelar respuesta

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: