Opinión: ¡No te vayas nunca, Alberto!

Por @pmpalermo

Alberto Contador tomó la salida de la París-Niza sabiendo que el recorrido no le era del todo adecuado por la presencia de bonificaciones, rivales con mejor punta de velocidad y poca montaña verdadera. No obstante ello, acabó 2° y cerca estuvo de quedarse con el título, regalando en su intento, una de las jornadas ciclísticas más impresionantes de los últimos años.contador pn
Con esto no queremos desmerecer a Geraint Thomas, porque nadie es campeón en el World Tour por casualidad, así que empezaremos por desglosar las etapas, señalando dónde se abrieron las diferencias que inclinaron la balanza a favor del galés.

Matemáticas

Thomas metió 9″ al español en el prólogo, bonificó un segundo en el sprint intermedio final de la etapa 1, estuvo mejor ubicado y ganó otros 4″ el día que descalificaron a Bouhanni y picó un segundo más en el sprint de La Madone, que le valieron también 2″ de bonificación.

Por su parte, Alberto bonificó 2″ camino de La Madone en un sprint intermedio (sirvió para limitar el daño en el embalaje de la cima) y metió 5″ en meta el día final, más otros 6″ de bonificación por su segunda plaza, quedando a 4″ del título.

Seguramente, en una cita tan cerrada, la anulación de la jornada con arribo a Mont Brouilly pesó, pero eso ya sería entrar en conjeturas y lo concreto es que el capitán de Sky se llevó el premio gordo. No así la gloria, porque fue el de Tinkoff el encargado de apelar a la épica y al coraje, una vez más.

Su sello, en tan sólo una semana

Y aquí llegamos al punto. Si algo diferencia a Contador del resto de los jefes de fila, es su valor para atacar de lejos sin temor a perder lo conseguido. No tenemos nada contra Froome, Quintana y compañía, pero se antoja casi imposible presenciar un asalto de su parte a 50 kilómetros de meta.

No, lo más normal en el resto de las estrellas del pelotón (excepto por un Nibali inspirado) es aguardar hasta el cierre, optando por no perder posiciones y, en el mejor de los casos, logrando la victoria en el final.

En el caso que nos compete, Contador no pudo esperar ni a la montaña. Su espíritu combativo lo llevó a probar desde el inicio mismo y, por eso, no sorprendió ver a Tinkoff generando abanicos antes del ‘sterrato’ de la etapa 1 o poniendo presión en las cotas el día que ganó Lutsenko,

Camino de La Madone, los gregarios del español llevaron el peso de la persecución, rodando a un ritmo endiablado que hacía presagiar lo que vendría luego: una sucesión de ataques del madrileño, que rompió el selecto grupo de gallos a 5500 metros de la cima de un puerto -hay que decirlo- bastante accesible (15.3 km al 5.7%).

Poco pudo hacer allí e incluso cedió en la ‘volata’ por la etapa pero, fiel a su estilo, se dejó la piel sobre el asfalto y lanzó un aviso de cara al día siguiente. “Estoy muy contento con mi forma pero no con mi resultado. Obviamente, me hubiera gustado estar más adelante pero nos queda un día más así que ya veremos qué podemos hacer”.

Y vaya si “pudo hacer” algo. El capo de Tinkoff y su escuadra realizaron una carrera perfecta, metiendo a Kiserlovski y Trofimov en la escapada del día, para luego completar el puente. Así fue, y la ofensiva de Contador a 50 kilómetros del arribo tuvo éxito, porque el trío de pedalistas del conjunto ruso puso en aprietos al Team Sky.

Los hombres de negro lograron secar el intento, pero éste fue apenas el inicio. Es que, ni bien alcanzaron al español, los soldados de Thomas reventaron, quedando sólo Henao para ayudarlo en Col d´Eze. Alberto no esperó, porque tras un tirón de Majka en la base, aceleró, repitiendo la maniobra hasta en cinco ocasiones. Cuando rompió la resistencia del galés, que se hundió en la trepada, apretó el paso y sólo un magistral Porte se le unió.

Lamentablemente, en una carrera que no debía ser suya, “El Pistolero” debió dirimir sus diferencias con Thomas cuesta abajo y, pese a que fue 2° en la fracción y bonificó, el ex ‘pistard’ británico hizo valer su potencia rodadora y salvó los muebles por escasos 4″.

La estirpe de los grandes

Así y todo, el campeón del pasado Giro de Italia, regaló las máximas emociones de la temporada ciclística 2016 con otro capítulo para añadir a su historial de hazañas, que incluye días comos los de Fuente Dé o el Muro di Guardiagrele. El virtuoso escalador, evocó su marca registrada y el motivo por el que todavía ostenta el título como mejor vueltómano de la década, brindando un auténtico recital.

En el año final de su trayectoria, con la nueva guardia asomando y sus contemporáneos aún vigentes, Alberto recordó que el ciclismo es más que potenciómetros, trenes poderosos y estrategias conservadoras. Todo eso, en plena fase preparatoria del curso.

Y pese a que su actitud agresiva no le permitirá estar satisfecho hasta obtener una victoria, lo realizado en París-Niza es un golpe de efecto para sus contrincantes, sabedores de que el español está más vigente que nunca y que, encima, los hace quedar mal con su generosidad para correr.

Criticado por sus compatriotas, envidiado por los extranjeros, acusado de mentir en competencia y magnificar dolencias, lo cierto es que la inquieta y delgada figura de Alberto Contador será extrañada por los amantes del ciclismo, hartos de ver a sus ídolos haciendo cálculos en vez de arrancar como los héroes de antaño.

Por eso, en nombre de aquellos que hicieron grande este deporte y de los aficionados que se lamentan por su próxima despedida, decimos: ¡No te vayas nunca, Alberto!

Pablo Martín Palermo

¿Te gusta lo que hacemos? seguínos en @CiclismoInter

Sumate en facebook: Ciclismo Internacional

Copyright © 2016 Ciclismo Internacional. All Rights Reserved

close
Facebook IconTwitter IconMi BlogMi Blog
A %d blogueros les gusta esto: