Opinión: El Tour de San Luis más emocionante

Por @pmpalermo

El décimo Tour de San Luis vive, en gran parte, gracias a Eduardo Sepúlveda y su remontada, porque el argentino revirtió los 2:08 que había cedido en las tres primeras etapas y ahora es líder por apenas tres segundos sobre Dayer Quintana.

©BettiniPhoto
©BettiniPhoto

A diferencia de años previos, El Amago no decidió el título, aunque Sepúlveda todavía puede mantener la tendencia, esa que marca que cada corredor que ganó allí luego se coronó campeón del Tour. Para algún desprevenido, Nairo Quintana en 2014 y Dani Díaz en 2015.

Al igual que ellos, el chubutense metió más de 50 segundos a su más inmediato perseguidor y una minutada al resto, pero debido a sus pérdidas iniciales, el campeón es incierto, tanto como entender bien qué sucedió ayer.

Antes de continuar con el análisis, es conveniente reconocer que la televisación de la mejor carrera de América sigue en deuda, con las referencias radiales como medio más fiable de información. Entre estas y las declaraciones de los protagonistas, lo que se desprende de la trepada a El Amago, es que Dayer repitió la táctica del año previo en Potrero, pero a diferencia de ese momento, Nairo se vigiló con Nibali, dudó y ya no salió. Aquí podemos añadir que supimos que se deshidrató, normal con las temperaturas reinantes y la forma algo pobre que, lógicamente, aún lleva tras la preparación invernal.

Por su parte, Sepúlveda, que reconoció el puerto hace una semana, tampoco está en plenitud, aunque cuenta con apenas 3 kilogramos por encima de su peso del Tour de Francia y corre con algunas motivaciones adicionales, a saber: redimirse tras su salida de la Grande Bouclé, reecontrarse a si mismo después de la lesión de fin de año y no decepcionar a sus compatriotas en el único evento donde pueden verlo en vivo.

¿Qué decir del resto? Janier Acevedo pasó un calvario de lesiones en 2015 y ni él debe poder creer su segunda colocación, porque optó por un entrenamiento de base sólido antes que por la intensidad, pero el de Jamis cumplió con creces y allí está en el top 10.

Román Villalobos no es una sorpresa. Viene de ser subcampeón en la Vuelta a Costa Rica en Navidad, está bien rodado y el recorrido es bueno para sus cualidades, aunque lamentablemente, también perdió mucho tiempo en el inicio del Tour y ahora es 7° a 1:06 de cara a un puerto que, en la previa, no suele ver grandes márgenes.

Callado pero firme, Ilia Koshevoy sigue con los mejores y es aspirante a una de las plazas en la decena de privilegio. Lo mismo cuenta para Nairo, Contreras, López, Torres, Moreno, Majka y alguno más de los que ayer no se movieron y arribaron agrupados a meta.

¿Qué esperar?

Como siempre decimos, el ciclismo no es una ciencia exacta y, tras augurar que la general se iba a decidir en El Amago como los dos años previos, la carrera siguió sus propios designios y allí está, más abierta que nunca.

De guiarnos por los antecedentes, podríamos decir que no habrá grandes márgenes. El Filo de la Sierra de los Comechingones (puerto en el que Dani Moreno y Sepúlveda estuvieron rodando hace unas semanas) es muy exigente pero más constante. Las rutas son amplias, el viento pega fuerte y es complejo abrir huecos.

Con ese panorama, la forma incierta de la mayoría y la fatiga agudizada por las altas temperaturas, no es ilógico pensar que la victoria del décimo Tour estará entre Sepúlveda, alguno de los Quintana, Contreras, López y Moreno, todos en un rango de 56 segundos.

Párrafo aparte para dos que no tienen nada que perder como Acevedo y Villalobos. El primero no esperaba estar donde está, así que puede animarse, mientras que el ‘tico’ sabe que vuela bajo en los radares y eso le daría cierta libertad.

¿Torres? Afirmó que sus tests arrojan los mismos números que hace un año, pero ayer no hizo demasiado y las cosas se han complicado para él, en tanto que Majka y compañía mostró poco interés y se limitó a entrenarse con un dorsal puesto.

Hecho el repaso, no es ninguna sorpresa que hablemos del Movistar, porque sus hombres pueden ser los que impongan condiciones. “Correremos para Dayer en Merlo, si falla, me moveré yo”, dijo Nairo apenas cruzó la meta de El Amago. No debe olvidarse a Moreno en la ecuación, que arroja a tres miembros telefónicos en el top 6.

Con una escuadra más débil, el líder se defenderá. Su obligación es la de pegarse a rueda de Dayer Quintana sin descuidar a los demás, aunque cuenta con un colchón un poco más amplio respecto a los otros colombianos.

Emoción hasta el cierre

Afortunadamente, a diferencia de ediciones previas, el Tour de San Luis visitará Merlo con todo por decidir. Igualmente, hay que reconocer que la crono por equipos cerca estuvo de definir los destinos del evento, pero la organización se salvó debido a que los más favorecidos por esa fracción no respondieron del todo bien en El Amago.

En una muestra más de lo bello e impredecible de este deporte, todo está por verse y, por ello, ya puede hablarse del Tour puntano más emocionante e impredecible de la historia. Ojalá, al margen del nombre del vencedor, mañana se vea espectáculo.

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2016 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: