Nairo acepta su destino

Por @pmpalermo

¿Qué más se puede decir a esta altura sobre Nairo Quintana? el ciclista colombiano de origen humilde que con su gesta eclipsó al campeón del Tour de Francia en la jornada en la que en teoría todos los flashes se los lleva el maillot jaune.naiet

Para algún desprevenido, el oriundo de Tunja, subirá tres veces al podio a recibir las camisetas que lo identifican como el mejor joven y líder la clasificación de la montaña, pero además posará al lado de Froome, como segundo de la carrera más importante del deporte pedal, superando la hazaña de Parra, tercero en 1988.

En pleno auge del ciclismo de su país, su historia es casi un guión de cine, ya que sin ir más lejos se transformó en leyenda justo en el día de la Independencia de Colombia, con los ojos del mundo mirando como dejaba tirado al capitán de SKY para coronar la epopeya.

No es un dato menor, por ejemplo, que el cafetero se haya quedado con la malla a puntos rojos ya que es la primera vez en mucho tiempo, tal vez desde Virenque en 1996 y 1997, que coincide el vencedor final de dicha clasificación con las prestaciones reales en competencia, puesto que nadie podía seguir al pupilo de Unzué cuando las carreteras se empinaban.

Joven, humilde, con condiciones naturales innatas, una inocencia que juega a su favor y un director de equipo que sabe llevarlo, Quintana aún tiene mucho por delante, y quién sabe si progresando en las cronos, de aquí a un plazo razonable no veamos al sudamericano mirando a todos desde arriba en las grandes citas del calendario.

Escueto, tímido, quizás hasta sin saber lo que logró, lo que parece seguro es que estamos frente al comienzo de su explosión, que llegó incluso antes de lo que estaba planificado por la baja prematura de Valverde como jefe de filas, en una suerte de anticipo de su destino.

Es que Quintana ya es presente: peleó mano a mano con los mejores en la cita top del ciclismo, soportó tres semanas de competencia, portó los galones y no cedió ante la presión, sino todo lo contrario, se hizo grande cuando a su alrededor las estrellas sucumbían una a una frente a su empuje cada vez que lanzaba un ataque cuesta arriba.naifro

Como pasa con todos los prodigios, esos que están tocados por la varita mágica, hace las cosas como si no le costara esfuerzo e incluso antes de lo que se espera de él, ya que en este caso la responsabilidad era de los veteranos,  Contador, Rodríguez, Valverde y compañía.

Por eso es que el mejor escalador de la Grande Bouclé del Centenario, ese que venía a aprender y trabajar para otro, se recibió de crack y ya es una realidad que llegó para quedarse, y si no que le pregunten al, en teoría, invencible Froome, que sufrió en carne propia las virtudes del pequeño Nairo, el único que plantó cara frente al poderío británico de SKY en un avance de lo que promete ser el duelo de la próxima década.

De ascendencia indígena, historia sufrida y destino glorioso, ese es Nairo Quintana, el campesino que se encontró de golpe con el éxito y lejos de amilanarse, se hizo cargo y triunfó.

Información relacionada:

Quintana, el festejo de un país: http://www.ciclismointernacional.com/?p=3458

Quintana, el triunfo de la inconsciencia: http://www.ciclismointernacional.com/?p=3283

Pablo Martín Palermo

 0054 9 11  5342 4343                                                
 
pmpalermo@hotmail.com 

Permitida su reproducción y/o difusión citando la fuente.

Sumate en facebook https://www.facebook.com/CiclismoInternacionalLatinoamerica?fref=ts …

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: