Opinión: El honor de haber sido contemporáneos de Cancellara

Por @pmpalermo

El ciclismo de ruta cerró su capítulo en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 y con él -a falta de confirmación oficial- se acabó la carrera profesional de Fabián Cancellara, que dijo adiós de la mejor manera y fiel a su estilo: con el título contrarreloj bajo el brazo.

cancellara rio
La determinación en el rostro lo dice todo

Durante años “Rey” indiscutido de la especialidad, el suizo fue desplazado del trono por Tony Martin en el último lustro, período en el que preferió enfocarse más en las clásicas e incluso progresó en su punta de velocidad, añadiendo más poderío a su ya imponente arsenal.

Sería injusto catalogar a “Spartacus” como un contrarrelojista puro, porque si bien atesora la formidable cifra de 43 dianas en dicha disciplina (NdR: contabilizando prólogos), su palmarés es de lo más heterogéneo y nutrido.

Así, a lo largo de una década y media, Cancellara fue referencia en el pavés y alcanzó 16 podios en Monumentos, de los cuales se llevó casi la mitad. Para entender mejor la magnitud de estos números, es oportuno recordar que sólo dos atletas en toda la historia lo hicieron mejor que el “Expreso de Berna” en dicho apartado: Eddy Merckx (29) y Roger De Vlaeminck (21).

El suizo aquí en cuestión, ganó tres veces el Tour de Flandes (’14, ’13, ’10), otras tantas la París-Roubaix (’13, ’10, ’06) y la Milán-San Remo (´08). Adicionalmente, aunque no ingresa en la categoría, adornó su currículum con siete parciales del Tour de France (’12, ’10, ’09, ’07, ’04), competencia más importante del planeta que también se dio el gusto de liderar.

Mermado por las caídas y enfermedades en 2015 y con varios incidentes en los últimos años que le impidieron pujar por algunos objetivos marcados, el hombre de Trek decidió dejarlo a fin de esta campaña, y se preparó como nunca para hacerlo a lo grande.

Cancellara inició su “Tour de despedida” con una victoria casi inmediata en el Trofeo Tramuntana, aviso de lo que vendría y evidencia de su salud. Y es que el helvético regaló otra actuación para la historia un mes más tarde en la Strade Bianche, prueba que ganó por tercera ocasión y que, desde ahora, tendrá un sector de sterrato con su nombre.

Quizás con menos fuerza de la usual por haber alcanzado su pico más temprano, Fabián volvió a estar adelante en las clásicas y se dio el gusto de primar en las cronos de Algarve, Tirreno Adriático, Tour de Suiza y nacional de su patria, pero siempre con un ojo puesto en Brasil y el duro trazado olímpico.

En este punto, hay que marcar la capacidad del suizo para obtener objetivos fijados, y así lo ratifica su foja de servicios en cronos de los JJOO, ya que nunca bajó del top 10 en cuatro participaciones, alcanzó dos oros sobre la cabra y añadió un tercero en la carrera en línea de Londres.

Sencillamente impresionante, si se considera las pocas chances que se presentan en la “vida útil” de un deportista y la cantidad de variables que entran en juego para arribar pletórico a un evento que casi no concede revanchas.

El palmarés de Fabian incluye muchísimos lauros más, pero no vale la pena perder tiempo en repasarlos todos, como sí en señalar la importancia de haber sido testigos de la trayectoria de un hombre que ya forma parte del Olimpo ciclista.

Un pedalista al que le fue imposible pasar inadvertido jamás, debido a una potencia descomunal que, incluso, llevó a generar sospechas en torno a su figura cuando alguien deslizó que utilizaba un motor. Estúpida denuncia que no hizo más que manchar su nombre primero y, paradójicamente, incrementar su prestigio después, cuando siguió rodando al mismo nivel una y otra vez.

También sospechado de formar parte de la Operación Puerto como “Luigi”, lo cierto es que ninguna de las dos acusaciones prosperó y, desde esta redacción, sólo podemos afirmar que el único motor que tenía estaba en su pecho, porque pocos atletas en el pelotón tienen la capacidad de sufrimiento de Cancellara y el coraje para arriesgar aún sabiéndose la rueda a seguir en determinadas competencias.

Por ello, el ambiente ciclista actual debería estar honrado de haber sido contemporáneo de uno de los corredores más destacados de su generación, que hasta ayer mismo escribió historia y al que se extrañará el año próximo, porque aún con el surgimiento de grandes talentos, ninguno parece listo para ocupar los zapatos de la locomotora suiza.

Fabian Cancellara, la “clase” personificada sobre la bici, dijo adiós como sólo unos pocos pueden y se atreven a hacerlo, es decir, en la cima y con la forma física para seguir un par de temporadas más.

Allí queda su legado para quien quiera verlo: 15 años en lo más alto, soportando presión, controles, acusaciones, éxitos y derrotas. Factores con los que apenas un puñado de hombres en el lote pueden lidiar y que constituyen las piezas fundamentales en un campeón.

Con eso en perspectiva, sólo resta despedirlo con palabras de agradecimiento, que cobrarán más sentido con el correr de los años y el empobrecimiento progresivo de un pelotón cada vez más conservador, algo completamente opuesto a lo que “Spartacus” ofreció generosamente durante su periplo profesional.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2016 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

11 pensamientos sobre “Opinión: El honor de haber sido contemporáneos de Cancellara

  1. Felicitaciones, pueda ser que nuestro compatriota Fernando Gaviria lo emule y siga

  2. Gran nota, todo cierto y muchas cosas mas buenas que se pueden decir de cancelara, como dijo un periodista que escuchó de otros clasicomanos, ” si te mete 5 metros no lo agarras nunca” y era cierto!!! Saludos dudo que Gaviria tenga para siquiera seguirle a rueda!!!

    1. Y Ud como describiría la actuación de semejante monstruo del deporte? Me gustaría leer algo de su autoria al respecto.

  3. Esto es lo mejor que he leído sobre el gran, el histórico Cancellara… Felicitaciones.!!

  4. Espectacular lo echo por este hombre… un fuera de serie…. muy buena nota. Así debemos referirnos hacia los grandes del deportes mas duro del mundo…

Los comentarios están cerrados.

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: