Lefevere “Si no hay Tour de Francia todo el modelo de ciclismo puede colapsar”

Por Oscar Trujillo Marín

Bueno, creo que estas alturas del partido ya deberíamos saber que no solo el ciclismo es lo que está en riesgo. Estamos empezando una recesión aún peor que la iniciada en 2008, solo que a lo bestia, y con afectación absolutamente global.

 

Cuando Patrick Lefevere habla sube el pan. De una manera u otra, con excesos y virtudes, gracias a su desparpajo y poca contención diplomática el belga suele poner el dedo en la llaga sin eufemismos y dejar algunas inquietudes a considerar. Su última columna semanal en Het Niewsblad no fue la excepción.

 “Lo que leo me preocupa demasiado, todos los días me temo que un corredor o alguien del staff y personal del equipo me llame para decirme que se han enfermado. Con Davide Bramati y Davide Ballerini, tenemos dos personas que viven en Bérgamo, la ciudad más afectada de Europa, es terrible esa zozobra e incertidumbre ” cuenta con preocupación el manager de Deceuninck.

“Me doy cuenta de que, en esta gran historia, el ciclismo es solo una nota al pie. Pero soy gerente de un equipo y también estoy preocupado”, continúa Patrick, quien además de director deportivo solo su olfato y habilidad para los negocios lo ha mantenido vigente siempre con patrocinadores en la máxima categoría desde hace más de 20 años, por eso el crack y desplome bursátil sostenido desde hace más de una semana, lo tiene realmente alarmado también.

“Todas las empresas que exportan ven caer su facturación de forma dramática, es una ecuación simple. Lo primero que van a hacer es ahorrar en marketing. Sería ingenuo pensar que el impacto económico de la crisis del virus no repercuta en el ciclismo”.

Aparte de que lo que cuenta el jefe del Deceuninck, que deja poco que objetar ahora mismo, hay que añadir que el consumo interno (que no tenga que ver con alimentación básica productos de aseo y medicinas) se está yendo por los suelos, en países casi paralizados y para colmo asustados para emprender cualquier tipo de gasto superfluo o inversión.

Es comprensible las cuarentenas obligadas e indefinidas en más de medio mundo, de momento o como mínimo con serias restricciones de movilidad, aeropuertos cerrados vetos para y llegada y salida de mercancías, pero sobre todo la incertidumbre de cientos de millones de personas que trabajan de manera autónoma, son dueños de pequeñas empresas o negocios o son empleados del sector servicios y están ahora mismo cesados o en casa sin ingresos por la bajada de contratos y ventas, eso es una bomba de tiempo masiva, insostenible.

Por supuesto que todo esto es necesario para evitar la expansión del virus, pero no por necesario evita que otra colosal crisis social económica y laboral se esté incubando en todo el mundo de proporciones inéditas en los tiempos modernos y de consecuencias incalculables ante una población mundial que desde la otra gran y larga crisis económica que se recuerde (1929) ha pasado en menos de 100 años de 2000 millones de seres humanos a principios del siglo pasado a casi 8 mil millones. Lo cual, quieras que no, dificulta aún más las cosas en tiempos de falta de recursos.

Lefevere teme por su propio patrocinio a pesar de ser casi siempre el equipo más ganador de la temporada “Pero la primavera, el escaparate más importante para mi equipo, se ha ido por completo. Ellos pagan para mostrarse allí, no son ONGS, en Quick Step ciertamente hemos acumulado crédito histórico, pero Deceuninck solo patrocina por segundo año. Hemos ganado ochenta y tres carreras hasta ahora, así que espero que piensen en eso también”. Confiesa el director belga con evidente inquietud.

Con respecto a la simple insinuación (por todos evadida, pero cada vez más posible viendo como están Italia, España y la misma Francia cuyo ritmo de contagios y víctimas es de los más altos de Europa) de que el Tour de Francia se cancele también, Lefevere no se va por las ramas, es franco y realista. De forma objetiva, esto por obra y gracia del espíritu santo o conjuro mágico no va a ceder. Constancia en las medidas de seguridad, aislamiento y tiempo. El tiempo que haga falta.

“Entonces estaremos hablando de un desastre total. Sería estúpido no tener esto en cuenta. Mi máxima es comenzar siempre desde el mejor y el peor de los casos. En el primer caso, volvemos a competir en junio, en el peor de los casos, la temporada ha terminado. Puedo ser pesimista, pero ¿quién se habría atrevido a predecir hace tres semanas que la mitad de Europa estaría repentinamente bajo arresto domiciliario?

A diferencia de deportes de alcance masivo mundial como el fútbol que una vez regrese (cuando sea que lo haga) cierta normalidad no tendrá problemas en recaudar sus sagradas suscripciones por cable con audiencias de miles de millones de personas y llenar estadios con la avidez represada de sus aficionados en todo el planeta, el ciclismo vive siempre al día, casi que mendigando cada temporada una reanudación del patrocinio o buscando siempre alguno nuevo.

Las consecuencias en esta (y tantas parcelas del deporte no hegemónicas) serían devastadoras. La continuidad de la mayoría de carreras y equipos con una economía en recesión y empresas en déficit no sería ni mucho menos un buen escenario.

 Por último apuntilla Lefevere  “Y luego sostengo mi corazón: El organizador ASO puede recibir una paliza, los equipos no nos lo podemos permitir. Si no hay siquiera Tour de Francia, todo el modelo de ciclismo puede colapsar “

Oscar Trujillo Marín

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en Instagram y Twitter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2020 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

2 pensamientos sobre “Lefevere “Si no hay Tour de Francia todo el modelo de ciclismo puede colapsar”

  1. De acuerdo, el ciclismo está haciendo parte de esta debacle social, económica y laboral, primero la salud, cada día trae su propio afán.. bastante probable que se cancele toda la temporada.

  2. El tiene muchísima razón lo primero que suprimen las empresas en épocas de crisis es la publicidad, y el ciclismo depende 100% de este rango, no tenemos taquillas ni presupuesto de federaciones que hagan participe a los equipos por trasmisiones televisivas o derechos de prensa, el ciclismo depende totalmente de las bondades de la empresa privada o esfuerzos de entes gubernamentales, se ve venir una crisis económica, ojalá ASO tenga los ahorros necesarios para patrocinar la realización de las grandes vueltas y monumentos, pero y los equipos?, las empresas querrán seguirl patrocinandolos, tienen todos las suficientes reservas para mantener las escuadras? Por bien del ciclismo y de todo en general podamos superar esta pandemia de miedo.

Deja un comentario

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: