No entierren a Cadel Evans

Por @pmpalermo

Cadel Evans es todo un ganador del Tour, por tanto no es un nombre tapado a la hora de hacer quinielas, pero sí dejó de ser uno de los máximos favoritos merced a sus últimas temporadas, sobre todo desde la edición del 2012.cadel-evans

Dicho esto y recordando el reciente Giro de Italia, Evans es un ciclista con la capacidad de estar siempre bien situado, corriendo delante con los beneficios que eso conlleva.

Sin ir más lejos fue uno de los favoritos que se salvó del corte de la jornada inaugural y es noveno en la general casi sin llamar la atención, por lo que su nombre vuelve a sonar fuerte en algunas quinielas y por cierto, en esta redacción.

Con muy pocos kilómetros contra el cronómetro donde marcar diferencias, siempre acompañado por su extraño pedaleo en subida, con el que parece no avanzar, este no parece ser el año del australiano.

Pese a ello, y con todo el mundo esperando la etapa en la que se produzca el desfallecimiento del australiano y Van Garderen se quede con los galones, hay que recordar que Evans es un veterano que se conoce a la perfección y ya ha pasado por estas situaciones.

Previo a su explosión pasó temporadas realmente nefastas en el T-Mobile, plagadas de lesiones y accidentes que casi no lo dejaron competir y terminaron con  su salida del equipo de Ullrich.

En el Tour 2005, ya con Davitamon Lotto, fue octavo, cuarto en 2006  y segundo los dos años siguientes, para afrontar luego dos ediciones  negativas  y aquí es donde hablamos sobre su experiencia en situaciones similares.

El hoy capitán de BMC anunció su salida de la escuadra belga, hizo cambios en su preparación y junto a su entrenador, el fallecido Aldo Sassi, obtuvieron el título Mundial en 2009 además del tercer escalón del podio en la Vuelta y un meritorio quinto lugar en el Giro 2010,debido a sus lesiones.

El resto de la historia es conocida, ya que siguió con su progresión y fue campeón del Tour 2011, firmando un dominio absoluto en la general y neutralizando él solo míticos ataques, como el de Andy Schleck en la jornada con final en Serre Chevallier que finalmente ganó el luxemburgués y en la que Contador desfalleció.

Gracias a ese día en el que limitó los daños, se mantuvo cerca de Andy para batirlo con comodidad en la crono posterior y vestirse así de amarillo, coronando un sueño que tenía desde su paso del Mountain Bike a la ruta.

La temporada posterior seguía por el mismo derrotero, y cuando todos esperaban que repitiera en tierras galas tras quedarse con el Dauphiné, se produjo la irrupción de Wiggins mientras Evans apenas terminaba séptimo debido a una enfermedad viral, algo que se supo un tiempo después.

Callado, casi tímido y poco afecto a las excusas, prefiere esta situación de perfil bajo en la que nadie está pendiente de él, aunque cada tanto sí se encarga de resaltar que el jefe de filas de BMC es él y no Tejay Van Garderen.

Hecho este breve repaso queda en evidencia que el “aussie” tiene una calidad impresionante, muchísima experiencia y un gran historial de malos momentos superados que impiden descartarlo, sobre todo si se tiene en cuenta que los máximos favoritos, excepto Froome, no llegaron a Francia con los mejores resultados.

Fácil sería esperar que Evans se vista de amarillo o se pierda más allá del top 20 en la general para hacer un análisis, pero en Ciclismo Internacional respetamos los galones,creemos que él es el tapado de esta competencia  y con permiso de Froome y Contador, el líder de BMC será un duro rival en esta edición del Centenario.

Pablo Martín Palermo

 0054 9 11  5342 4343                                                
 
pmpalermo@hotmail.com 

Permitida su reproducción y/o difusión citando la fuente.

1 pensamiento sobre “No entierren a Cadel Evans

  1. Cadel es mi ídolo. El sábado se dejo varios minutos pero el domingo estuvo bien. Igual no creo que se queda ni siquiera cerca del top 10.

Los comentarios están cerrados.

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: