Opinión: El Tour de Francia ya no es país para viejos

Por Oscar Trujillo Marín

El telón ha caído un año más en los Campos Elíseos, la ronda gala 2021 ya es historia. Una vez más un estratosférico nivel -sin fisuras- de Tadej Pogacar empieza a confirmar un radical cambio de paradigma en la vuelta por etapas más importante del calendario ciclista mundial.

Foto: Getty Images

Completamos tres ediciones seguidas ganadas por dos jóvenes menores de 23 años, algo inédito en sus casi 120 años de historia. No es casualidad, es una tendencia bastante evidente también en el resto de carreras donde estos brillantes chicos se presentan, pruebas en las que de la misma forma suelen arrasar.

Dos jerséis amarillos consecutivos con el mismo protagonista y uno previo, en 2019, con Egan Bernal cuando aún no cumplían los 23. Si el año pasado Tadej fue grata sorpresa arrebatándole in extremis el título a su compatriota Primoz Roglic en la crono final, en este trazado de 2021 se dio un paseo exhibiendo un poderío insultante, muy superior a todos sus rivales. Bueno, excepto el debutante danés y también jovencito Jonas Vingegaard (24 años). El resto de favoritos más experimentados y “veteranos” -de escasos treinta-, nunca tuvieron el más mínimo chance.

La Grande Boucle ahora es asunto de corredores sub 23, a lo sumo sub 25 que exhiben condiciones demoledoras. En cualquier caso, chicos voraces y ultra preparados que pertenecen a una generación con un nivel de base, fondo y condiciones superiores, demasiado completos en sus prestaciones, que es debutar en el profesionalismo de élite, llegar y besar el santo.

Malos tiempos corren para ciclistas que hasta hace poco eran las grandes figuras del pelotón, producto de generaciones anteriores de evolución y resultados paulatinos, quemando etapas, donde sus mejores registros y logros los empezaban a dar después de los 26 o 27años. Los actuales vueltómanos habituales al podio o top 10 desde hace unos 8 años, que teniendo condiciones no lograron ganar su Tour cuando se les presentaron chances, ven alejarse un tren sin retorno. Siempre ha habido naturales relevos generacionales en el ciclismo, pero nunca uno tan abrupto y radical como este.

La Vuelta a España o el Giro de Italia los puede ganar un excelente escalador puro inspirado, (sin buenas condiciones para las pruebas contra reloj) ha ocurrido con cierta frecuencia: Lucho Herrera, Heras, Simoni, Yates, Carapaz, Quintana…) en un gran momento de forma, con una pizca de suerte, un recorrido favorable y desgracia o fallo del crack versátil de turno. En cambio, en la ronda francesa si antes era difícil subirse al primer cajón del podio en Paris ostentando una sola cualidad, -en este caso la escalada-, ahora sí parece casi imposible con estos superdotados estrenando la veintena que están entre los mejores sobre la cabra y son también los dominadores a su antojo cuesta arriba en muros, media y alta montaña.

Países de vueltómanos con mayoritaria tradición escaladora como España y Colombia (en los últimos años Ecuador también con Carapaz) tendrán que mirarse el ombligo y ver en qué están fallando. Siguen sacando corredores de admirable calidad escaladora, pero limitada, con muy poco fondo y se circunscribe tan solo a la alta montaña. Esto ya no alcanza, ni de lejos, para aspirar a triunfar en el Tour de Francia.

En el caso colombiano es aún más flagrante. Casi 40 años después del debut y primeros éxitos de sus corredores en la élite mundial, no hay manera de evolución y mejora notable en los esfuerzos contra el cronómetro. Se dejan demasiado tiempo (igual que hace unas décadas) ante sus rivales europeos que ya suben igual o mejor que ellos. Se está fallando en la formación de las categorías inferiores, en los recorridos de las pruebas y otras naciones con menos tradición ciclista -y en particular de especialistas en tres semanas- como Eslovenia, Dinamarca, Portugal o los mismos Países Bajos, hoy en día sacan corredores totales, muy completos desde juveniles. Ojalá Ayuso, que tiene pinta y perfil de este tipo de nuevos ciborgs, pueda consolidar sus cualidades en su paso al profesionalismo con los mejores, es la única esperanza de España ahora mismo para grandes vueltas y por qué no el Tour, si llega a cuajar. En Colombia tras Bernal… la noche. En Italia, mejor ni hablamos.

Los países con mayor hegemonía histórica en vueltómanos (Francia, Italia, España y desde hace diez años Colombia, habitual en el podio de las tres grandes desde entonces) atraviesan o empiezan a entrar en una sequía de grandes figuras con opciones reales de ganar el Tour. El protagonismo se ha trasladado a pequeñas naciones con menos pedigrí e historia ciclista, lo cual es muy grato para la globalización de este deporte, no tanto para los aficionados acostumbrados hasta hace poco a seguidos éxitos de sus corredores.

Es una pena por los escaladores de raza, esos tipos bajos, menudos y antes sin rivales en las cumbres (estirpe legendaria y muy querida, admirada por los aficionados) hoy fagocitada y superada por excelsos croners y rodadores que a punta de entrenamiento de vanguardia, dieta, trabajo psicológico y potenciómetro aprendieron a subir mejor que los mismos especialistas.

Causa impotencia aceptar que con mucha clase y excelente nivel en buena parte de su carrera deportiva hoy son superados y relegados en tan poco tiempo, corredores como Landa, Quintana, López, el mismo Pinot o Bardet, que una o varias veces estuvieron tan cerca del primer cajón en París, pero que ante estos robots centenialls ya no son los mejores ni siquiera en su propio terreno.

108th Tour de France 2021 - Stage 17 : Fotografía de noticias

No se trata solo del voraz y extraordinario bicampeón esloveno; con una capacidad de recuperación digna de Deadpool, que parece no tener días malos en tres semanas, ni en una, ni en clásicas y sin terreno que se le resista, lo que hizo Vingegaard intimida mucho de cara al futuro. Fue el único a su altura en la montaña, también en la cabra y la totalidad del tiempo que los separó en la general fue debido a la labor de sacrificado gregario la primera semana esperando y tirando de un lacerado Roglic, quien venía como su jefe de filas. Quitando esa obligada cesión de minutos, Jonas, la gran revelación escandinava, hizo el mismo tiempo que Tadej. Con lo cual, si el bueno es Pogacar, entonces Vinegaard que empezó de gregario… qué es.

Joao Almeida, (23 años) ausente aún en el Tour pero que ya ha mostrado su enorme calidad en Italia, luce también muy completo y con margen de mejora en la escalada. El año entrante, con más experiencia y mejor rodeado en la montaña en otro equipo será un temible rival más. Se espera con ansias a Evenepoel (21 años) en una gran vuelta con las lesiones superadas y la preparación adecuada para que demuestre si en las tres semanas y las alturas también puede brillar, cosa que, visto lo visto en sus contemporáneos, no sería rara. Ante el fallo de los nombrados cracks versátiles y ante la menor oportunidad que se tercie, está también Bernal que ya sabe lo que es ganar dos carreras de tres semanas ¡siendo apenas sub 23!

Sin duda, panorama sombrío para esos corredores más terrenales y “veteranos” que, teniendo clase, sus cualidades se limitan tan solo a la escalada en un frenético ciclismo de nuevos patrones precoces que no les asustan los mitos, no respetan jerarquías ni galones y no esperan a quienes no alcanzaron a evolucionar en otros terrenos que no eran el suyo. Se hace, en esas circunstancias, demasiado difícil tener chances en esta nueva era de resultados instantáneos personificados por corredores que recién debutan, pero ya excelentes en todos los terrenos.

Lo único que le pedimos al espíritu de Coppi y Bartali, es que al menos tres o cuatro de estos genios precoces alcancen un nivel similar para que se disputen en condiciones parecidas las grandes vueltas y haya algo de suspenso, se den leña pareja entre ellos y se pueda soñar con algo de competencia real. Ni la organización del Tour, ni las televisiones mundiales (salvo sus paisanos) esperan otro monólogo de un lustro (o más) humillante para sus rivales por parte del superdotado pibe esloveno.

El futuro sustentado en la evolución tecnológica, científica, médica y nutricional -que ya está aquí- va a seguir produciendo y puliendo superdotados juveniles a pares cada año. Es inevitable, ya le pillaron el truco a acelerar los procesos. Estos chicos irrumpen arrasando recién debutan en el World Tour. Esta tendencia ha llegado para quedarse y los que se formaron de otra manera y tienen cierta edad les queda muy poco margen de mejora para superarlos.

Tal y como está el patio, un buen ciclista, vueltómano mayor de 25 años -salvo Roglic, que es una rara excepción-, ya está “viejo”, sin opciones para ganar el Tour con ese nivel que ha demostrado la inmensa mayoría del top 10 en las últimas ediciones, que solo les queda defender -con mucho sufrimiento- el puestómetro a 10 o 20 minutos del crío supersónico que toque cada año. Dejad que los centennials vengan a mí, de ellos será el reino de los cielos, dijo Cristo. Lo hizo porque no sabía lo que se nos venía encima.

Esperemos que la edición 2022 con el mejor cartel posible, nos de algo más de genuina competencia. Ojalá con una organización que intente mejorar los trazados peligrosos y ratoneros de la primera semana, que en los últimos años se han cobrado por caídas a más de la mitad de las figuras llamadas a animar la victoria de los chiquillos. El Tour de Francia ya no es país para viejos.

Oscar Trujillo Marín

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en Instagram y Twitter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2012-2020 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

19 pensamientos sobre “Opinión: El Tour de Francia ya no es país para viejos

  1. Totalmente de acuerdo… se bajaron las edades para ganar… muy ceñido al titular, pero yo quiero ampliar ese análisis a las clásicas…
    Hasta hace poco también pensar que alguien disputara una clásica grande con menos de 25 era una locura… Spartacus pro ej a los 22 abandonó en Roubaix y terminó 74 en Flandes, solo alcanzó la gloria a los 25, al igual que Tom, que también ganó su primer monumento a los 25 ….. por solo mencionar el infierno del norte en la última década el más “joven” ganador fue Degenkolb a los 27… Este año, todos esperamos un duelos de los Van´s pero quien nos asegura que no va un niño como Pidcock la gane con apenas 21 años….
    Personalmente, me gusta esta epidemia de jóvenes ganadores precoces…

    1. Hola Arturo, para no ir más lejos los dos “cocos” en monumentos y clásicas de prestigio desde hace dos temporadas son Van Aert y van der Poel. (26 años); que si no ganaron desde antes es por haberse dedicado a barrer en otras modalidades del ciclismo ajenas a la ruta. Aunque en la nota solo me centré en el reciente Tour que acabó y su tendencia con los vueltómanos, es un hecho que en pruebas de un día sucede algo parecido con los que están y los que vienen pisando fuerte. Un saludo.

  2. Mi opinión el giro d’Itàlia le da 100 vueltas al tour, en dureza, recorrido, porcentajes, etc etc , el tour lleva unos años muy flojo, en cuanto a las chorradas de la primera semana i tal i tal, es que es para mearse de risa, que se queden en casa o se dediquen al parchís, o es que no miráis el giro d’Itàlia, solo tour.
    Gracias

    1. Rafael, teniendo en cuenta que el Tour de acabó ayer, es la noticia de actualidad y la nota trata de eso, pues es apenas lógico que nos centremos en él. Ya hemos hablado varias veces de los recorridos atractivos, más equilibrados y de la anarquía que hace visualmente más atractivo al giro casi siempre, pero hoy tocaba analizar la tendencia del Tour. un saludo.

  3. Muy interesante y gran artículo Oscar con un cordial saludo. Habrá que ver en el tiempo si les aguanta el fuelle, caso Nairo que en las carreras de una semana y en las GV brilló casi a la misma edad de estos precoces, pero ahora no. Me queda la duda si Bernal debe clasificarse como un grimpeur, teniendo en cuenta su handicap en las cronos y desde luego su capacidad escaladora

  4. Juan Pablo es un hecho que la gran virtud de Bernal es un nivel de escalada muy alto, quizás entre los tres más fuertes del mundo ahora mismo, con Pogacar, por supuesto y tal vez Carapaz (cuando está a tope) o Vinnegaard si se confirman sus prestaciones de este Tour en el futuro.. Es evidente que Bernal tiene un handicap en las cronos (no tan grande como el de Quintana o Landa) pero quitando esa debilidad, a diferencia del resto de escaladores típicos (López, Mikel, Nairo etc) Egan es mucho más versátil: tiene buena ubicación en etapas llanas peligrosas, va bien con viento y abanicos, va bien en pruebas de un día o etapas tipo clásica, va bien en muros y repechos y también en bajada y sterrato. No es tan completo total como Pogacar y Roglic que van bien en todo y para colmo tienen muy buen sprint, pero si es muy, muy consistente. Un saludo.

  5. Comparto lo escrito,con algunas salvedades.
    Es verdad que hay un cambio con los corredores jóvenes que están apareciendo, pero no todos son Pogacar, que es de otro planeta.
    Digo esto porque, en cierta manera, la nota se centra en Pogacar y Vingegaard, dejando de lado lo realizado por Marck Cavendish o Wout Van Aert, por ejemplo.
    Este último ganó el Ventoux, Contra reloj y la última etapa en los Campos Elíseos, no es moco de pavo, como se dice en mi país hacer eso.
    Tampoco lo es igualar a un genio como Eddy Merck, como lo hizo Cavendish.
    Es verdad el cambio, pero también es verdad que este año el Tour perdió mucho espectáculo, después de la caída de Roglic.
    Entonces y pensando en los años venideros, voy a otra nota similar que Usted publicara hace unos días sobre los corredores viejos y los nuevos.
    ¿Cuanto va a durar este poderío? ¿Es definitivo o momentáneo, dado por tres o cuatro corredores? ¿En qué condiciones llegarán a los 41 años, como un Alejandro Valverde que aún sigue batallando? ¿O el mismo Cris Froome, que hasta hace casi tres años se dudaba de que volviera a caminar y hoy, más allá de la falta de logros, recorre todo el Tour, trabajando de gregario cosa que muchos ciclistas no podrían hacer, por cuestiones físicas y hasta psicológicas, después de semejante accidente?
    Yo creo que no hay que dar por muerto a nadie ni creer que los dioses de hoy serán eternos.
    De hecho, sigamos el estado físico de un Egan Bernal con severos problemas en su columna vertebral.
    Un saludo a Usted.

  6. Hola tocayo, la nota habla solo de vueltómanos y de opcionados a ganar en Tour de Francia. Lo de Cavendish, (sprinter) siendo admirable es diferente y algo excepcional, de hecho casi milagroso para su edad. El esplendor de un embalador es muy corto, rara vez rinden después del los 30 años. Van Aert es muy joven, apenas 26 años y lleva ya dos temporadas como uno de los clasicómanos y caza etapas más letales que hay ahora mismo. No sabemos cuando va a durar ese poderío de los jovencitos pero es una tendencia evidente e irrefutable en los ultimos tres TF. pero no solo en el Tour, Pogacar, Remco y Bernal suelen ganar donde quiera que se presenten. Lo de Valverde es una rarísima excepción de longevidad a alto nivel versátil y no se puede tomar como norma. Lo de Froome es admirable por su recuperación y tal, pero estamos hablando de corredores experimentados con nivel alto y ciertas aspiraciones de ganar el Tour que se les ha puesto muy complicado con estos muchachos geniales. Un saludo.

  7. Uds. hablan muy bonito y sanamente de un deporte tan dependiente del Doping como lo es el ciclismo y más aun cuando se trata del Tour de Francia. La verdad aunque duela tiene que decirse en pequeñas dosis : el Doping Digital viene de la mano con esos “Chicos Extraordinarios”que son utilizados como conejillos de indias por las grandes multinacionales de los farmacos de la europa occidental capitalista y que para ese desarrollo del Doping Digital se invierten miles de millones de Euros. Es que Uds. están tragando entero sin masticar como debe ser ? El Chico Pogačar es el (gran) resultado de alguno de esos “experimentos” que se vienen haciendo queriendo dividir a una persona por una parte la vida natural humana y lor otra parte la robotica/digital. o es que Uds. que se atreven a pensar cuando leen que el Chico Pogačar nunca se cansa y siempre está al 100%? y el mismo lo dice con sus propias palabras de que es un juego para él. El futuro ya lo estamos viendo: la vida del hombre o individuo dividida en dos : la humana y la digital. quiero decir que en el caso del ciclismo los corredores escogidos son manipulados desde un computador ya teniendo sus datos organicos digitalizados. Ya se comenzó a instaurar el nuevo orden mundial: el control y manipulacion absoluta de ser humano a traves de la tecnologia digital.

  8. Bien lo decía el gran Nibali (claramente en el ocaso de su carrera) en el giro del año pasado, estamos compitiendo contra jóvenes desenfrenados. Todos los que menciona Óscar (Pogacar, Almeida, Remco, Vingegaard) suben excelente y son muchos mejores sobre la cabra que Egan, que si bien no es malo haciendo cronos, comparado con estos europeos está muy lejos. Habrá que ver que sucede con España con Ayuso y Carlos Rodríguez, de los cuales se habla bien subiendo pero habrá que ver como responden ante 3 semanas y con las cronos (Rodríguez fue 3ro en el nacional de CRI de este año sino me engaño).

    Es evidente que los europeos, están aplicando unos métodos de entrenamiento desde la infancia que están dando resultados ahora. Ellos están aprovechando mucho la tecnología y ahí es donde está la clave. Las alternativas para los buenos escaladores colombianos es que practiquen muchísimo desde temprana edad sobre la cabra o en el mejor de los casos que se vayan a europa con menos de 15 años, lo cual es poco probable en muchos casos.

    Creo que el año que viene el tour, si todos estos jóvenes desenfrenados se cruzan y adicionalmente Roglic, será un espectáculo!

    1. Por cierto, mencioné esas 2 opciones para los corredores colombianos porque veo poco probable que el gobierno haga una gran inversión en estos talentos jóvenes y los equipos nacionales no tienen gran presupuesto. Con relación al título de la nota, quien no haya visto la película no es país para viejos (no country for old men), véala! Es una excelente película.

  9. El Tour es un negocio para hacer publicidad y es por eso que los equipos contratan los dinosaurios como Froom , Nairo, Rigo, Nivali entre otros, no para que ganen las competencias.

  10. Los artículos de Óscar son de gran acogida y despiertan mucho interés y ganas de extrovertir opiniones. El mundo, la tecnología y el avance en todo aspecto, ajeno no puede estar el ciclismo y obliga a que la juventud después de los 18 años asalten el profesionalismo a temprana edad, y desde muy chicos ya estén pensando en vatios, posiciones aerodinámicas de cómo contrarestar el viento de cara, como ir acondicionando los cuerpos a esfuerzos descomunales y a recuperar pronto las energías consumidas, en fin a hacer entrenamientos intensos y de mucho rodaje rítmico, esta nueva camada es arrolladora, dinámica y con una mentalidad de tragarse a todo el mundo que se atraviese en su recorrido, es la generación de los mileniums del pedal y están arrasando con la legión de los veteranos, ni siquiera les dejan migajas. Ahora se piensa en los de 26 años porque empezaron tarde en este ciclismo de élite VDP, WVA, el único sobreviviente de 31 años Roglic, los chicos maravilla Ayuso, Remco, Pidcock, el asteroide Pogačar, la joya Bernal y el pescador Vingegaard, entre este grupo, gozaremos de espectáculos garantizados en todos los terrenos, pavé, tramos de Sterrato, subidas de uno y dos dígitos cortas, explosivas y prolongadas, cronos, en fin una década donde habrá espacio para unos pocos y los veteranos a casa.

  11. Estas seguro que estos jovenes son super fuertes con puro entrenamiento, dietas, tecnologia y otras cosas mas, estas seguro de lo que dices, estas seguro que la forma en que gano pogacar este tours es normal para un humano, hay demasiada diferencia entre el pasado turs y este ganado por el mismo super ciclista

  12. Como siempre, un excelente artículo. Sinembargo dejando de lado esa euforia que produce ver un “superchico” de estos, creo que ellos no van a durar mucho tiempo en la cumbre. En 5 o 6 años, así es rápido como surgen, van a salir. Porque son humanos y esos super esfuerzos, pasan factura.

  13. Muy buen artículo, Óscar, al grano y certero. Me quedo con esto que dices “Lo único que le pedimos al espíritu de Coppi y Bartali, es que al menos tres o cuatro de estos genios precoces alcancen un nivel similar para que se disputen en condiciones parecidas las grandes vueltas y haya algo de suspenso, se den leña pareja entre ellos y se pueda soñar con algo de competencia real. Ni la organización del Tour, ni las televisiones mundiales (salvo sus paisanos) esperan otro monólogo de un lustro (o más) humillante para sus rivales por parte del superdotado pibe esloveno.”….Ojalá en el Tour 2022 tengamos a un Vingegaard aun con más nivel que este año, a un Bernal en su mejor versión para poder tener alguna opción y a Remco (aunque su patrón ya dijo que no lo llevará al Tour tampoco el año próximo) para que haya algo de interés.
    Si el cyborg Pogacar a los ocho días ya ha sentenciado el tour 2022, apague y vámonos.

  14. Tres comentarios:
    1. No es preguntándose que hemos hecho mal aquí, sino que es lo que están haciendo bien allá, los Pogacar, Oconnor, Vingegaard para eclosionar tan rápido, ser fiables en todos los terrenos y afrontar con madurez las carreras a temprana edad.
    2. Si es un ejemplo Bernal, qué podemos aprender de él? es su genética o hay algo de preparación, porque allá, en Europa, hay preparación o no? Pero el artículo olvida a Dani Martinez, que mostró que puede llevar el reto de las tres semanas y contrarelojea bien. O no??
    3. La exploración oportunista de talentos debe dar paso al desarrollo planificado con un cuerpo preparador de respaldo. Porque muchachos con condiciones los hay, o no?

  15. Vingegaard a la altura de pogacar me parece un despropósito. Le ganó en la primera crono. Le ganó en todas las etapas de montaña y en la última crono pogacar salió para no despeinarse y efectivamente no se despeino. Si en.los alpes roglic no salió por pogacar porque no podía porque no salió vingegaard. Esta claro que no hubo como seguirle el paso.

Responder a Alberto Cepeda Cancelar respuesta

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: