Oliver Naesen: “Estaba 99% seguro de que no iba a ninguna parte con el ciclismo”

Por David Hunter

“Mi objetivo no era convertirme en profesional cuando era joven, porque parecía poco realista pensar eso. Incluso, antes de mi paso como stagiaire de Lotto en el verano de 2014, estaba 99% seguro de que no iba a ninguna parte con el ciclismo. Era un buen amateur y punto”.

BettiniPhoto©2016
BettiniPhoto©2016

Con esas palabras inicia nuestra entrevista a Oliver Naesen. Y ciertamente que sus dichos darán alas a los ciclistas amateurs de buen nivel, porque no puede obviarse que es uno de los mejores corredores de 2016 quien las pronuncia.

Naesen se transformó, en apenas dos años, en un pedalista capaz de alzar los brazos en el World Tour. ¡Imaginen lo que aún tiene por mejorar!

“En las categorías inferiores nunca fui gran cosa. Amo el ciclismo desde que empecé, en 2006, pero no conseguí ningún resultado hasta 2013. Sin embargo, siempre me divertí, hasta que las cosas empezaron a cambiar. Gané muchas carreras esa temporada, incluso combinando el ciclismo con un trabajo de tiempo completo, y eso me hizo pensar que quizás tenía algo más que ofrecer a este deporte a nivel profesional”, narra el talentoso atleta. 

“Mi entrenador me presionó al máximo el siguiente invierno, para hacer una apuesta fuerte. Usé todas mis vacaciones en competir y los siguientes meses fueron iguales: me levantaba a las 5am para ir a trabajar como repartidor, luego regresaba a casa y salía a entrenar a las 5pm para irme a dormir al terminar. Mejoré tanto que allí empecé a querer un hueco como profesional pese a mi edad (23 años), porque sentía que era el mejor amateur de Bélgica y que, encima, no me estaba dedicando por completo. Las dudas me llevaron a intentarlo”, continúa Naesen.

Y todo su esfuerzo tuvo recompensa, ya que Lotto Belisol le dio una oportunidad como stagiaire en el verano de 2014. “Fueron muy honestos desde el inicio y, en realidad, me surgió la chance por un amigo dentro del staff, Marc Van Gysegem, que creyó en mí. Para los directores, era raro aceptar a un ciclista que no viniera desde sus equipos satélite, el Davo juniors y el Lotto Sub23”.

Pero la situación cambió en apenas un mes, tal como nuestro invitado narra a continuación. “En junio me llamaron para ver si estaba listo, pero en julio recibí una oferta por dos años del Topsport. Llamé a Lotto y fueron sinceros, puesto que me informaron que subirían tres neo profesionales y que sólo uno quedaría en la estructura World Tour, Tiesj Benoot. De más está decir que él vale cada centavo que le paguen y que era mucho más joven, así que firmé con Topsport sin llegar a debutar con Lotto”.

Oliver prosigue con su relato y comenta sus vivencias en el siguiente nivel. “Empecé mi primera campaña y ganamos en casi todas las competencias que tomamos la salida. El grupo era genial y todo marchaba sobre ruedas, pero los directores se enojaron cuando decidí marcharme”.

Es que, a los 25 años, este virtuoso clasicómano no puedo resistir la tentación de saltar a la máxima categoría y aceptó una oferta de IAM Cycling, donde no lo presionaron en nada. “El reto era adaptarme a la categoría, como en los años previos. Llegué satisfecho por mi temporada en Topsport, y me propuse ser consistente”.

Y vaya si lo logró, ya que inició su periplo con unas increíbles prestaciones en Tour de Flandes y París-Roubaix. “En De Ronde mi plan era aguantar con los favoritos todo lo que pudiera y eso hice. Hubiera sido más inteligente anticiparme, como hizo Dimitri Claeys, pero no me arrepiento pese a que acabé vacío. En cambio, en Roubaix, no me sentí tan mal y hasta formé parte del grupo que persiguió tras una caída junto a Sagan, Cancellara o Terpstra. Como yo tenía dos compañeros adelante, no pude trabajar y terminé con más piernas que el 13° puesto conseguido”.

Un punto interesante en torno a este tipo de competencias es la distancia, poco accesible para la mayoría y, especialmente, para los más jóvenes. Pero no para Oliver: “Entreno más que el profesional promedio y nunca me costó. Además, los dos días previos, como como un maniático”.

Contar con un buen grupo de entrenamiento es importante y Naesen tiene el privilegio de rodar con algunos clasicómanos de lujo.“Salimos con Greg Van Avermaet, Preben Van Hecke, Gijs Van Hoecke y mi hermano (Lawrence) que será profesional el año que viene. Partimos a las 9.30 y nos dirigimos rumbo a las cotas de la zona para exprimirnos según el caso. A veces son 2 horas y otras 6. Incluso voy al gimnasio tras los entrenos, si corresponde”.

Con su corto historial en el ambiente, sorprendió que IAM lo llevara al Tour, algo poco usual con pedalistas en sus primeros años. Pero la apuesta les salió bien, y nuestro invitado narra la experiencia: “Como todos me dijeron que esperara lo peor, fui predispuesto a eso y no la pasé tan mal. Claro que fue la carrera más dura que hice, pero es una cuestión mental y si esperas que sea fácil vas a pasarla mal, pero si vas preparado, saldrás adelante”.

“Hacer la ronda gala fue lo mejor que me pasó y estoy agradecido con IAM por haber confiado en mí. Después de la competencia, me pareció que la mitad del lote estaba destrozado mientras que mis piernas terminaron más fuertes que nunca”, sostiene.

Y no miente, porque su segunda mitad de campaña empezó con un triunfo en Plouay. “Nos marchamos con otros cuatro a 50 km de meta, justo en un punto donde el caos se hizo presente. Rodamos a tope y yo no sentía la fatiga, por lo que empecé a pensar que si llegábamos escapados, la gloria sería mía”.

Para mayores detalles, el belga cuenta lo vivido en el kilómetro conclusivo. “Miré atrás para calcular nuestra ventaja, sabiendo que el terreno era plano o en bajada para nosotros y que al lote le quedaba un cota donde habría mucho desorden. Íbamos a 60 km/h y ya no nos podrían cazar, así que empezamos a vigilarnos y Alberto Bettiol lanzó el sprint. Yo esperé a falta de 300 metros, partí y el resto ya se sabe”.

Un viaje decente a las clásicas de Canadá fue seguido por el Eneco Tour, perfecto para las cualidades de Naesen. “Antes de la competencia soñaba con hacer una buena general apoyándome en las cronos y el conocimiento del terreno. Tácticamente pude haber corrido mejor, especialmente para llevarme un parcial, pero ese día (NdR: etapa 7) Boasson Hagen hubiera vencido igual porque es un ciclista magnífico. Quizás debí tirar menos, pero estoy satisfecho con lo que logré”.

Justamente por ese estilo tan generoso, el belga ha recibido numerosas críticas. “Es cierto, muchos me dicen que trabajo demasiado, pero no me arrepiento de nada. Es mi manera de rodar y si alguien me gana, que sea más fuerte, porque le haré la vida imposible”.

Tan fino lo dejó el Tour de France, que recibió un llamado del seleccionador de su patria para el Mundial de Qatar. “Fue la carrera de un día más dura que hice. Corrí al 100% desde el momento que formamos los abanicos hasta el final, porque había que sostener la diferencia lograda. Llegado el circuito, ya no tenía explosividad para atacar, pero sí fuerzas para tirar, y eso hice”.

“Estoy muy orgulloso de mi actuación. Ser seleccionado para esta carrera es un honor, porque el Mundial es lo que me tenía atrapado frente al televisor cuando era pequeño. Fue increíble y, sinceramente, creo que todo mi 2016 lo fue”, agrega uno de los gregarios más sólidos de aquella jornada.

Afortunadamente, Naesen no cambió su forma de ser tras un curso brillante, algo muy normal en quienes que no tenían nada y se convierten en estrellas. “Lo único que cambió fue mi nivel como atleta. Espero seguir siendo el mismo muchacho de siempre, pero eso podrían responderlo quienes me rodean. Es más, yo no creo que el progreso que logré haya sido mayor al de otras temporadas, sino que gocé de más horas de televisión y se hizo evidente, eso es todo”.

La motivación es una parte importante del ciclismo y nuestro invitado cuenta las razones que lo llevan cada día a sufrir sobre su bici. “El amor por el ciclismo, el orgullo de competir contra los mejores, la sensación de sentirme en forma y fuerte, recibir el apoyo de los fans…”

No es casual que los mejores pedalistas sean los que siempre buscan aprender de sus errores y experiencias, y esa es la siguiente consulta para Oliver. “Creo que el principal aprendizaje que me llevo del 2016 es no temer a soñar en grande. Antes, nunca me hubiera atrevido a hacer públicos mis objetivos previos a una competencia porque temía no estar a la altura. Ahora, tengo más confianza en mi mismo”.

Llegado este punto de la entrevista, Naesen se toma un rato para hablar de lo peor de su 2016, pero sorpresivamente, no se refiere a ninguna mala performance personal. “Hubo muchos accidentes e incidentes horribles que nunca olvidaré. Para empezar, la muerte de Daan Myngheer por un problema cardíaco con tan sólo 25 años. No era mi amigo, pero sé que era un tipo genial”.

“Luego perdimos a Antoine Demoitie, que iba en mi grupo cuando se accidentó en la Gent-Wevelgem. Me enteré lo que le sucedió tras completar la prueba y aún hoy pienso en él. Era amistoso, charlamos mucho y lo admiraba, porque era muy fuerte”, dice con melancolía.

Pero las malas siguieron. “Stig Broeckx se cayó en el Tour de Bélgica y aún pelea por recuperarse. Lo conozco mucho y puedo decir que no hay nadie con más ganas de vivir que él. Por todo eso, mis puntos bajos de la temporada fueron los accidentes, gente querida a la que recuerdo cada jornada

Con el 2017 en el horizonte y el final del IAM Cycling, es tiempo para nuestro protagonista de pensar en AG2R, donde será líder en determinados eventos, aunque eso no parece preocuparlo. “No sé si soy muy confiado o relajado en todo sentido, pero afronto con calma este cambio y que sea lo que debe ser”.

Oliver Naesen es un ciclista maravilloso y completo que amenaza con conseguir grandes victorias si mantiene la progresión que arrastra de un tiempo a esta parte. Sin lugar a dudas, uno de los hombres a seguir en la temporada entrante.

David Hunter

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2016 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: