Milán-San Remo: historia, curiosidades y estadísticas

Por @FXavierVidela

No es una carrera más en el calendario. Se trata del primer Monumento de la temporada, la “Classicissima”, el evento que abre la temporada de clásicas de primavera. Creada hace más de 100 años, este domingo se celebrará la 106º edición, destacando que desde 1907 en sólo tres ocasiones no se disputó por conflictos bélicos.

cancellara
Foto: Cor Vos

En esta oportunidad, tras seis años arribando en Lungomare Italo Calvino, la meta vuelve a estar situada en la clásica Vía Roma, punto de llegada desde 1949 a 2008. Pero antes, deberán superar las legendarias ascensiones a Cipressa y Poggio di San Remo, dos tramos asequibles que se convierten en un verdadero “Tourmalet” tras más de 250 kilómetros de recorrido que hacen del final un auténtico enigma.

Sus inicios y la primera edición

La indescifrable prueba italiana fue organizada en 1907 por el diario deportivo italiano La Gazzetta dello Sport. Eugenio Costamagna, el gerente por aquellos tiempos, la planeó sin saber a ciencia cierta si era físicamente posible completarla.

Giovanni Gerbi, el campeón del Tour de Lombardía en 1905, fue enviado junto a sus compañeros de entrenamiento para analizar el recorrido. Tras ser juzgada con éxito, se anunció oficialmente la creación de la prueba. En ese momento se prohibió cualquier tipo de avituallamiento, no se podía proveer a los ciclistas de alimentación, tampoco ruedas ni cambiar de bicicleta.

Todo estaba preparado, y el 14 de abril de 1907 empezó el largo camino de este evento que hoy cumple 106 ediciones. La carrera comenzó en las primeras horas bajo condiciones de humedad. Después de un inicio tranquilo, la carrera se encendió cuando Giovanni Gerbi, el ciclista más popular de Italia en ese momento, atacó en Pozzolo Formigaro. Gerbi explotó su conocimiento del recorrido, abriéndose paso a través del barro, mientras otros caían o se veían obligados a bajarse y empujar.

El único en responder la ofensiva del italiano fue el francés Gustave Garrigou, quien alcanzó al ídolo italiano, tras haber superado el Paso Turchino en cabeza. Acercándose a Savona, parecía que la cosa estaba entre estos dos, pero Gerbi optó por esperar a Petit Breton, su compañero de equipo en Bianchi.

Los tres llegaron juntos a San Remo y allí Petit Breton embaló de lejos para vencer a sus compañeros de escapada y quedarse con la 1º Milán – San Remo tras 288 kilómetros de distancia y 11h04’15” de constante pedaleo. Gerbi concluyó en 2º posición, pero tras un reclamo de Garrigou fue sancionado, cediendo esa posición al francés y finalizando en el tercer cajón del podio. Mientras que el 4º fue Ganna, quien arribó más de 30 minutos después. Dicha prueba fue disputada por 33 ciclistas, aunque sólo 14 lograron arribar a San Remo.

El monumento con más aspirantes y el más impredecible

“Es la carrera más fácil de terminar y la más difícil de ganar”, dijo alguna vez Mark Cavendish, ganador de la prueba en 2009, precisamente el año en que hacía su debut en “La Primavera”. Tras aquella edición, el británico, el segundo de su nación en lograr dicho título, no ha podido alzar los brazos nuevamente, sin siquiera subir al podio.

Con esa frase, bien se podría resumir la Milán-San Remo. Es que el primer Monumento no presenta la dureza de otros, aunque sí la suficiente como para abarcar un amplio cartel de aspirantes al triunfo. Contrario a lo que sucede en la mayoría de clásicas centenarias, aquí tanto los sprinters como los clasicómanos tienen posibilidades de triunfar.

Italia, amplio dominador, busca un nuevo “ídolo”

Desde 1907, el país anfitrión vio subir a lo más alto del podio en 50 oportunidades a uno de los suyos. El primero fue Luigi Ganna, en la 3º edición. Mientras que Filippo Pozzato fue el último, luego de vencer en 2006.

Desde 1914 a 1953 los transalpinos hegemonizaron la prueba, alzándose con la victoria en todas las ediciones, a excepción de 1934 y 1951. En ese lapso, grandes ídolos locales se hicieron con la “Carrera de Primavera”, tales como Constante Girardengo, campeón en seis ocasiones, Gino Bartali (4) o Fausto Coppi (3).

En 2015, Pozzato, en el final de su carrera, irá por su segundo título aquí, aunque los “tifosi” también sueñan con el triunfo de alguno de los otros 46 ciclistas locales en liza, quienes intentarán convertirse en los nuevos ídolos de los italianos.

Los más grandes vencen en San Remo

Claro está, el abanico de posibilidades para el triunfo es amplio, y así lo refleja el palmarés de la prueba, integrando velocistas, clasicómanos e incluso hombres de grandes vueltas. Entre todos los ganadores, es interesante la cantidad de grandes figuras que se han quedado con la prueba, la cual siempre ha sido deseada por los más grandes.

Entre los campeones de la “Carrera de las Flores” podemos mencionar a los italianos Fausto Coppi y Gino Bartali, protagonistas en la década del ’40, Rik Van Looy, Raymond Poulidor, el legendario Eddy Merckx, quien es el máximo vencedor, haciéndolo en 7 oportunidades, Roger de Vlaeminck o Francesco Moser.

Otros integrantes de la prestigiosa lista son Sean Kelly, Laurent Fignon, Laurent Jalabert, Erik Zabel, Mario Cipollini, Paolo Bettini, Óscar Freire, Alessandro Petacchi, Fabian Cancellara y Mark Cavendish.

Cancellara, la apuesta segura

De más está decir que Fabián Cancellara es uno de los mejores clasicómanos de la historia, tal como lo avalan sus triunfos en París-Roubaix (2006, 2010 y 2013), Tour de Flandes (2010, 2013 y 2014) o su único título en Milán-San Remo, en el año 2008.

Precisamente en esa 99º edición, “Spartacus” protagonizó el último arribo en solitario en la “Classicissima”. Es que desde ese año, la prueba tuvo a los embalajes, con mayor o menor cantidad de ciclistas, como definidores de la cita máxima de los italianos.

Hablamos de apuesta segura porque “El Expreso de Berna” no se baja del podio desde el 2011, siendo 2º ese mismo año, al igual que en 2012 y 2014, mientras que se ubicó en 3º lugar en el año 2013. Además, con su título en 2008 se convirtió en el único suizo en conseguir dicho trofeo. ¿Conseguirá un nuevo podio en esta edición?

Una cita que se le resiste a los latinos

Pese a no haber ciclistas de esta región que partan como favoritos este año, vale destacar que las estadísticas no favorecen para nada a los latinoamericanos en el primer Monumento de la temporada.

Por empezar, desde 1907, año de la primera edición, hasta la actualidad, ningún ciclista nacido en este lado del planeta ocupó un puesto de podio, aunque hay un hecho que vale la pena mencionar.

El primer ganador fue Lucien Petit Breton, un ciclista nacido en Francia en 1882. Pese a ello, hay que resaltar que a los 6 años de edad, Petit viajó junto a su familia a Argentina, país donde se radicó, adoptando posteriormente la nacionalidad. Ganador de la París-Tours en 1906, fue invitado por Bianchi a competir en la primera edición de la “Classicissima”. Campeón argentino de pista en 1902, para los organizadores representaba al país europeo, por lo que no podemos mencionarlo como ciclista “gaucho”.

En las últimas 35 ediciones, el mejor resultado fue el del argentino Maximiliano Richeze en 2008, finalizando 22º a 15″ del suizo Fabián Cancellara (CSC), quien se alzó con la victoria tras aprovechar un instante de duda entre sus rivales y atacar a 2 kilómetros de la meta en la Vía Roma de San Remo.

Este año, el nacido en Bella Vista participará por 5º ocasión en la “Classicissima”. Debutó en 2006 con el Ceramica Panaria – Navigare (Pro Continental), arribando en 140º lugar. Al año siguiente, con la misma escuadra, finalizó en 111º posición; mientras que, como mencionamos anteriormente, en 2008 logró su mejor ubicación, 22º. Tras varios años de ausencia, el año pasado regresó a este evento y completó el primer Monumento de la temporada en 83º posición. Concluida la prueba, Ciclismointernacional.com se comunicó con el argentino, quien comentó sus sensaciones. Recuerda la entrevista aquí.

Otras estadísticas

Párrafo aparte para los amantes de las estadísticas, a quienes a continuación les traemos algunas observaciones de los últimos años.

*Nadie ha vencido en tres ediciones seguidas: este año no será la excepción ya que las últimas dos ediciones hemos tenido diferentes campeones, pero es un dato a tener en cuenta para los próximos años.

*Ningún equipo logra el doblete desde 2001: Erik Zabel fue el último en conseguir llevar a lo más alto del podio a un patrocinador durante dos ediciones seguidas. Lo hizo en 2000-2001, cuando militaba en las filas de Telekom. Anteriormente lo había logrado en 1997-1998, también con el sponsor alemán.

*Zabel, el último doble vencedor: seguramente sea un dato estadístico que no agrade para nada a los seguidores de Alexander Kristoff. Pese a ser el favorito en las apuestas, desde que Zabel triunfara en 2000 y 2001 que ningún ciclista obtiene el doblete en Milán-San Remo, es decir, hace ya 14 temporadas.

*Francia y Bélgica, en busca del trono: dos de las grandes potencias del ciclismo hace rato que no ven triunfar a uno de los suyos aquí. Los galos vieron en Jalabert (1995) a su último campeón, mientras que los belgas lo hicieron con Tchmil cuatro años más tarde. Sin victorias en el siglo XXI, intentarán poner fin a la sequía esta edición. Para ello, algunos de los favoritos son Bouhanni, Démare, Gallopin, Gilbert, Bakelants o Van Avermaet.

Franco Xavier Videla

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2015 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: