Messi encontró el sol

Leandro Messineo es uno de los símbolos del renovado ciclismo argentino actual en el que, a los 34 años, contrasta únicamente por su edad con la gran cantidad de jóvenes que pululan por las rutas nacionales y lo tienen como referente.girosol

El de Olavarría es un veterano de reconocida trayectoria, docente universitario, padre de familia y gran profesional del deporte pedal, donde se desempeña de un modo sumamente pragmático y no tiene mayores secretos a la hora de entrenar y conseguir resultados: “si hay voluntad hay mil recursos, si no, mil excusas”, suele esgrimir.

Así, con esa sencillez, el Messi ciclista disfruta la vida al máximo cuando puede y, por el contrario, exprime sus horas de entreno como si fuera la última vez, obteniendo con esa fórmula y los vientos de su adoptiva Viedma, unas prestaciones contra reloj al alcance de pocos en el continente.

Múltiple campeón  de la especialidad, el del San Luis Somos Todos también afrontó malos momentos, como la fractura sufrida a inicios de 2012 en San Juan cuando se disponía a competir justamente en el Giro del Sol, prueba que casualmente ayer, sumó a su currículum.

“Venir a San Juan después de mi fractura es siempre especial, fue muy dura para mi esa lesión que me dejó fuera de competencia varios meses…pero bueno, parece que siempre hay revancha”, tiró.

Lejos de alardes y ostentaciones, algo que con su palmarés bien podría hacer, Messineo es sincero: “no era un objetivo, me fui sintiendo bien con los días y se dio”, fue la respuesta ante la consulta de Ciclismo Internacional sobre su estado de forma.

De este modo, el eximio corredor cierra un 2013 de lujo en el que disputó con buenos resultados el Tour de San Luis, los Panamericanos y el Mundial de Florencia; pero nuestro protagonista no descansa y ya planifica la próxima temporada para la que tiene metas claras: “nuevamente el Tour y los Juegos Odesur en Chile”, cuenta.

Por lo pronto, se tomará unas horas para saborear la gran victoria obtenida en carreteras sanjuaninas, en las que Laureano Rosas le complicó la vida y demostró que tiene un gran futuro, algo que nuestro protagonista también reconoce: “Fue una Vuelta muy dura, el clima y los rivales lo hicieron difícil. Laureano es un gran corredor y lo está demostrando, creo que puede hacer lo que se proponga”.

Pero como no podía ser de otro modo con el contrarelojista de la Selección Argentina, su humildad lo llevó a agradecer a los grandes partícipes de su gesta: “Me saco el sombrero por el equipo, dieron todo para mantenerme líder, cuando las papas quemaron estuvieron todos para darle con alma y vida”.

“Terminar el año con este triunfo es una gran satisfacción, especialmente un regalo para mis viejos que me apoyan siempre”, completó quién es hoy y desde hace varias temporadas, un ícono del ciclismo argentino.

Este es Leandro Messineo, un luchador humilde y querido que ayer, por esas cosas del destino cerró un círculo en el Giro del Sol, se tomó revancha y sigue agrandando su historia.

Pablo Martín Palermo

                                            
pmpalermo@hotmail.com 

Sumate en facebook https://www.facebook.com/CiclismoInternacionalLatinoamerica?fref=ts …

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: